Foro temporal del Comando Pop'Star Rol
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Pop’Star Times
~ ~


Ampliaremos...
Temas más activos
El Dia antes del Progreso!
Prueba del Alma: Kablo
¡Una cita a ciegas!
Buscando empleo en la Posada del Viajero
-QUEST- El Tren Infinito
Nacido de un Sueño
Una salida entre amigos
-Artículo- La flecha del destino
En el tercer cajón del escritorio de Pete McRich
JUEGO: ¡Pregunta al personaje!
Últimos temas
» Cuando la empleada te encuentra a ti en la Posada del Viajero
por -Aqualady- Mar Sep 19, 2017 1:36 am

» -QUEST- El Tren Infinito
por Ephirel Dom Sep 17, 2017 1:30 pm

» X marca el lugar
por Midas Goldo Sáb Sep 16, 2017 8:00 pm

» Día de Kablo
por -Miranda- Vie Sep 15, 2017 2:28 am

» La esperanza es esa cosa con plumas
por -Colette- Jue Sep 14, 2017 11:43 pm

» Sacrum - El Reencuentro
por Admin Bombermans Miér Sep 13, 2017 10:12 pm

» Pesadilla en la Cocina 1x01 - Kawasaki's
por Sparrick Jue Sep 07, 2017 12:30 pm

» -ARTÍCULO- ¿Y con quién pasamos la Navidad?
por Shantae Sáb Ago 26, 2017 12:36 am

» Volver al exterior
por -Ahina- Sáb Ago 19, 2017 1:04 am

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Dom Sep 10, 2017 1:14 pm.

Comparte | 
 

 ¡Una cita a ciegas!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: ¡Una cita a ciegas!   Vie Mar 04, 2016 9:56 pm

{Continuación de http://comandopopstar.com/CPS%20Version%202%2020-2-15/comandopopstar.foros.ws/t1135/una-cita-a-ciegas/index.html }

KABLO

Negó con la cabeza. “Estoy segura de que Ignus podrá prestarte alguna ropa. Le meterémos en el ajo y te prestará algo de ropa. Es él o Olsh, de él no me fío, y los que quedan son una pelota verde y una chapa roja, y no van precisamente vestidos.” se encogió de hombros. “Así que Ignus te prestará algo en condiciones para la cita. ¿Ves? Lo tengo toooooodo controlado.” exclamó bostezando, y estirándo los brazos. “Bueno. Casi todo” reconoció. Recordó que había decidido meter a Leaf también en el ajo y darle a Kablo una última, qué sabía ella, alegría en la vida, aunque probablemente Leaf le abofetearía en cuanto se enterase y a ella también. Volvió a encogerse de hombros. “Todo se andará.” se levantó y encaminó hacia la puerta. "¿Vienes, o qué? A la habitación del hombre de las llamas, por supuesto.”

“Sólo espero que no te queden grandes. <3” le guió un ojo.

Cuando Kablo se acercara a la puerta, Miranda la cerraría antes de que pudieran ambos salir. Agarrando el pomo, le diría: “Oh, y ya que estamos en la misma onda... ¿Qué fue esa ronda de secretitos entre los generales en la que no me incluísteis? ¿De qué hablásteis?



ARLENE

Noreyino no era el único que tenía 'triggers' o gatillazos emocionales. Arlene también tuvo uno en aquel instante. Normal. Comprensible. Y su gatillazo emocional la hizo reaccionar de aquella manera, con esos gritos y esas palabras. Totalmente un ataque de histeria. Todo habría ido bien si Arlene no hubiera dicho algunas cosas del modo en que las dijo. Miranda no se las tomó nada, pero que nada bien.




Arlene escribió:
Nada mas lanzarla hacia dentro, Arlene se quedo con la espalda pegada a la puerta por un momento. Respirando agitada, pálida, y visiblemente nerviosa por los temblores de sus piernas. ''¡Ah...! ¡Ah...! ¡... Umph...! ... Miranda... ... ¡¡DEBERÍA MATARTE POR ESTO!!'' Acabo chillándole, metiendole un golpetazo al portón con ambas manos cerradas, echándole una enfurecida y tensa mirada, que tan pronto como apareció... termino esfumándose en un bufido. ''... ¡Buf...! ... Pero como eres la General tendré que retirar eso... ... ¡Y DECIR QUE DEBERÍA TIRARTE DE LOS PELOS! ¡¡MUY MUCHO!! ¡¿O es que no entiendes lo estúpido que suena?! ¡SIN AVISAR! Recalco. ¡¡SIN AVISAR!! Y sobretodo. ¡¡SIN MOTIVOS!! ¡¡SIN NINGÚN MOTIVO!! ¡Vienes, y me sueltas! '¡Oh, si, Arlene! ¡Vámonos de fiesta! ¡Sera divertidísimo! ¡No es como si un autentico imbécil nos haya robado el Medallón que tanto tiempo llevamos buscando! ¡Hubiese venido aquí! ¡Se burlase de nosotros! ¡Y encima nos amenazase con tirarnos una bomba nuclear encima!' ¡¡LUEGO DE ESCUPIRME EN LA CARA!! '¡Y riese de ti delante de todos! ¡... Ah! ¡Y se me olvidaba! ¡La fiesta es una...! ¡¡CITA A CIEGAS!!'' Y gritando eso ultimo con un especial sentimiento, mezcla de ofensa y pánico, la Oyente se lanzo frente a Miranda y la sacudió otro par de veces mas. Moviendo también ella la cabeza, porque... ''¡¡CITA!! ¡¡A CIEGAAAAS!! ¡¿PERO TU TE OYES CUANDO TE HABLAS?! ¡¿TU PIENSAS A QUIEN LE DICES LAS COSAS?! ¡¿TU?! ¡¿TU...?! ... ... ... Oh, claro. ¡Es verdad! ¡Ni siquiera me estas escuchando! ¡NI SIQUIERA LO TOMAS EN SERIO! ¡Y no solo porque yo soy la Oyente y tu la que Habla! ¡No, no, no! ¡Es que la loca de Arlene siempre grita mucho sin decirlo de verdad! '¡Solo son tonterías! ¡Ella es demasiado buena y nunca hace nada! ¡Solo necesita ver y disfrutar un poco mas el mundo!' ... ¡Assadasfasd...! ¡¡MALDITA SEA!!''

Sus alaridos tocaron fondo cuando giro el cuerpo entero hacia el armario, golpeándolo primero una vez, luego otra, luego otra mas, otra con ambas manos, y... finalmente, tras pegar la frente contra la madera, dejando caer los puños por la misma... Arlene respiro hondo, soltó todo el aire en un suspiro seco... ... y abrió de un tirón las puertas del guardarropa, dejando a la vista todas las prendas que habían colgadas.
''... ... Voy a dejarte pasar esta, Miranda. ¡SOLO ESTA! ¡Y no porque me hayas convencido, o de verdad me tome con humor el asunto...! ¡No, no, no...! Pues tal vez no te hayas dado cuenta... ... ¡PERO SI LLEVO DESDE MI ULTIMA RELACIÓN SIN SALIR CON NADIE... ¡¡ES POR ALGO!! ¡NO ME INTERESAN NI CITAS! ¡NI REUNIONES SOCIALES! ¡NI COTILLEOS BARATOS SOBRE CHICOS! ¡¡NI NADA, DE NADAAA!! ¡Estoy bien como estoy! ¡Soltera! ¡Y...! ¡Y...! ¡TRANQUILA!'' Insistió con un par de gritos adicionales, mientras que con las manos empezó a remover las perchas, poco a poco, agarrando alguna que otra a la que le echaba un rápido vistazo, y las volvía a dejar en su sitio. ''... Si hago... ¡Si acepto esto sin querer estrangularte, Miranda...! ... ... Es mas que nada por ti. ¡Y SOLO POR TI!'' Rechazando todas las ropas hasta llegar a una en especial, a la cual, tras contemplarla de arriba a abajo, lanzo a las piernas de la General, girándose a ella.

''Ese malnacido te toco la moral a ti también, ¿Verdad? ¡Con el nombrecito, y todo...! ... ... Um. Puedo entenderlo... ¡Y también entiendo que quieras despejarte saliendo por ahí! ... Y que te pienses que yo también lo necesito, ¡Incluso si estoy perfectamente en mi cuarto, pensando en lo mio!'' Expreso ella, dejando la mano en su cintura, con pose cansada. Aunque tratando, al mismo tiempo de sostener una corta mueca tranquila. ''Así que... ¡Ok, ok de acuerdo! Me tragare mi opinión. Te dejare a ti tener tu diversión. Y yo... ... ¡Pues eso! ¡Me tragare mi opinión! ¡¿Que otra cosa puedo hacer?! No es como si con esto fuese a ganar nada, mas que perder un poco de mi aburrido tiempo...'' Una mueca tranquila, que lentamente fue volviéndose mas una sonrisa, creciendo y extendiéndose, hasta parecer... un poco sarcástica. ''... ... Ademaaaas... No puedo negar que tengo curiosidad... ¡Jojojo...! ¿Sera capaz la talentosa General del Agua, elegida del Medallón, hechicera entre hechiceras...? ... ¿... Encontrar un mejor sustituto de James? ¡Que no salga corriendo cada dos por tres! ¡Y que al menos responda a sus llamadas! ¡Jojojojojo...! ¡Porque yo apuesto a que no!'' Y entre risas burlonas, Arlene abrió una de las gavetas sin girarse, sacando y lanzandole a Miranda un par de prendas dobladas, todas pertenecientes al mismo conjunto. Tras esto, se semi-cruzo de brazos, y espero por ella con el dedo en los labios, mirándola sonriente. ''¿No tenias prisa? ¡Pues adelante, escoge a ojo! ¡Confiare en tu sabia elección! ¡Jaja!''

La primera percha contenía un bonito y refinado vestido negro, con ancha falda emplumada, escote pronunciado, y lazito que servia para unir toda la pieza desde la nuca, dejando los brazos, los hombros, y media espalda al descubierto. Mientras que las prendas dobladas, consistían de una camiseta larga a cuadros, una blusa ancha que iría por encima, unos pantalocitos cortos, y un sombrero, que Arlene le puso encima a los pocos segundos de empezar a elegir.

''El vestido me gusta bastante. ¡Me lo compro...! ... Erh... ... ¡Un amigo! Cuando vivía en Arcadis. Por desgracia, apenas tuve oportunidad de usarlo... Demasiado elegante y vistoso. ¡Poco útil en el trabajo, menos aun sin fiestas a las que acudir!'' Le explico, asintiendo. ''Pero esas otras ropas también me agradan mucho. ¡Son tan cómodas de llevar...! ¡Y muy bonitas, pese a ser casuales! Ademas, el sombrero le da un toque especial, ¡Incluso venia con collar a juego! Jeje... Seguro que lo tengo por ahí guardado... ¡Luego lo saco, si te gusta ese!''

Miranda escuchó atentamente cada palabra. Su gesto indiferente se había convertido un una cara seria y pensativa. Cuando Arlene finalizó, se levantó aún cruzada de brazos. Permaneció firme en su posición, y habló con un tono moderado y maduro:

"Basta, Arlene. Me tienes cansada con las escenitas. Te estoy ofreciendo salir a despejarnos, a dejar atrás la tensión que pasamos hoy; y te pones como loca. Cierras las puertas , gritas, das golpes, tiemblas. ¿Cuántos años tienes?" Se acercó a su lado, erguida.

"No te confundas. Soy la General del Agua de los Sin Nombre. Tú eres una Oyente común. Está bien que nos riamos, que hagamos chistes y nos tratemos con confianza, pero no me faltes el respeto. No me grites, no me zarandees y sobre todas las cosas no me amenaces. La próxima vez, se va a enterar Nergal de tu insolencia."

Miranda ojeó el guardarropas, pero sólo las piezas que Arlene le había mostrado destacaban. Lo demás era ropa cotidiana, nada digno de la ocasión. Miró al espejo que Arlene tenía, y el sombrero que ella le puso... Le gustaba. Era bonito, vistoso. Se parecía al sombrero que usaría una bruja umbra. Lleno de elegancia y clase. Miranda se giró un poco, hizo gestos, se miró desde perfil y se guiñó el ojo. Ese sombrero le había devuelto el ánimo.

"Bueno, en vista de la ocasión... Yo diría que con el vestido y sus accesorios estás perfecta. Más considerando que no puedes usarlo seguido, seguro te queda bien, ¿Por qué no te lo pruebas y me dejas verte? Lo demás es para una fiesta común, para una cita ponte el vestido. Anda, vé, yo no te miro. ^^" Se dio la vuelta y continuó disfrutando con 'su' nuevo sombrero.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Sáb Mar 05, 2016 12:00 am

Kablo escuchaba cada palabra de Miranda con extrema felicidad y entusiasmo. Apenas abrió la puerta, se lanzó hacia la misma sin cambiar la expresión. {:D}

Pero la puerta le fue cerrada en la cara.

"Oh, y ya que estamos en la misma onda... ¿Qué fue esa ronda de secretitos entre los generales en la que no me incluísteis? ¿De qué hablásteis?"


...

La expresión de Kablo cambió gradualmente, por unos segundos, de su completa felicidad a una preocupación algo triste. ¿Qué iba a decirle a Miranda? ¿Que hablaron de sus sentimientos, de ellos mismos, se la organización, y ya? No le creería.

¿Qué habían hablado realmente? Hablaron de la historia de Ignus, un poco de Kablo, cuando llegó Leaf hablaron de la organización, hablaron de sentimientos... Y ya. No había forma de que Miranda se creyera eso. La idea de mentirle se cruzó por su cabeza fugazmente... Pero Miranda luego podría consultar con Leaf, y sus mentiras se caerían en pedazos.

"Bueno... No fue tanto una reunión de 'generales' como fue de amigos..." Realmente estaba considerando a Leaf y a Ignus sus amigos. "Hablamos sobre Ignus, quién era y qué hacía antes de estar aquí. Llegó Leaf y hablamos de la organización, sobre los ideales y la dinámica entre los miembros... Y... Eso."

Esperó unos segundos. Y se le ocurrió el pequeño detalle interesante que haría que Miranda quedase satisfecha.

"Oh, y casi me suicido arrancándome el medallón para demostrarle a Leaf que la quiero a morir." Finalizó sonriente.

"¿Genial, no?" {:D}
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Sáb Mar 05, 2016 12:38 am

Arqueó una ceja ante la explicación de Noreyino. "¿En serio?" le preguntó. "No es que no te crea, más bien que no puedo creerlo. o_o" dijo, con expresión asqueada. "Es llegar tú y aniñarnos a todos. ¿Qué será lo siguiente, una cita a ciegas?" exclamó negando con la cabeza y alzando los brazos en protesta. "Oh wait." y entonces abrió la puerta.

Se dirigieron a la habitación de Ignus. Llamaron y éste les abrió de mala gana. [color=orange]"...¿Kablo? ¿Miranda? ¿Qué queréis en mi puerta a estas horas de la noche? Si es para ofrecerme un trío me sentiré halagado, pero debo rechazarlo: tengo sueño." bromeó el tipo, en pijama, con lagañas en los ojos. Parecía que se había ido a dormir temprano y lo acababan de despertar.

Miranda se cruzó de brazos con tranquilidad y miró a Kablo, invitándole a ser él quien hablara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Sáb Mar 05, 2016 12:51 am

"Oh, ¡Ignus! Lamento que tengamos que molestarte tan tarde, verás... ¡Tengo una cita a ciegas!" Levantando los brazos con alegría, Kablo dió unos pequeños saltitos, para luego disimular su inmadura explosión infantil para apoyarse contra la puerta y chasquear los dedos.

"Yeah, genial, ¿No?"

Se incorporó y habló normalmente.

"Verás, cuando me trajeron para aquí nadie me dio tiempo a traer mis cosas. Así que... Lo que tengo puesto es lo único que tengo. Y pensé: Si tengo una cita, puedo pedirle ropa prestada al tipo más candente, más hot, más guaperas del lugar. Y el primer nombre que salió en la conversación fue claramente Ignus. ¿No es cierto, Mir...anda?" { Rolling Eyes }
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Ignus-

avatar

Mensajes : 15
Experiencia : 15
Fecha de inscripción : 05/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Sáb Mar 05, 2016 1:32 am

"¿Una cita a ciegas? ¿Conmigo?" se rascó el ojo quitándose las lagañas. "¿No es un poco prematuro esto?" inquirió, mientras Kablo daba saltitos cual niña pequeña. Miró a Miranda, Miranda se encogió de hombros. Entonces Kablo explicó, y mientras lo hacía el ego de Ignus subía, así como sus ojitos hacían chiribitas. "¡Tú lo has dicho, tío! ¡Entra!" y le empujó. Miró a Miranda como frunciendo el ceño y le dijo: "Espere usted fuera, General número 1." sin cerrar la puerta, cogió una lata de nestea y se la lanzó a Miranda. "¡No tardamos nada!" puso un tope en la puerta y la dejó entrecerrada, y se encaminó hacia el interior.

"Tío, TÍO!" exclamó. Tengo algo perfecto, ni me ha dado tiempo a probármelo, pero es... es..." se llevó la mano a los dedos y dio un besito al aire. "Te va a encantar. ¡O eso creo! Si no te gusta dilo, hay que buscar algo que te guste, desde luego." dijo, mientras empezaba a sacar ropa a diestro y siniestro del armario, tirándola a la cama, mientras buscaba esa que decía. "La verdad, tendría que ordenar un poco esto... tengo la ropa ahi metida como un montón. Como tengo como una plancha instantánea..." dijo, mirándole y levantando un dedo, que convirtió en una llama, y luego apartó. "Sobra decir que toda esta ropa es hecha por encargo, modelitos ignífugos. TODOS." clamó orgulloso. "Bueno, casi todos. Me cuesta un pastón todo esto, ¡ja ja!"

Finalmente, encontró aquello que buscaba:


"¡Kablo amigo mío muerto viviente!" exclamó. "¿Qué te parece?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Sáb Mar 05, 2016 9:47 pm

''... ... ...'' Aunque tras el gatillazo emocional Arlene consiguió calmarse poco a poco, sacando ropa, mostrándola, bromeando, sonriendo... Todo se vino abajo en el momento en que Miranda respondió. Al principio, a modo de asombro incomodo, definitivamente como una niña que se acababa de dar cuenta de que lo que dijo o hizo no estuvo muy bien... Ladeando la mirada, parpadeando un poco, y apretándose el brazo con la otra mano, buscando incluso las palabras con la que disculparse, con tal de no ofenderla, con tal de no fastidiarla con sus tonterías... ... ... Intención que de poco sirvió. Pues cuando Miranda volvió a hablar, sacando el asunto del rango, de la barrera que las separaba, de los limites que había en su relación, ... de amenazarle con contárselo a Nergal... ... ... ... ... La cabeza de Arlene simplemente se bloqueo. Sus pensamientos. Sus intenciones. Sus gestos. Todo quedo paralizado por diez segundos exactos. ... Acabando por dejarlo todo. Levantando la mirada, abriendo los ojos, y mirando con la cabeza un tanto gacha a Miranda.

''... ... ... Mis disculpas, General del Agua.'' ... Comenzó por decir, haciendo uso de un tono que no era atrevido, ni enfadado, ni molesto. ... Ni tampoco triste, decaído, o humillado. ''No era mi intención desobedecer sus ordenes. En seguida me pongo a ello.'' De hecho, sonaba formal. Educada, prudente, y respetuosa. ... Exageradamente respetuosa. Tanto, que pareció un robot. Acercándose a la ropa sobre la cama con rostro apático, para así tomar el vestido que Miranda le recomendó. Sin parpadear, sin dudar, y sobretodo, sin abrir la boca. Simplemente obedeció. No esperando a que Miranda se terminase de dar la vuelta, desvistiéndose a toda prisa, y enfundando el vestido igual de rápido. Aunque del mismo modo, tampoco se giro para que ella la mirase... En su lugar, bajo las manos hasta su escritorio, sacando de una de las gavetas pintura y maquillaje, que en silencio, empezó a ponerse. Pintándose las uñas, las pestañas, los labios... Pasándose el peine por su pelo, arreglándolo y dándole forma. Y finalmente, ella misma se miro al espejo, terminando los últimos detalles, ... que le sacaron un simple suspiro.

Spoiler:
 

''... ... ... Umph. Ya estoy.'' Anuncio, dándose por fin la vuelta. ''Si falta algo mas, dímelo. Si no, cuando quieras, nos vamos.'' Seria muy dificil decirle... u ordenarle que se animase, porque en si, no era desanimo lo que transmitía. Costaba incluso decir si aquella actitud era negativa realmente... Pero estaba claro que, al menos, obedecería lo que Miranda le dijese. La General no tenia porque preocuparse de que su súbdita incumpliese sus deseos. Al fin y al cabo, Arlene solo era una Oyente. Su función, era la de escuchar y obedecer. Todo lo demás, resultaba secundario.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Sáb Mar 05, 2016 10:21 pm

{OH DIOS QUE SEPSI}

A Miranda no le agradó el cambio de actitud de Arlene, consecuencia inmediata y obvia de sus palabras. ¿Pero qué iba a decirle? Lo que había dicho Miranda iba completamente en serio. La reacción de Arlene también iba totalmente en serio. Todo muy serio, demasiado. Aburrido. Para ambas.

¿Pero qué iba a decirle? Al convertir un asunto de diversión en negocios, Miranda había arruinado su propia diversión. -¿O realmente he sido yo la que lo ha arruinado?- pensó. Ya fuera en esta ocasión o en cualquier otra, Miranda pensaba que nadie tenía derecho a gritarle, ni a amenazarla de esas maneras. Arlene y su sobrereacción habían arruinado el mood. O al menos, pensaba Miranda, habían provocado que ella arruinase el mood.

En cualquier caso, ya no tenía gracia gastarle la broma pesada también a Arlene, ya que Miranda había convertido aquel asunto en algo oficial... pseudooficial, al menos. "Había pensado en gastarle una broma pesada a Kablo Noreyino." confesó finalmente entonces. "Le he dicho que voy a organizarle una cita a ciegas con Leaf. Pero en realidad, es mentira, y la cita es contigo. El sitio al que vamos tiene una tecnología especial que impide al otro ver al que tiene delante, siquiera distinguir su voz. Por eso es perfecto para le gastes la broma ideal."

"Sólo te necesito para que hagas de Leaf. Cuando se descubra el pastel..." paró un segundo "cuando tú decidas descubrirlo, entonces se acabará la broma y ya no estarás obligada a hacer nada más. Había pensado que después nos tomáramos unas copas mientras hablábamos del tema y lo celebrábamos, pero..." se encogió de hombros. "...no puedo obligarte."

Se le pasó por la cabeza decir: 'lo siento'. Entonces frunció el ceño: ¿por qué iba a decirle que sentía nada? Lo que le había dicho era verdad: no toleraría que le gritase ni le amenazase. ...Bastantes gritos y amenazas había tenido ya cuando perdió el Medallón del Agua... Dos veces.

"¿Estás lista, entonces?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Mar 07, 2016 5:28 pm

"TÍIIIIIOOOO" Respondió Kablo al verlo. Era... ¡Simplemente perfecto! "¡Es tan...! ¡Dios, mira eso! ¡Es sexy, es ajustado, es negro y afilado! ¡Voy a parecer una estrella de rock! ¡No, mejor, una estrella de K-pop! ¡Doblemente sexy!" El joven se lanzó hacia la habitación sin pensarlo, sobre el conjunto. Lo tocó, lo olió, por poco no lo muerde, era simplemente perfecto.

"Vieeeeejoooo con esto va a caer rendida a mis pies, ¡Es la mejor forma de demostrarle que soy una nueva persona, con un cambio de atuendo!" Sin pensarlo se desvistió sin ningún tipo de pudor. Se sacó los zapatos y los calcetines, mientras caía en la cuenta de que todas las personas que conocía o no llevaban ropa o llevaban la misma ropa todo el tiempo. Y es más, se preguntaba por qué el llevaba tantas prendas iguales y nunca cambiaba su estilo. ¡Cambiar el estilo cada tanto es bueno!

A pesar de las miradas, comentarios y exclamaciones que Ignus o Miranda pudiesen lanzar, Kablo se cambió rápidamente y en seguida estaba listo. Revisó en su chaqueta y sacó el escáner roto que traía por algún motivo siempre, y se lo puso en el ojo derecho. "¿Con o sin semi-gafa?" Preguntó a Ignus.

Luego estiró los brazos, caminó un poco cruzando las piernas como si fuese una modelo, y giró en sí mismo. "Fuera de eso, ¿Cómo me veo?"

Imagen conceptual no-canónica:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Mar 07, 2016 6:48 pm

''... ... ... ¿Kablo Noreyino?''

Era obvio que Arlene no tenia nada mas que decir. Obedecería, y punto. Estando mas que dispuesta a echar a andar y salir de la habitación en cuanto ella lo ordenase, ... ... O al menos así fue, hasta que Miranda menciono ese nombre, y contó todo lo que faltaba sobre sus intenciones. ''... ... ...'' Una revelación que la dejo fría, estancada, y estática, aunque extrañamente, no de la misma manera que antes. Sus ojos parpadearon un par de veces, devolviendo algo de brillo en su mirada. Sus hombros se levantaron, irguiendo la espalda. Y sus facciones se tensaron, perdiendo el rostro indiferente e impasible. Tal y como si acabase de despertarse de un trance... Y que ahora, todo lo dicho, la golpease de una sola vez. No por nada, incluso si lo normal hubiese sido otra explosión rabiosa e irascible, Arlene giro en su lugar la cabeza, mirando al suelo, y luego a la pared, al armario, y al escritorio, dándose la vuelta, profundamente metida en sus propios pensamientos. Sin embargo, estos no la aislaron del todo, y en mas de una ocasión, Miranda pudo ver como la Oyente apretaba y cerraba las manos, como se llevaba los dedos a la boca, como murmuraba palabras muy bajito, y como luego suspiraba, observando de reojo a Miranda. Así, durante casi un minuto, mas que suficiente para que la General perdiese su ya gastada paciencia. ... Aunque tal y como si Arlene fuese consciente de este hecho, a nada de que Miranda saltase enfadada, ella se giro del todo bruscamente. Mirándola, cara a cara, a los ojos

''Miranda Blue.'' La llamo, con  rostro y voz, que si bien eran formales, tampoco es que resultasen 100% no fake severos. Solo... sensatos. Como era tan común en ella al hablar en serio. ''... Tienes razón en que al ser la General del Agua, yo no debería haberte gritado ni zarandeado con tanta brusquedad. Seremos amigas, pero eso no cambia que tu seas mi Superiora en rango. Y por tanto, te mereces mi respeto, y mis disculpas por haber sido tan inconsciente...'' Repitió, educada y sincera, bajando poco a poco el tono, al igual que la cabeza, cerrando los ojos... Solo para que al final, de un paso hacia adelante, su mirada volviese a colocarse de frente a la General, ... con una ceja bien levantada. ''... Y es también por eso, que siendo la General Numero 1 de los Sin Nombre, me resulte una completa desfachatez esto que me estas contando.''

...

''Si, Miranda. Mi papel como Oyente de los Sin Nombre es el de escuchar. Callar ante lo que los Generales pronuncien, y obedecer sus ordenes. ... Pero llevo ya dos años con vosotros, y entiendo que si este sistema funciona así, no es por tiranía o simple jerarquía, si no porque es la única manera de que el Oyente aprenda. Callando, podrá atender, luego formarse, y mejorar, pudiendo aspirar a convertirse en un miembro integro y capaz de nuestra organización. Por tanto, el papel de los Generales, es el dar un buen ejemplo, que permita a los Oyentes responsabilizarse algún día. Pues todos aquí servimos a la meta que nuestro Emperador nos ha ofrecido, y que TODOS NOSOTROS, hemos aceptado seguir.'' Le explico, soltó, y... recordó, concentrando su voz, aunque tratando en todo momento de no sonar demasiado directa, como si no quisiese pinchar personalmente a Miranda. ... Aunque esto no evito que tras cruzarse de brazos, su mirada se endureciese, entrecerrando los ojos. ''... Lo que tu me estas proponiendo, va en contra de todo lo que los Sin Nombre representan. Pues si no lo recuerdas, General del Agua, Yo, como Oyente que soy, me ofrezco a refrescarte la memoria... ... Kablo es un prisionero. Un preso que pretendía espiarnos. Que nos desafió A TODOS. Que se atrevió a amenazarnos usando TU Medallón. Y llevando un misil nuclear atado al cuello. ...  Es un asunto serio, Miranda. ¡Muy serio! ¡No una tontería de Torneo! Aquí esta en juego nuestras vidas, la del Emperador... ¡Y mas importante! ¡Todo nuestro sueño de un nuevo mundo!''

Se la veía ofendida, pero ofendida de verdad. No era como aquel rebote de antes, en que como una niña chica, reacciono con gritos y chillidos. No, no, no... Esto tocaba la vena mas sensible de Arlene, y tal y como sucedió con Miranda al insultar su autoridad, ahora ella estaba sacando su devota fidelidad a los Sin Nombre. Algo que iba por encima de cualquiera.

''El Emperador no ha hablado de encerrarlo a cal y canto. Kablo es 'libre' de ir y venir por la base. De hacer prácticamente lo que le plazca, como un Oyente mas. ... Pero no hay que ser muy listo para entender que eso son simples formalidades. Que dejarlo 'en libertad', a pocos días de su ejecución, no incluye sacarlo de copas, como si REALMENTE fuese un Oyente mas. Incluso si solo es una broma, incluso si no es en serio... No quita que se le esta tratando con la humanidad que no merece. En lo que a nuestra visión debería respectar, él es menos que nada. Como un mueble feo y apestoso, que solo hace espacio, mientras se espera a que se lo lleven.'' Apretándose los brazos con los dedos, su enfado paso de estar enfocado a Miranda, a la propia idea de que Kablo seguía por allí. Desviando la vista, rabiosa con ese pensamiento... Pero ultimadamente, sin parar de prestarle atencion a la General, a la cual volvió a mirar, con un profundo y seco suspiro.

''... Somos amigas Miranda. Buenas amigas, supongo. Nos conocemos desde que ingrese, y jamas te he deseado ningún mal. ... Pero del mismo modo que tu no toleraras que te insulte, que te levante la mano, o que te falte el respeto, pues eres mi superiora... Yo no debería faltarle el respeto a nuestro Emperador. Menos todavia, cuando se supone que TU deberías ser MI EJEMPLO A SEGUIR.'' Sacudiendo la cabeza, la mujer hecho a andar hacia Miranda, aproximándose hasta quedar a su lado, y de un rápido movimiento ... le quito el sombrero.

''Ahora... como Oyente Arlene, fiel devota a la meta de los Sin Nombre, y a la servidumbre de su Emperador Nergal, me encantaría poder decirte que No. Que no voy a acompañarte. Y que tu tampoco deberías hacer nada. Que dejes a Kablo en su sitio hasta que se le ejecute. Pues es indigno, e irresponsable. ... Y las responsabilidades, Miranda, se pagan. Por mi lado, y por el tuyo.'' ... Casi sonó como una amenaza. Como sin decirlo directamente, la estuviese avisando de que si continuaba con aquello, iría a contárselo a Nergal en persona. Pues tenia motivos, hechos, y mas importante aún... antecedentes. Arlene conocía que Miranda no era la preferida del Emperador, que lo del Torneo dejo una sucia mancha en su expediente, y que si hablaba, el mero hecho de ser quien era, daría todavia mas peso a su argumento. No por nada, cuando Miranda la miro, esta pudo ver que Arlene sonreía un poco, observando el sombrero, dándole vueltas y vueltas, tocando un poco la flor del adorno...

''Eso es a lo que la oyente Arlene le encantaría poder decir...'' ... Solo que claro. Aquello no era lo que parecía. Y del mismo modo que la Oyente termino por retocar la flor, posicionandola de manera mas vistosa... Su sonrisa tranquila se enfoco en Miranda, volviendo a ponerle el sombrero. ''... Pero llevo puesto un bonito vestido para salir. Maquillaje caro. Y voy acompañada de la esplendida Miranda Blue, con su sombrero de bruja elegante. Así que ahora solo soy Arlene Skelter... ... La chica a la que ese capullo humillo delante de todos.''

La Oyente se tomo la molestia de ajustarle el sombrero sobre sus cabellos azulados, moverle un poco la ropa, y echarle un vistazo de arriba a abajo, que termino con una palmada de aprobación en el hombro. Conservando su sonrisa, claro... Una mueca de pura maldad absoluta.

''No me entiendas mal, Miranda... Se porque quieres hacer esto.'' Le murmuro, acercándose al escritorio otra vez, tomando un botecito de perfume. ''Vi lo que te hizo antes, y fue uno de los motivos que me hicieron usar el controlador. Quería bajarle los humos... ¡Joderle! ¡Igual que él te jodió a ti, y luego a mi!'' Perfume que aplico con cuidado en Miranda, de olor a rosas, muy gustoso. ''... Es por eso que te ayudare, si. Ambas deseamos venganza. Y él merece un escarmiento antes de morir como el cerdo chillón que es. ... Y aunque fingir ser Leaf no estaría entre mis opciones... ... No negare que es una buena idea. ... ¡Heh...! Tal vez hasta pueda sacarle algo de información. Así la humillación sera doble. ¡Por soltarse ante la mujer que odia! ¡Y por confesar sus secretos como un autentico retrasado! ¡Jajaja! ¡JA JA AJAJA! ¡AJAJAJAJ AJAJA!''

Acabo por reír ella, con tanta intensidad, que se notaba que las carcajadas le venían de lo mas hondo... ¡Del deseo de ajustar cuentas! ''¡JA...! ... Ah... ... ... ¡Pues yo ya estoy lista! Y tu, ¡Estas estupendisima!'' ... Pero seguía siendo la misma Arlene de siempre. Quedando con las manos entrecruzadas, sonriendo de oreja a oreja.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Miér Mar 30, 2016 7:55 pm

Auch.

Empezó otra vez. A señalarle los fallos, esta vez no le gritó, y hablo con calma y de adulta a adulta. Era un avance. Un avance importante para Miranda.

Miranda no dijo nada mientras Arlene le quitaba el sombrero, explicaba su desencanto con la idea, e incuso la amenazaba con contárselo a las altas esferas, meramente por lealtad a la causa. Luego le devolvía el sombrero, y le decía que no lo haría, porque personalmente le encantaba la idea de

"Sabes, Arlene....... Para ser una oyente....  Ya no se estás comportando como tal en absoluto. Un Oyente debe oir y callar. ¿Qué es eso de que una Oyente le diga a su General, de tu a tú, con total franqueza, que lo que está haciendo es un error y una desobediencia completa a la filosofía de los Sin Nombre, y a las órdenes explícitas del Emperador del Nuevo Mundo? ¿Qué es eso de que un Oyente le diga a la cara a un General que está poniendo en peligro el sueño de los Sin Nombre?" le dijo, con calma, sin gritos.  "Llevas dos años aquí, Arlene, y nunca me has preguntado ¿cuándo podrás entrenarme? A mí me parece que o bien te crees autosuficiente por ti misma por culpa de ese bonito pseudomedallón del todo tuyo que te fabricó y regaló Koyasu, o bien no estás tan dedicada a la causa como dices y aparentas estar." sentada en la cama, se tumbó y siguió hablándole desde ahi. "Dos años, Skelter. Dos años ya y nunca has tomado la iniciativa. Nunca me has preguntado: ¿puedo empezar el entrenamiento? ¿Cuándo me harás la prueba de iniciación? ¿Qué tengo que hacer? Ya ni siquiera te comportas como un Oyente, y tienes el descaro decirle a un General lo que debería estar haciendo, y de insinuar que podrías perfectamente ir a chivarte a los peces gordos por lo tachable que es mi comportamiento, y de cómo éste es una amenaza para el Ideal de los Sin Nombre. Y pese a todo, nunca, nunca has tenido la iniciativa empezar a de dedicarte por completo a éste, de comenzar tu entrenamiento y de dedicarte por entero a servir a Los Sin Nombre y a sus Generales, aprender sus técnicas y convertirte sus Manos Derechas."


..................



"Creo que ya va siendo hora de levantar el vuelo y moverse. Hora de que dejes de ser una Oyente... ¿no te parece, Arlene Skelter, Mano Derecha del Agua?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Ignus-

avatar

Mensajes : 15
Experiencia : 15
Fecha de inscripción : 05/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Miér Mar 30, 2016 8:26 pm

"¡Tío estás que ardes! ¡Y no lo digo por hacer el chiste!" celebró Ignus a todo volumen, mientras a Miranda, a la que habían dejado fuera esperando, le mataba la curiosidad. "¡Nueva persona no es solo un cambio de atuendo, Kablo! ¡Es un cambio de actitud!" exclamó el ígneo humanoide, levantando ambos dedos índice señalándole.

"¡Sin gafas! ¡Que te vea esos ojazos tuyos! ¡Mírame a los ojos, Kablo, y dime que me quieres! ¡DÍMELO!"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Miér Mar 30, 2016 8:53 pm

¡Un cambio de atuendo, un cambio de actitud! Ya no era simplemente 'Kablo', el perro desgraciado, el nadorhuan cochino ni el tonto a punto de morir en la base enemiga... "I'm the motherfucking Kablo Noreyino, B I T C H E S!!!" Gritó por lo alto. ¡Era un hombre nuevo! ¡Era joven, sensual, suelto e imparable!

"¡JA JA JA!" Miró derechito a Ignus "¡TE QUIERO TÍO, TE QUIERO! ¡ESTAMOS AMBOS QUE ARDEMOS! ¡JUA JA JA JA JAJA!" Se lanzó a besarlo, pero eso es algo que el viejo Kablo haría. ASÍ QUE LO EMBISTIÓ CON EL PECHO.

Y acto seguido abrió la puerta y se extendió de brazos y piernas, dejando que Miranda apreciase todo su esplendor.

"¡ESTOY LISTO, BABY!"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Jue Mar 31, 2016 3:57 pm

Aunque Arlene conservo su sonrisa y mirada satisfecha, en el fondo esperaba a que Miranda tratase de devolver sus argumentos, en un ataque mas punzante o agresivo, pues incluso si ella tenia la razón en eso ultimo, no faltaban motivos que rebatirle, empezando en que amenazar a una General seguía siendo una falta de respeto, ademas de que... era Miranda Blue, y si de algo la conocía, era por rara vez aceptar una derrota. No por nada, la Oyente trato de calmar el asunto en sus ultimas frases, desviándolo a su especial interés por fastidiar a Noreyino, algo que ella y la General tuviesen en común, algo en lo que darle la razón, y así, poder salir de la habitación, y continuar como siempre...

... Quedando bastante sorprendida cuando esto ultimo se torno imposible.

''... ¿Uh?'' Su sonrisa se difumino al poco rato de que Miranda comenzase a hablar, escuchándola, y mirándola, atenta... y extrañada, ya que no se esperaba para nada un giro como aquel. Ni siquiera supo si mostrar tristeza, dejadez, o molestia, pues no veía motivos para sentirse mal ante nada de lo que ella le decía. ¿Era si quiera un ataque? ¿Una ofensiva desesperada? ... O de verdad... ... ¿De verdad era el sabio juicio de una autentica General de los Sin Nombre? ''... ...'' Con razón Arlene estiro su postura, quedando frente a Miranda en completo silencio, moviendo la vista de vez en cuando solo para tratar de digerir mejor lo que estaba oyendo. Lo que se le estaba insinuando. Recordando momentos pasados, en esos últimos dos años desde que ingreso en los Sin Nombre. Siempre queriendo aprender, siempre deseosa de oír y estudiar... de conocer a la organización, a sus miembros, a sus ideales, sus logros, objetivos, y metas definitivas. Acumulando tantos conocimientos, que sin querer parecer pedante, a veces se sentía mas sabia que algunos de los Generales. Y desde que Koyasu le hizo entrega de aquel Medallón, sumado al potencial mágico que ganó a base de entrenar con ellos... ¿Seria incluso capaz de derrotarlos en combate? ¿De...? ¿Superarlos en su propio terreno?


''Nunca, nunca has tenido la iniciativa empezar a de dedicarte por completo a éste, de comenzar tu entrenamiento y de dedicarte por entero a servir a Los Sin Nombre y a sus Generales, aprender sus técnicas y convertirte sus Manos Derechas."


¿... Por que jamas quiso avanzar? Ojeando el pasado, Miranda no fue la primera en insinuarle algo como aquello. El Emperador, ante su pasada reunión. Shura, cuando le mostró su 'arma secreta'. Olsh, al prestarle su medallón. Koyasu, el día en que le ayudo a fabricar esa copia. ... Ignus, el mismo momento que ingreso en los Sin Nombre. ... ... Prácticamente desde siempre se lo habían sugerido, propuesto, y hasta advertido... de que ella no solo podía ser mas de lo que era. Si no que DEBÍA serlo. Pues la meta de un mundo nuevo pasaba por avanzar, y avanzar... Aprender, pero también actuar... ...

Pero a diferencia de Larxene, que claramente buscaba acentuar su presencia ante los ojos de la organización, ella... solo deseaba un papel bajo. Que no destacase. Que no sobresaliese. ... ... ¿Puede que por miedo a ofender? ¿A...? ¿Excederse? ... ... Sin embargo, ¿No lo había hecho ya? No solo con Miranda, si no ante todos, desde siempre. Al dar un paso al frente ante el asunto de la bomba. Ante el ingreso de Larxene. Ante Shura. Ante Olsh. Ante el propio Nergal. ... Y ahora... ante la organización entera...

''... ... ... Ah...''

Sin embargo, ya no había nada que hacer. Fuese cual fuese su motivo, fuese lo que fuese que la motivo a quedarse al margen... ya de poco servia. Esto no era una mera propuesta, era la palabra clara de la General del Agua. E incluso si veía la posibilidad de echarse para atrás, intentar cambiar de tema, intentar contradecirla, buscar que lo olvidase... ... ... En verdad no quería. Un click en su cabeza..., tal y como si la ultima cerradura se hubiese abierto de golpe, Arlene dejo de verse como la mujer ofendida, o como la oyente sobresaliente, ... o como la muñeca sin rostro que solo servia para obedecer... ... ... ...

Se veía simplemente como Arlene.

Una persona... ... con sus propios ideales y pensamientos...

Que de verdad creía en esa idea. Y que de verdad... Quería formar parte de ella.

... ... ...




... Incluso si sentía que estaba contradiciendo algo importante...

... ... ..

... ...

...

...

...

''... Si. Tienes razón.'' Terminó por decir, tras un largo silencio, en el que respiró, exhaló, y cerró los ojos. Sin moverse de su posición. Sin sobreactuar de ninguna de las maneras. Aunque sonreía, eso si. Una sonrisa cortita, pero formal. Dejando de lado lo que normalmente habría hecho... Echarse a llorar de emoción, abrazarla, y reírse mucho... No, no... Se sentía satisfecha. Feliz por aquel logro. Y no lo ocultaba. Solo que... era... era algo de verdad, algo real y cierto... ... Debía tratarlo con el respeto que merecía.

''Para pasar de rango uno debe dar muestra de su utilidad. Superar una prueba, o traer un Medallón... ... Uhm. Supongo que esta es mi prueba, ¿Verdad? No solo encararte. ... Si no entender de una vez en lo que me estaba equivocando...'' Pronuncio, cruzando las manos en su pecho, ahí... en donde colgaba la replica de su Medallón. Apretándolo un poco. ''Librarme de estas cadenas. Ser de verdad la Sin Nombre que digo ser... ... Si tu, Miranda, afirmas que es el momento. ... ... ... Que así sea. Haré gala de mi papel, y te ayudaré en esto. No como una amiga. No como una sierva obediente. Ni tampoco por simple interés propio. ... Si no porque soy tu Mano Derecha. Y tu triunfo, sera el mio propio.''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Dom Abr 03, 2016 9:34 pm

AMBOS:

El local: el pub nocturno Allina Pub-Restaurante, en una gran ciudad de Dreamland fronteriza con el Imperio de La Sombra, y cuya arquitectura era una híbrida extraña entre la del Ducado Montañés, Business City y las radiantes tecnologías del Imperio de La Sombra y la República de Arcadis. Sí, podría decirse que Allina Fortis (el nombre de la ciudad daba nombre al bar) era una ciudad en medio de todo, y que pese a ello no le interesaba a nadie. No tenía mayor interés que el turístico y los servicios. No desarrollaba tecnología, la compraba. No proveía comida, la importaba. No producía más que turismo.


Separadamente, Miranda invitó al bar a Leaf, Arlene y a Kablo, e Ignus también se sumó, autoinvitándose. El único al corriente de la broma era Kiru. Aparte de Arlene, por supuesto, quien en un principio no iba a estarlo, y había pasado de ser víctima a cómplice. A Kiru le parecía una pérdida de tiempo y una tontería gastarle una broma semejante a un tipo muerto, o casi muerto, pero allá con Miranda y sus tonterías. Le pidió que le acompañase así que bueno, aceptó. Tampoco tenía nada mejor que hacer. Como tampoco tenía Ignus, que pensó que si Kablo iba a ir a una cita a ciegas con Leaf necesitaría el apoyo de un HOMBRE a su lado. Además que eran sus ropas las que le había prestado, y tenía que asegurarse de que no se las estropeaba.

Realmente, el centro de atención de cada general y mano derecha era, en mayor o menor medida, Kablo Noreyino. Miranda: para su venganza, que decidió compartir con Arlene, su mano derecha. Kiru, para vigilar que sobretodo el chaval no aprovechara y se escapara, pues en dicho caso alguien tendría que capturarlo, y el más apropiado para ello era él, o la propia Leaf. O incluso Ignus, con sus llamas. Éste último había venido para apoyar a Kablo en una cita a ciegas con Leaf, mientras que Leaf, ajena a todo el asunto de la cita, había sido invitada por Miranda para 'ahogar las penas y olvidar a ese estúpido chico' de una vez por todas. A la joven elfa le sorprendió el acercamiento de Miranda, pensó que era un paso importante en establecer esa 'familia' de la que tanto hablaba Arlene, así que aceptó sin dudarlo.


//Mesas más grandes en la zona del restaurante, más propias... de un restaurante//

Qué decir del lugar y su decoración... Era un lugar caro. Tenía bastante clase, y era una mezcla entre un local de bebidas, (lo que sería un pub) y un local de comidas (lo que sería un restaurante, de ahí el nombre de Pub-Restaurante). La distribución era tal que, probablemente por lo último en tecnología de insonorización, por la zona del restaurante sólo sonaba la música de la zona de disco y pub a través de unos pequeños altavoces, los que cabría esperar de un restaurante agradable. Mientras que en la zona del pub, el sonido estaba todo volumen, las luces parpadeantes, la gente bailaba y el mismísimo y famosísimo DJ Synth ponía la música.

Se podía pasar de una zona a otra con total libertad y facilidad a través de unos pasillos sin puertas, aunque la comida no podía sacarse de la zona del restaurante (sí las bebidas). Los pasillos tenían algún tipo de magia o tecnología insonorizante, de ahí que. Las paredes que separaban una zona de otra eran de cristal, aunque había cortinas por si las mesas más pegadas a las paredes deseaban algo de intimidad con respecto a la zona de baile.

Miranda los había citado a todos en la zona del restaurante, en la barra. Ahora bien: había truco en aquel local y era que se podía solicitar el famoso servicio del local de 'Cita a Ciegas' en el que te ofrecían un casco visor que...

-Distorsionaba levemente la voz de tu acompañante asignado. En otras palabras: nadie podría reconocer a nadie por la voz.
-Ofrecía al usuario una representación virtual del entorno, poligonal, al estilo de TRON, pero bastante 'molona'. Uno podía ver las siluetas coloreadas de los bailarines, de diferentes colores vibrantes (aunque se podía ajustar a uno solo si uno sentía mareos), a su acompañante destacando con un color dorado, único a él o a ella. A los miembros del personal con un color naranja, y el resto de comensales con un color celeste apagado. En otras palabras: nadie podría reconocer a nadie por su aspecto.

Noreyino y Arlene se pondrían el casco obligatoriamente al entregarle al portero el ticket de entrada. Miranda había pedido que la colorearan de dorado para los dos cascos, igual que el acompañante, así tanto Kablo como Arlene sabrían encontrarla. Conforme llegaran les diría a cada uno lo que necesitaran. Ya deberían estar al caer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Abr 04, 2016 9:15 pm

Había llegado el día al fin. Kablo sabía muy bien de las experiencias que había tenido con el género opuesto. Desde que era muy pequeño que siempre ha estado en contacto con al menos una mujer de forma obligada. Su mejor amiga de la infancia y casi hermana, la Princesa Nelody, a quién extrañaba hasta hoy con nostalgia. La cual también siempre había lanzado señales ocultas de estar interesado en él, incluso para tan tierna edad, pero él jamás se había dado cuenta.

Durante las idas y venidas en las dimensiones, por mundos y universos, Kablo tuvo que experimentar todo lo que la pubertad le hizo sufrir. Le habían gustado chicas de todas las especies, incluso hombres. Recordaba diversos nombres: Jessica, Alyx, Heidi, Julia, Electric, Pekee, Brenda, Vya, Ebony... ¿Y por qué es que estaba recordando al asistente de Luminary, Ephirel? Recordó a Neoisi, maldita sea, esa chica era genial. Hubiera sido perfecto estar con ella. ¿Y qué tal Hanon? Aunque perdió algo de interés luego de haber estado con ella, no quitaba que fuera una chica excepcional y le daba curiosidad pensar cómo sería una relación seria. ¡Más considerando los problemas familiares!

Pero tenía que olvidarse de todo eso, después de todo, ahora tendría una cita con la que sería la mujer de su vida... ¿Lo sería realmente? Mirando hacia atrás, Kablo recordaba sus inicios de relación con Leaf. No había pasado mucho con ella... Recordaba haberla conocido en el torneo y haber quedado enamorado de ella por su apariencia y su voz, no por su forma de ser. Ella le había salvado la vida, pero él aún así terminó desfigurado... Y luego recordaba un encuentro en el bosque, en que hablaron, simplemente se conocieron... ¡Pero Kablo no podía recordar nada de eso! No recordaba haberle contado nada, ni tampoco nada de lo que ella le hubiera dicho. ¿Realmente le importaba tanto? Si le importara de verdad, no lo olvidaría tan fácilmente. ¿Y qué más? Recordaba su cuerpo en bikini en la playa, oh, eso sí lo recordaba muuuy bien... Y nada más de ese entonces. Y luego romperle el corazón en el crucero gracias a la tonta de Robina. Y ya. ¿Eso era todo? ¡Quizás el amor era así, esporádico, tonto, sin sentido!

... ¿O lo era realmente?

Mirando hacia atrás, él era para ella su primer amor. No había estado nunca en una relación seria con nadie, así que no sabía lo que era perder, lo que era conocer a alguien hasta no quererlo, hasta sentir un cierto recelo, pero seguir porque sabes que al final del día lo amas. Ella no entendía de eso. Para ser una elfa, era muy joven y pura... ¡¿Y qué tal si lo que ella sentía por él no era más que un enamoramiento de primer amor?! ¡Tendría sentido! Sería una excelente razón para el cambio brusco que ella dio luego de su 'ruptura'... Y por qué no le perdonó. No le dio siquiera una chance para hablar, no, directamente lo sacó de su vida y volvió a convertirse en una persona predecible, seria, aburrida e incluso... Cliché. Todo lo que tenía de interesante se había desvanecido...

... ¿Y qué tenía antes de interesante? Kablo sólo podía recordarla bonita, hermosa, dulce... Pero no recordaba palabras interesantes, no recordaba experiencias unidas. No, no recordaba nada que le señalase que la amaba realmente. Lo único que recordaba era su cuerpo, su voz, su forma de hablar, sus ojos y su forma de mirar, su largo cabello que lo volvía loco... ¡Y el hecho de que era una elfa! ¿Y si su amor no fuese más que un enamoramiento de rebeldía adolescente? No quería realmente a Leaf, quería a la imagen de Leaf que él tenía en su cabeza. Y se había obsesionado tanto con la misma al punto de idealizarla fuertemente y olvidar por completo que, si llegaba a reconquistarla, luego había toda una mujer que debía aprender a querer. A convivir con ella. ¿Por toda una eternidad? Siendo él un Dios menor con poco poder que necesitaba creyentes para subsistir, y ella una elfa normal, ambos podían vivir infinitamente.

Y siendo sinceros, estar juntos Hasta el final de los tiempos era mucho, mucho tiempo. Podrían nacer, vivir y morir mujeres con las que él querría estar y no podría hacerlo. ¡Hombres incluso, nadie sabe del futuro! Si no podía recordar siquiera una vez en que se hayan sentado a conversar... ¿Realmente estaba seguro de querer para siempre a esta chica?... No, más bien, ¿Realmente estaba seguro de querer para siempre a esta mujer?

"Uhh... ¿Ya llegamos?"

Kablo iba con los ojos vendados junto a Kiru. Nadie les preguntaba nada, porque ambos respondían que estaban en una despedida de soltero. Y como eso era normal, nadie les frenaba. Necesitaba entrar de una vez a ese bar y dejar de usar esa cabezota que tiene antes de que le jugase en contra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Abr 04, 2016 9:27 pm

Una figura amarilla le hacía señales desde la barra. Según las instrucciones... debía ser Miranda. ¿¡PERO Y SI ERA LEAF, Y MIRANDA SE LA ESTABA JUGANDO!?

"¡Noreyino! Qué bien te sienta ese casco... pffft..."

Oh, bueno. Su voz no aparecía distorsionada, a diferencia de la del resto de clientes randoms. Sí que era Miranda, sí. Tenía un pin brillante en el hombro: tal vez algún chip que le permitía hacer todo eso. Eso de brillar amarillo sin llevar un casco de esos.

"¿Qué tal? ¿Te mola el local? Debe de ser guay verlo con esa vista virtual a lo Tron. Se han gastado un pastón en los gráficos, no encontrarás mejor tecnología de realidad aumentada que aquí. Bueno, a nivel público y no militar, claro."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Abr 04, 2016 9:29 pm

Kablo miraba hacia todos lados, arriba, abajo, izquierda, derecha, ¡Y en diagonal!"

"Es... Es raro. Asumí que sería entretenido, pero en seguida se hace insoportable. ¡Todo está como polígonos! ¡Incluso tú!" Se lanzó a tocarle a Miranda la cara "¡Mira, este es un polígono en forma de joya! ¡Parece el control de los Sims! ¡Tu cuello es un polígono!" Y después de tocar el cuello, siguió descendiendo "¡Maldita sea, hasta aquí hay una parte que sobresale, finaliza en línea y vuelve a bajar!¡QUIERO MIS DIAGONALES CURVAS!"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Kiru Wind-

avatar

Mensajes : 19
Experiencia : 19
Fecha de inscripción : 04/04/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Abr 04, 2016 9:55 pm

"¡Eeeheheheey las manos quietas, casanova!" Kiru le dió un golpe simple y preciso por detrás de la rodilla izquierda que le obligó a doblarla, y a detenerse. "Le he traido la mercancía sana y salva, señorita Blue." de un salto, se sentó en la barra al lado de ella por la izquierda (quitándole el sitio a Kablo si es que fuera a sentarse ahi, porque por la derecha el sitio estaba ocupado por una señora gordota). "Ahora es vital que usted cumpla la parte del trato."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Miranda-

avatar

Mensajes : 29
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 04/03/2016

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Lun Abr 04, 2016 10:00 pm

"¡Bienhallado sea, señor Wind!" le siguió Miranda el juego tranquilamente. "Enviaremos tres golondrinas a su jardín, dos tucanes, y una azerbaiyana en traje de golfista."

"...¿Por qué Azerbaiyán?"

Miranda se encogió de hombros. "No lo sé, usted sabrá, que es quien lo ha pedido."

Ambos soltaron una pequeña carcajada. Después, Miranda volvió su atención a Kablo.

"No soy yo a la que tienes que manosear, don Juanillo. Sino a Leaf. Te he citado un poco antes, porque el caballero tiene que estar primero y no hacer esperar a una dama elfa, ¿eeeeh?"

"Pffft..." Kiru recordó que la invitada no era Leaf sino Arlene. Oh, sí. Ahora que lo veía todo en escena, aquella broma pesada empezaba a resultar divertidamente interesante...

"¿Alguna preguntilla, algo, antes de que empiece la fiesta? ¿Te invito a una copa o cuatro, para empezar bien borracho y cagarla mejor?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   Mar Abr 05, 2016 12:40 am

"Dagh, ¡Esta te la voy a cobrar, Kiru!" Se quejó el castaño mientras se doblaba hasta casi caerse, para reincorporarse con cuidado. "Sí, tengo algo que decir antes de comenzar."

Miró hacia abajo hacia lo que... Creía que era Kiru sentado en la silla. "Lamento lo del torneo, te confundí con mi niño adoptado que, convenientemente, se llama igual que tú. ¡Y hasta tiene un color parecido! Pero en fin, eso y..." Se dirigió a Miranda "¿Qué le has dicho a Leaf para que aceptara venir? ¿Le prometiste algo? ¿Dijiste que yo haría o diría algo en particular? Porque necesito causar una buena impresión, estoy totalmente a tu merced... Miri" Finalizando, hizo una pequeña reverencia, totalmente dramático como un actor pagado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¡Una cita a ciegas!   

Volver arriba Ir abajo
 
¡Una cita a ciegas!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 4.Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Comando Pop'Star Temporal :: Grupos de Rol :: Base del grupo "Los Sin Nombre"-
Cambiar a: