Foro temporal del Comando Pop'Star Rol
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Navegación
Copia Offline del Foro
Tiendas del Foro (Offline)
Índice
Miembros
Perfil
FAQ
Buscar
Reglas
Biblioteca CPS
Cómo Jugar
PV y PM
Daño
Nivel
Argumento
Sistema de Fama/Infamia
Cristal de la Experiencia
Cristal de la Influencia
Características del Personaje
Habilidades y Debilidades
Dream-Dex
Diccionario
Enciclopedia de Enemigos
Enciclopedia de Mini-jefes
Enciclopedia de Jefes_Finales
Noticias
✪ 25/9/2017 ✪
Ahora el fondo no se repite ni mueve al hacer scroll.

Pop’Star Times
~ ~


Ampliaremos...
Temas más activos
Prueba del Alma: Kablo
El Dia antes del Progreso!
¡Una cita a ciegas!
-QUEST- El Tren Infinito
Buscando empleo en la Posada del Viajero
Una salida entre amigos
Nacido de un Sueño
Día de Kablo
En el tercer cajón del escritorio de Pete McRich
-Artículo- La flecha del destino
Últimos temas
» La esperanza es esa cosa con plumas
por Sparrick Vie Oct 20, 2017 4:11 pm

» La Gran Universidad de Dreamland
por Mergan Jue Oct 19, 2017 7:59 pm

» -QUEST- El Tren Infinito
por Sparrick Jue Oct 19, 2017 1:43 pm

» Una gasolinera al pie de la montaña
por Bombergirl Miér Oct 18, 2017 2:12 pm

» -ARTÍCULO- ¡Tita Basteeeet!
por -Bastet- Sáb Oct 14, 2017 12:49 am

» Una salida entre amigos
por -Aqualady- Miér Oct 11, 2017 1:51 am

» Día de Kablo
por Kablo Noreyino Lun Oct 02, 2017 3:07 pm

» Prueba del Alma: Kablo
por Kablo Noreyino Sáb Sep 30, 2017 12:55 am

» X marca el lugar
por -Squeak Squad- Jue Sep 28, 2017 11:47 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Dom Sep 10, 2017 1:14 pm.

Comparte | 
 

 Habitación de Arlene

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Habitación de Arlene   Vie Dic 18, 2015 10:16 pm

Aunque levanto un poco la ceja ante el repentino grito de Larxene, Arlene conservo la sonrisa y el rostro relajado, no dándole importancia, tal y como ella le había dicho. Total, ya estaba acostumbrada a sus... sobresaltos chispeantes. ¡Muy acorde a su nombre, sin duda! Así que, asintiendo con la cabeza, la Oyente se dispuso a tomar un papel y un bolígrafo, aproximándose a la mesa, concentrándose en la percusión que su compañera comenzó a hacer sonar. ''Ummm... Tac... Tac, tac, tac... Tac... ... Vale...'' En realidad no era algo complicado... O al menos no si se le permitía apuntarlo y repetirlo, indicándole con la mano libre el ritmo a seguir, a la par que anotaba lineas y puntos a toda prisa sobre la hoja. Hasta que al final, con una ultima raya, a modo de cierre, Arlene releyó el escrito reiterando su sonido, asegurándose de que aquello era exactamente lo que Larxene expreso, y una vez ella se lo confirmo, solo fue cuestión de traducir, tomándose... menos de un minuto, de hecho. Fue bastante rapida. Tan solo bajo la mirada, y velozmente transcribió el código en letras normales. Asintiendo con la cabeza al acabar, agarrando el papel. ''Lo bueno del morse es que es literal. ¡Nunca hay dobles significados, o sentidos! Todo es tal cual.'' Le explico, sonriente. ''Aunque... me sorprende un poco que... ... Um... Bueno... ¡Léelo tu misma!'' Y tras titubear un poquito, la chica termino estirando el brazo hacia Larxene, ofreciéndole el escrito, aguardando por ver su... reacción.


Citación :

- --- -.. --- / . ... / ..- -. --- --..-- / ..- -. --- / . ... / - --- -.. --- .-.-.-

Todo es Uno, Uno es Todo.



''Es una expresión famosa entre alquimistas y filósofos de la antigüedad. Sobretodo aquellos que pertenecían a las ordenes Herméticas... Su significando mas común es que todo es equivalente a todo. De lo mas bajo, a lo mas pequeño. Y de lo mas grande, a lo mas bajo. ¡Pero también puede verse como un conjunto! ¡Que uno es parte del todo, y que el todo es parte del uno! La vida conduce a la muerte, pero la muerte regresa como vida...'' Explico mas a fondo, moviendo un poco los brazos, como si le entusiasmara el asunto. ... Al menos, hasta que sus ojos se fijaron de vuelta en Larxene, escapandosele una pequeña risilla. ''... Aunque por la cara que has puesto... ¡No pareces tener mucha idea del asunto, ¿A que no?! ¡Jajajaa!'' ... ¡Demonios! ¡No solo sabia lenguaje morse, si no también lenguaje Larxene! ''¡Bah, bah! ¡No pasa nada, en serio! No es muy común que se enseñe esta clase de... ideología en las escuelas. Solo libros muy selectos hablan de ella, y todos, de siglos y siglos de antigüedad.''

Sentándose sobre la mesa, Arlene dirigió la vista hacia la chica, mirándola con curiosidad, en un sentimiento bastante claro por su voz. ''Por eso me sorprende que oyeras acerca de este tema... ¡No me esperaba que te interesase! Yo hace apenas unos días que descubrí varios de esos volúmenes en nuestra biblioteca, y entre que son muy pero que muy viejos, y están escritos en griego antiguo, ¡Apenas he podido leer unas cuantas paginas! ... ... O bueno, si... Hay un texto en particular que ya venia traducido. Ummmm... ¿Como era que se titulaba...? ... ... ... ¡Ah! ¡La Tabla de Esmeralda, si! Escrito por Hermes Trimegisto.''


[.......]


''... Si te apetece, podemos ir para que te informes.'' ... Le propuso, cortando el silencio. ''Siéndote sincera, me has pegado el interés... Y aunque es complicado traducir tanto libro usando un solo diccionario... ¡No es imposible! ¡Menos si es por educar a la irremediable Larxene! ¡Jajaja!''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Sáb Dic 19, 2015 6:13 pm

En menos que canta un gallo Arlene tenía lista su traducción. "Ogggh... tía, eres la caña. Lo llego a saber y te dejo dormir." repitió, rascándose la cabeza, aún sintiéndose un poco culpable por despertarla antes de tiempo, aunque Arlene ya le había asegurado que no pasaba nada.

Todo es uno. Uno es todo. Y así repitiéndose hasta el infinito. Ella creia que se trataba de un mensaje más complejo y largo, no de dos frases repitiéndose hasta la saciedad. Tsk. Típico del viejo. Muy típico.

Conociéndole también, esas frases tendrían un significado mucho más profundo que el que a primera vista habia. Casi que no le sorprendió que le mencionaran al Hermes Trimegisto (por supuesto que era algo que tenía que ver). Sí que le sorprendió lo puesta que estaba la chica en todo esto. "Vale, pero... la biblioteca que tenemos es enana y es una birria..." murmuró Larxene, pero a suficiente altura como para que Arlene la oyera.

"¡Bueno, ya me conoces! ¡Soy una mujer de mundo! Viajo por aquí y allá, oigo de todo... A veces tengo compañías extrañas, como un viejo ermitaño erudito medio loco" movió la mano haciendo gesto que el faltaba un tornillo. "Se ve que le gusta la alquimia al anciano. Acostumbra a ponerme uh... desafíos filosóficos, a modo de profesor griego Demócrates, Sócrates, Platón, Pitágoras y esas gentes... Así que sí, supongo que sí, esto es para educar a la irremediable Larxene como tú dices, sí..." asintió, de brazos cruzados. "Más o menos."



{PD: lol los emoticonos nuevos: cat}
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Mar Feb 23, 2016 8:57 am

''¡Jaja! ¡Me halagas! Pero no es para tanto... Cualquiera lo habría hecho mejor, y mucho mas rápido. A mi solo se me da bien memorizar los códigos, y ya, si eso, traducirlos con una hoja delante.'' Explico ella, quitando importancia con un ademan de brazo. ''¡Y deja de preocuparte por mi! ¡¡Estoy bien!! Solo necesitaba un poco de trabajo mental para despejarme. ¡Así que tu tranquila! Que no me voy a desmayar por el sueño ni nada de eso.'' Y estirando los brazos en alto, Arlene se quedo atendiendo a la explicación que le dio Larxene, de nuevo... sin darle muchas vueltas, pese a lo insólita que fue. ... Aunque no pudo evitar que uno de sus ojos se abriese mas que el otro, en pura sorpresa. ''... ¡V-Vaya...! Todos sabíamos que eras muy de irte por ahí, con tus asuntos enigmáticos... ... Pero esto ya es nivel Olsh de extrañeza. Jeje... ¡Algún día tienes que contarme mas de tu vida! ¡Tanto misterio junto me esta matando de curiosidad!''

Sonriente y de buen humor, la chica ando nuevamente hacia el escritorio, tomando con cuidado un ancho libro de color marrón que había en una esquina, apoyándolo bajo el brazo. ''¡Pues venga! Si tu estas de acuerdo y con ganas de sentar los codos, ¡Vámonos a la biblioteca! Así de paso entrego este ejemplar, que llevo una semana sin devolverlo.'' Por supuesto, Arlene tuvo el detalle de mostrarle la portada, pudiendo Larxene leer que se trataba de un libro de historia antigua, titulado: 'Biografía de Vlad Teppes. El Autentico Conde Dracula.' {Alucardo approves this} En letras bien grandes y relucientes. ''¡Jeje! Normalmente no se dejan sacar libros, por eso de que algunos son muy viejos, ... y que Ignus anda rondando por ahí... ¡Pero Shura hizo una excepción conmigo! ¡Y me permitió estudiarme este! ¡Por...! ... Asuntos. ... Privados. ... ... De Oyentes Sin Nombre. ... ... ... Que ahora que lo pienso no debería haber mencionado. ... ¡Así que ni se te ocurra decirle nada! ¡INCLUSO SI NO LO HAS ENTENDIDO! ¡Tu Sshhh! ¡Ni una palabra!'' Costaba decir si aquello ultimo era en serio o en broma, pues lo dijo todo con una sonrisa doblada, y medio riendo. Pero entre que la risa era nerviosa, y que se quedo por unos segundos rascándose la cabeza en duda... ¡A saber en que estaría metida su amiga peliblanca!

''Bueno... Vamos. Tratemos de darnos prisa y no hacer mucho ruido. Las habitaciones estarán insonorizadas, pero no los pasillos.'' Aviso, aproximándose a la puerta. ''... ¡Y no es que estemos haciendo nada fuera de las normas, eh! Solo que... no me gustaría despertar a nadie. Jo...'' Poniéndose los zapatos, y tomando su tarjeta de identificación, para así abrir la entrada, y echar a andar hacia el lateral, aunque no sin antes indicarle a Larxene que la siguiese. Luego, solo fue cuestión de caminar por el pasillo, rumbo a los archivos, en donde estaría la biblioteca y el cristal de experiencia. ... Tan solo esperaba que no pasara nada raro por el camino, pues tal vez ya no tenia sueño, pero si que seguía un tanto densa...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Mar Feb 23, 2016 9:16 am

"¡Je jeje! ¡Ya me conoces!" exclamó teatral, alzando los brazos y señalándose. "¡Soy Larxene, La Enigmática Chispa Salvaje! Si revelara todos mis secretos se rompería el misterio. Y tendría que cambiarme el título ¿eeh?" exclamó, dándole un codazo cómplice. Agarró el librito de Arlene y lo hojeó por encima. "Buah... qué nivel..." exclamó, porque el contenido del texto era denso y extenso, al menos para ella. Se veía que era documentación histórica o pseudohistórica. "Todo tuyo." se lo devolvió.

A Arlene se le escapó que aquello tenía algo que ver con Shura y que era alto secreto. Le escapó de forma tan... tan tonta. "...Tía... ¿no se supone que eras una espía o algo? ¡No se te pueden escapar los secretitos así!" le dió un empujón amistoso. "Tú tranquila hermana, tu secreto está a salvo conmigo. Haz lo mismo tú con esto mío ¿eh? Top secret secret." le dijo, levantando el meñique de su mano enguantada e invitándole a enlazarlo con el de Arlene, como hacían los niños del orfanato para prometerse no revelar las travesuras del otro.  

Por el camino pasaron cosas muy raras. Para empezar Effrite se había dividido 24 veces, y todas ellas eran copias de Arlene, por lo que Larxene fue incapaz de seguirla hasta el Cristal de la Esperiencia para subir de nivel
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Jue Feb 25, 2016 3:22 pm

Estirando su dedo meñique para enlazarlo con el de Larxene, ella soltó un aliviado, pero al mismo tiempo fatigado suspiro. ''Ay... ¡Ya os he dicho mil veces que no era espía! Solo hacia trabajo de inteligencia tras una pantalla, ¡Y muy de vez en cuando! ¡Acompañando a las tropas! ... ... Pero, si, si. No debería haberlo dicho... ¡Lo siento! Estaré un poco cascada todavia, Jo...'' Y sonriendo en una mueca doblada, Arlene sacudió la cabeza, echando a andar poco después hacia el pasillo, rumbo a la famosa biblioteca de los Sin Nombre...

[...]

A pocos metros de la puerta se toparon con un dúo de individuos misteriosos, que a ojos de Larxene, no eran ni mas ni menos que los Generales del Fuego y la Luz respectivamente, pero Arlene sabia que... ''¡No, Larxene! ¡No te fíes de ese Ignus de color azul! ¡Es claramente un espía de los Con Nombre! ¡Ni tampoco de esa Shura de pelo negro! ... ... Uh. Ahora que me fijo, el rubio es el único tono que le queda bie- ¡Digo, nada! ¡Lanzales un electrorelampagorayo, y arreando!''

Pese a que tuvieron que bajar unas cuantas escaleras, y pasar por dos pasillos largos, al dúo no le llevo mucho rato alcanzar los archivos, plantándose finalmente frente a la puerta de seguridad, a la que tras un rápido vistazo, Arlene acerco su tarjeta, encajandola en la ranura del lateral. Tras esto, emitiendo un fino pitido, la luz del aparato se encendió en verde, y el ancho portón se abrió de par en par, revelando la reducida, pero bien valiosa biblioteca.




Construida con mármol de excelente calidad, la sala consistía de un piso circular inferior, unido por una escalera a otro superior, con forma de semicírculo. Ambos se hallaban bien iluminados gracias a un candelabro que caía del techo, y a una pequeña chimenea encajada en la pared, alimentada con fuego de naturaleza mágica, pues este prendió automáticamente cuando Arlene y Larxene entraron, quedando las dos de frente a la mesa del centro. Desde ahí, los búhos de piedra encajados a las paredes, destacaban con todo lujo de detalles, realzados en su postura, de alas extendidas, y patas estiradas, cuya representación era tan realista... que de verdad asemejaban estar vivos. No obstante, lo que sin duda mas sobresalía en la habitación, eran las 'ventanas' de entre las estanterías. Ventanas, que como era lógico en una base subterránea, no comunicaban con el cielo del exterior, ... si no con las profundidades del océano. Distinguiéndose a los peces nadar a pocos metros de distancia, en una estampa cómoda y relajante, perfecta para la lectura de los libros que allí habitaban. {Mentira, yo estaría mas atento a los tiburones que a la lectura D: }

''Bueeenoo... ¿Que opinas? ¿Es bonito, a que si? Un poco pequeño... ¡Pero confortable!'' Pregunto y comento Arlene, una vez su amiga termino de observarlo todo. ''Creo que fueron Shura y Olsh los que diseñaron la biblioteca, y también los que trajeron la mayoría de libros. Aunque tengo entendido, que algunos pertenecían al mismísimo Emperador. Lo cual explicaría porque hay volúmenes tan viejos y raros... ... ¡Como el de que te hable antes!'' Y echando un vistazo a los lados, la muchacha se acerco a la estantería de su derecha, en esa en donde figuraba el cartelito de libros de 'Historia'. Allí, Arlene hizo espacio, dejando bien colocado el tomo que se trajo consigo, para luego darse la vuelta, y caminar hacia las escaleras.

''El piso inferior son para los temas de carácter general. Ciencia, Biología, Hechicería, Historia... No son muchos libros, ni tampoco demasiado importantes, pero cumplen su utilidad. En cambio, lo interesante, y aquello que importa para la labor de los Sin Nombre, se encuentra arriba.'' Subiendo paso por paso, la chica se apoyo en la barandilla del segundo piso, haciéndole un gesto a Larxene para que subiese, y en cuanto lo hizo, Arlene mostró con su brazo la siguiente colección.

Anchas estanterias, de mayor tamaño si se las comparaba a las de abajo, y repletas ya no solo de libros, si no de gruesos tomos, filas de pergaminos y papiros, cuadernos, y algunas carpetas con hojas tan marrones, que el solo verlas ya indicaban lo viejas que eran. ''Aqui tenemos todo lo que hemos podido recopilar sobre los Medallones, los Antiguos, su historia, y la historia de aquellos que lo intentaron antes de nosotros. ... Como veras, sigue sin ser mucho... Pero son textos raros, valiosos, ¡Y muy frágiles! Así que ten cuidado con ellos.'' Le aviso, manteniendo ella misma una distancia cuidadosa. ''Hmmm... Obvio, los textos verdaderamente importantes, no se encuentran aquí. Shura o el Emperador deben tenerlos guardados en alguna otra parte. ... ¡Pero no por desconfianza, eh! Simplemente... es lo mejor para todos. ... ... Supongo. Tu y yo solo somos Oyentes, y nuestra labor esta en escuchar y aprender. Así que esa clase de conocimiento, no debería estar todavia a nuestro alcance. ¡Tal vez en un futuro! ¡Cuando seamos Manos Derechas! ¡Jejee!'' ... Vaya, pues si que tenia altas expectativas en ella. Llegar a ser la Mano Derecha de un General de alto rango no era cosa de críos. Y Larxene no llevaba mas que unas pocas semanas con los Sin Nombre. ... En cambio, ¿Cuanto tiempo llevaba Arlene? Recordaba habérselo oído alguna vez... ¿Dos? ¿Tres años? ... ... Uh, ¡A saber!

''¡Pero ejem! ¡Centrémonos en el presente! Por fortuna, el libro que quería enseñarte, pese a ser peculiar, no entra en el catalogo restringido de los Sin Nombre. Así que, así que... debería estar por... Uhmm... ... ... ... ¡Aquí!'' Aunque necesito agacharse, ponerse de cuclillas, y revisar de arriba a abajo toda la estantería central, Arlene encontró rápido el susodicho volumen, apoyado en el fondo, entre un grupo de pergaminos, que ella cuidadosamente movió. Luego, tomando aire, ambas manos se aproximaron y lo agarraron con cuidado, pues como bien pudo ver Larxene, se trataba de un libro bastante... grande. Tanto, que la tabla en la que estaba crujió cuando Arlene lo saco lo suficiente, dando un ultimo tirón, que como era de esperar en libros tan viejos, levanto algo de polvo.

''... ¡Cof, cof...! ... Ugh... Bueno... ¡Aquí esta!'' Exclamo, agarrándolo por la cubierta y el lomo, con un rostro forzado que hablaba por si solo... ''¡Uf... Uf...! ¡¡Buuuf...!! ¡Tu no te preocupes! ¡PUEDO CON ÉL! ... ... ¡AY! ¡O tal vez no! Venga, agárralo tu. ¡Hazme ese favor!''

En cuanto Larxene puso sus manos delante, Arlene le paso el ladrillo textual, tan pesado como un bloque de diez kilos. Aunque al sostenerlo por si misma, la chica pudo darse cuenta de que gran parte del peso provenía de las solapas, echas no con papel, no con cartón, ¡no con madera! ... Si no con metal. Hierro negro como el carbón, extremadamente duro, y que por si fuera poco, se hallaba bien cerrado con tiras de cuero. Umm... No obstante, estas no evitaron que Larxene le echase un vistazo a la cubierta, comprobando su portada, y su titulo...


Corpus Hermeticum




...


...


...


...


... ... ... ... ....

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Antinomy

avatar

Mensajes : 11
Experiencia : 12
Fecha de inscripción : 25/02/2016

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Jue Feb 25, 2016 3:22 pm


//Memorias de Larxene//


... ... ... ... ....

...

...

...

...

...



Cuando Larxene poso los ojos sobre el libro, su vista directamente se emborrono. Flasheo. Fragmentándose y fallando igual que haría un televisor al perder señal. Y similar a uno, incluso sus oídos quedaron pitando en ruido blanco. Agudo... Ensordecedor... ... Y muy profundo. Tanto, que los pensamientos que tuvo en esos momentos, no fueron claros para su consciencia. Vislumbrando formas distorsionadas, colores a medio formar, movimientos inestables, como espirales que giraban a toda prisa... Siempre en torno a ese libro. Pues incluso si lo intento, si trato con todas sus fuerzas mover el cuello, los brazos, las piernas, ¡Algo! En sus ojos seguía clavada la imagen del libro. Del sello que llevaba grabado. Del titulo que tenia escrito. ... De su peso... De su histórica procedencia... ... Y de su autor, claro esta.

... No obstante...

Era extraño.

No se sentía mal. Ni molesta, ni preocupada. ... ¿Confusa? Por supuesto. ¿Sorprendida? Claro. En su escasa percepción, la repentina sorpresa de haber caído en ese pozo prevalecía. ... Pero si de algo podía estar segura, es que aquello no era como uno de los dilemas mentales que el viejo le lanzaba. Tal vez resultaba similar, y sin embargo, resultaba completamente distinto.




¿Como explicarlo?

¿Como explicarlo con palabras cuando todo era tan...?

¿Tan...?


... ... ...

Familiar.

Enigmático. Pero familiar. Enigmático. Pero familiar. Enigmático. Pero familiar. Enigmático. Pero familiar. Enigmático. Pero familiar. Enigmático. Pero familiar. Enigmático. Pero familiar. Enigmático. ... Pero agradable.




El ruido ya no le parecía ruido. Lo escuchaba como un susurro. Un murmullo lejano de viento soplando. ... ... No. No era viento. Tan solo, le recordaba al viento. Pero no era viento. Del mismo modo que tampoco era un ruido. Y del mismo modo, que aquello no le asustaba.

¿Debería sentirse asustada?

¿Debería sentir
pánico? ¿Terror? ¿Por estar ahí? ¿ Sola? ¿En un lugar al que le habían dicho que no debía ir?

¿Entonces?


¿Por que no se sentía preocupada?

¿Por que...?

¿Siendo...?

¿Tan...?

¿... ... ...?



Aun así. Por mas que lo intentase. Por mas que rebuscase en esas imágenes deformadas. No veía nada mas que el libro. En diferentes posiciones, pero siempre el libro. En diferentes distancias, pero siempre el libro. Bajo distintas luces, pero siempre el libro. Pero siempre el libro. Pero siempre el libro. Pero siempre el libro.


Y siempre. Sostenido por la misma persona.


Ya había visto ese mismo libro en el pasado. Pero no el pasado que ella recordaba como pasado. Si no uno mucho mas lejano. Ensombrecido entre densa oscuridad, estruendos ensordecedores, y simples recuerdos basura, que como parches, trataban de cubrir los agujeros dejados por sus viejas memorias. Todo con tal de que su mente no colapsase sobre si misma.

... Tal y como estaba sucediendo ahora.

...  Y solo por rascar un poco sobre la superficie.

...

...

...

...

... ... ... ... ... ... ...




La impresión fue tan fuerte, que cuando Larxene volvió a la realidad, no solo se vio obligada a tomar una intensa bocanada de aire, o a abrir bien los ojos, si no que su cuerpo al completo sufrió un espasmo, echándose hacia atrás, como si acabase de despertar de la mas horrible de las pesadillas. ... ... Y gracias a dios que en ese piso había una barandilla. Y gracias a dios que Arlene estaba ahí para agarrarla de la túnica. Porque si no, se habría caído. De cabeza. ... Y con diez kilos de peso extra en los brazos.

Así que, chocando su espalda contra la baranda de madera, el propio shock le hizo perder fuerza en las piernas, quedando sentada en el suelo. Mientras que Arlene, como era de esperar, continuo con los ojos como platos, sujetándola de la ropa y del brazo, claramente asustada, claramente alarmada... Y agachada, Larxene pudo verle el sudor por su rostro, pálida como un fantasma. Aunque sin saber porque, tenia la impresión de que ella misma no estaba con mejor cara. Sobretodo, porque la boca de su amiga se movía, y ella no escuchaba nada, solo un pitido sordo... que por fortuna, con el paso de los segundos, fue atenuándose, hasta recobrar del todo el oído.

''... ... -e oyes?! ... ... ¡¿LARXENE?! ... ... ¡¿Me estas escuchando?!'' Gritaba, habiendo comenzado a sacudirla suavemente. ''¿Que te sucede? ¡Casi...! ¡Casi te caes! ... ¡Y solo llevamos cinco minutos aquí!'' Incluso si trato de sonar tranquila, calmada... A punto estaba de echarse a llorar. No por nada, en cuanto Larxene se movió y le contesto, ella la miro a los ojos por un momento, sonrió, ... y la estrujo en un abrazo, con tanta fuerza, que costaba creer que siguiese en su mundo imaginario.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Jue Feb 25, 2016 4:29 pm

{Diooooooooos cómo molaaaaaaaaaaaaaa. El misterio enigmático y la música y el mindblown E___E}

No le devolvió el abrazo, apenass estaba recobrando la movilidad. "Yo... yo..." la lengua se le trababa, y estaba seca, muy seca. "...A...agua..." pidió con un gran esfuerzo. Arlene le pasó un brazo por sus hombros y la levantó, y apoyándose en ella, caminaron hasta la segunda mesa de la sala, esta más pequeña que la de abajo, y con tan solo un par de sillas. La sentó sobre la silla. Larxene no vio mucho más de lo que pasó a partir de ahí, o no recordó, o más bien no percibió. En su mente había un torbellino y ella, aunque sentada, se sentía arrastrada por él.

Se planteó el quemar ese maldito libro y dejarse de estudios filosóficos, y de las visitas a Padre que le carcomían la cabeza y el corazón, llenandolo de vacío espiritual, podredumbre e incertidumbre {
INSHIDIASH:
 
}

Pero ella conocía bien el peligro de la filosofía, y una vez te carcome, la única forma de recuperar la paz es encontrando una respuesta, aunque fuera estúpida, y no huyendo. Aquello era como la filosofía. En el caso de ésta última la negación y el desacuerdo le parecían una respuesta tan válida como cualquier otra. La huída de temas que no le hacían bien también lo era. Pero... ¿realmente podría olvidarse de esto? La filosofía no despierta recuerdos extraños en tu cabeza, ni te hace oir voces o ver letras. ¿Estaba enloqueciendo? ¿Estaba enferma? ¿Tendría cura, siquiera?  No sabía qué demonios le había hecho el viejo en la cabeza, el corazón y el espíritu, pero ella sentía despertar... algo, algo perdido, algo de sí misma y algo que tenía que recuperar.

Fuera lo que fuera, no podía huir. Tenía que enfrentarlo.

"Léeme... el maldito libro." le pidió a Arlene, y aunque quizá lo dijo de una forma muy tosca y poco considerada, realmente la necesitaba, realmente necesitaba a su amiga ahí y ahora. Ella no podría mirarlo sola. No... no se atrevía a tocarlo siquiera. "Por... favor." No fue muy precisa, tampoco. Obviamente un volumen semejante no podía leerse en unas horas, ni siquiera en un día, pero Arlene sabía qué debía buscar.

Todo es uno. Uno es todo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Dom Feb 28, 2016 1:55 pm

Aunque Larxene no le devolvió el abrazo, Arlene continuo estrujándola unos cuantos segundos mas, tan asustada, y tan aterrada por no entender lo que sucedió... que si no se hecho a llorar, fue porque escucho la voz de su amiga, en un débil tartamudeo. ''¿U-Uh? ¿Te ocurre algo...? ¿Sigues mareada?'' Cuestiono, separándose de ella, para así poder limpiarse las lagrimas con la manga, echándole un vistazo completo a Larxene. ''... ... Estas pálida. Y tus ojos están muy irritados...'' Le musito, posando el dorso de la mano en su frente, en su mejilla, y en su cuello, tomándole varias veces la temperatura, deteniéndose cuando la oyó realizar aquel pedido, al que Arlene inmediatamente asintió. ''Tienes mucha fiebre... ¡Te llevare a un asiento! Necesitas reposar, y beber algo ya.'' Con cuidado de no hacerle daño, sus manos apartaron cuidadosamente el libro, tomando a Larxene del brazo, levantándola del suelo. Um... Le habría gustado bajarla al piso inferior, en donde estaba el fuego, pero dada su condición, y el riesgo que existía a que tropezase con los escalones, la oyente opto por sentarla en una de las sillas de arriba, aunque no sin antes retirar el mantel de la mesa, sacudirlo, y colocárselo a Larxene encima, con tal de cubrirla con algo. Luego, sin perder ni un segundo, Arlene salio disparada escaleras abajo, marchándose de la Biblioteca, regresando al minuto con una jarra de agua en mano, que poco a poco le hizo beber a Larxene, pues la pobre estaba aturdida, como en otro mundo...

''Humph...'' Arlene termino por sentarse junto a ella, apoyando los brazos sobre la mesa, y la cabeza sobre los brazos, tratando y tratando de hallar una respuesta a la condición de su amiga, ... sin mucho éxito. Su memoria no le decía nada, y por mas que intentase recordar casos similares, algo que hubiese visto o leído en el pasado, lo que mostraba Larxene simplemente no tenia sentido. ¿Enfermarse así de rápido? ¿Decaer en una intensa fiebre tan deprisa? ''... Uh...'' No estaba segura. No estaba segura de nada. ¡Ni siquiera de lo que debía hacer! Por un lado, su instinto le decía que un libro de medicina no le daría las respuestas que necesitaban. Y por el otro, la opción de avisar a uno de los Generales, le resultaba insuficiente. ... ... ¡¿Pero por que?! Si era una afección del cuerpo, Cool o Leaf sabrían solucionarla. Y si era algo diferente, Shura u Olsh hallarían una respuesta mucho mas rápido de lo que ella haría jamas. ... ¿Por que dudaba tanto, entonces...? ¿Por que...?

...

"Léeme... el maldito libro."

''.....'' ... Tal vez Larxene murmuro aquello en voz baja, pero la tosquedad de la frase basto para que Arlene escuchase a la primera, levantando su mirada de entre sus manos, quedando... desconcertada. Como si esa fuese la solución que estaba esperando.  

"Por... favor."

''... ... ...'' Seguía dudosa, claro. Con muchas preguntas, que por el bien de Larxene, y del de ella misma, necesitaba contestar. Y puede, que por ese preciso motivo, por la... obligación de hallar respuestas... Arlene parpadease sus ojos, mirase a Larxene unos segundos, y tras sacudir con brusquedad su cabeza... ''... ... .......... De acuerdo.'' ... asintiese sin mas. ''Espera ahí.'' Levantándose de la silla, directa a por el libro.

Antes no exagero al pedirle ayuda a Larxene. Ese libro... ese condenado libro pesaba demasiado, y mas para una persona como ella, cuyo endeble físico apenas estaba acostumbrado a esfuerzos de ese tipo. Solo el agarrarlo y levantarlo del suelo le costo a Arlene numerosos gruñidos, tratando de que no se le resbalase, oprimiéndolo contra si misma. Aun así, a base de pasos cortos, motivada por el deseo de ayudar a su amiga, la oyente logro por fin dejarlo sobre la mesa. En un impacto seco, que por poco rompe las patas, ... o la tabla entera.
''Uf... Uf...'' No obstante, el trabajo aun no estaba acabado, y tras recobrar su aliento, Arlene salio corriendo escaleras abajo, rumbo a las estanterías inferiores. Allí, rebusco fuera de la atencion de Larxene, regresando al poco rato con unos cuantos libros bajo el brazo, que en forma de montaña, dejo también sobre la mesa. Por ultimo, su atencion se dirigió al estante principal de ese mismo piso, y tras pasar la vista un par de veces, la chica tomo uno de los pergaminos que sobresalía desde el lateral, extendiéndolo en el escritorio, sentándose de una vez. ''¡Muy bien...! Con esto debería estar todo. Y si falta algo, iré a buscarlo. Y si no esta aquí... ¡Se lo pediré a Olsh, demonios! ¡Pero no me rendiré hasta haberlo solucionado!''

En lo que Arlene se ocupaba de retirar las cintas de cuero, y abrir el misterioso tomo, Larxene pudo observar de reojo varios de los ejemplares que ella trajo. La mayoría, diccionarios de distintas lenguas. Griego, Latín, Egipcio Antiguo... Aunque también supo reconocer algunas enciclopedias, recopilaciones de mapas, libros de historia antigua, e incluso uno de filosofía. Sin embargo, aquello que mas llamó su aturdida atencion, y con razón, ... fue aquel pergamino. Su contenido, pese a ser simple, destacaba por el tamaño de sus trece lineas principales. Oraciones sencillas... fáciles de leer... ... y que aún con todo, retumbaron en su cabeza como la primera vez que las escucho.

''Lo que digo no es ficticio, sino digno de crédito y cierto.''

''Lo que está más abajo es como lo que está arriba, y lo que está arriba es como lo que está abajo.
Actúan para cumplir los prodigios del Uno.''


''Como todas las cosas fueron creadas por la Palabra del Ser, así todas las cosas fueron creadas a imagen del Uno.''

''Su padre es el Sol y su madre la Luna. El Viento lo lleva en su vientre. Su nodriza es la Tierra.''

''Es el padre de la Perfección en el mundo entero.''

''Su poder es fuerte si se transforma en Tierra.''

''Separa la Tierra del Fuego, lo sutil de lo burdo, pero sé prudente y circunspecto cuando lo hagas.''

''Usa tu mente por completo y sube de la Tierra al Cielo.
Luego, nuevamente desciende a la Tierra y combina los poderes de lo que está arriba y lo que está abajo.
Así ganarás gloria en el mundo entero, y la oscuridad saldrá de ti de una vez.''


''Esto tiene más virtud que la Virtud misma, porque controla todas las cosas sutiles y penetra en todas las cosas sólidas.''

''Éste es el modo en que el mundo fue creado.''

''Éste es el origen de los prodigios que se hallan aquí, y se han llevado a cabo.''

''Esto es por lo que soy llamado Hermes Trismegisto, porque poseo las tres partes de la filosofía cósmica''

''Lo que tuve que decir sobre el funcionamiento del Sol ha concluido.''


... ... ... ... ... ... ...


''... Este libro es raro.'' Dijo de pronto Arlene, sacando sin querer a su amiga de otro pozo sin fondo. ''Muy, muy raro...'' Al parecer, en lo que Larxene miro el pergamino, ella ya había abierto el libro y comenzado a echarle un vistazo, pasando hoja tras hoja, pagina por pagina... provocando un sonido, que a oídos de Larxene... sonaba idéntico a las agujas de un pesado reloj. ... ... Aunque posiblemente era solo su imaginación, pues su compañera parecía estar absorta en lo que leía, no en lo que escuchaba.

''Hmmm... Ya sospechaba que vendría escrito en distintos idiomas. Es lo usual con libros así de viejos. ... Pero es que en este... ¡Las lenguas están mezcladas! Por ejemplo... ¡Aquí!'' Señalando con el dedo, apunto a un párrafo en el centro de la pagina. ''Sin entenderlo muy bien, puedo distinguir palabras en egipcio, mezcladas con latín, árabe, y... ¿Que idioma es este? ... Creo que Sumerio. Luego lo comprobare... ¡Pero eso! Que junta y mezcla palabras con otras. ¡Que no están ni en el mismo dialecto...! ... Ugh... Hermes debió buscar adrede que los demás no entendiesen su obra. O que solo los mas locos requetelocos lo hiciesen... ... ... ¡Heh! Menos mal que nosotros somos de esas, ¿Eh? ¡Jeje...!'' Y quitando peso al problema, Arlene le dio un ligero codazo en el hombro a su amiga, muy suave, tratando de por lo menos darle ánimos. ''¡No te preocupes, Larxene! Me dejare los codos y la vista, ¡Pero descubriré lo que pone! ... ... Uhm, no obstante, no podre de traducirlo palabra por palabra. ... ¡O sea! ¡Te daré una buena traducción, bien explicada y acertada...! Pero no sera literal. Eso... me resultaría imposible. Al menos si lo tengo que hacer rápido...'' Una condición indispensable, dado el estado de Larxene...

Así que, con diccionarios en mano, y la enciclopedia al lado para no perderse detalle, la chica comenzó a echar una búsqueda completa por todo el libro. Hojeando las paginas de arriba a abajo, guiándose con las palabras que Larxene le trajo: 'Todo es uno, Uno es Todo'. Frase simple, que se hacia difícil de localizar entre tanto texto e imagen ilustrativa... Pero que aun así, Arlene escudriño hasta la saciedad, marcando las paginas que la contuviesen, avanzando hasta el final del libro, para luego volver a empezar, no queriendo dejarse nada....... Y después de por lo menos diez minutos, que a ambas muchachas se le hicieron eternos... Arlene soltó un largo suspiro, y miro a su compañera, sonriendo un poquito.

''He encontrado una parte que habla abiertamente del lema. ... ¡Pero buf...! Esta dividida en siete fragmentos.'' Le informo, señalando con el dedo los diferentes muros de texto, repartidos por las distintas paginas. ''Son llamados Leyes, cada una basada en un principio filosófico distinto. ... ... Como no están ordenadas, deberás decirme cual prefieres que lea primero, y así sucesivamente. ... Ummmm... Iré traduciendo los títulos, para que puedas hacerte una idea.'' Y sin perder ni un segundo, Arlene agarro un boli, una hoja, y comenzó a escribir las lineas de introducción, que nada mas acabar, le paso a Larxene, para que al menos tratase de echarles un vistazo...

Citación :
Primera Ley Universal: Principio del Mentalismo, Ley de Afinidad. "El Todo es Mente. El Universo es Mental"

Segunda Ley Universal: Principio de Correspondencia. "Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba"

Tercera Ley Universal: Principio de Rotación. "Nada está inmóvil, todo se mueve; todo gira.''

Cuarta Ley Universal: Principio de Polaridad. ''Todo es doble, todo tiene dos polos.''

Quinta Ley Universal: Principio del Ritmo. ''Todo asciende y desciende, todo se mueve como un péndulo''

Sexta Ley Universal: Principio de Causa y Efecto. ''Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa''

Séptima Ley Universal: Principio de Simetría. ''Todo tiene su principio positivo y negativo.''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Antinomy

avatar

Mensajes : 11
Experiencia : 12
Fecha de inscripción : 25/02/2016

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Dom Feb 28, 2016 1:56 pm


//Memorias de Larxene//


Arlene tal vez veía y sentía el malestar físico de Larxene, representado como fiebre intensa, rojez en los ojos, y una palidez tan grave, que hasta sus labios habían cambiado un poco de color. ... Pero nada de esto era comparable a lo que sucedía en el interior de su cabeza, y ahí, Arlene poco o nada podía hacer para ayudar. Era como una herida, una grieta abierta en lo mas hondo de su mente, que desparramaba imágenes y sonidos. Recuerdos lejanos, recuerdos olvidados, recuerdos aprisionados... que ahora trataban de escapar la vez por esa pequeña grieta, provocando un malestar enorme en ella. Tal y como si su cabeza fuese a reventar...

No obstante, tras el shock inicial, Larxene comenzó a ser capaz de equilibrar su balanza interna. Seguía doliendo, si, y costando mucho, pero al menos ahora, sus sentidos eran capaces de convivir en ambas realidades. La del interior de su cabeza, y la del exterior. Podía escuchar a Arlene, sentir su tacto, y hasta vislumbrar su figura... Pero la mayor parte de su visión se hallaba invadida por una imagen totalmente distinta. Una, tan inflexible, que por mas que moviese su cabeza, o cerrase y abriese los ojos, no cambiaba en lo mas mínimo. Al contrario, reaccionaba a lo que ella hacia, como si realmente, estuviese en ese sitio. Giraba la mirada, y observaba otro rincón. Cerraba los ojos, y notaba el aire penetrar su piel. Volvía a abrirlos, y todos los pasillos, todas las estanterías, todos esos libros... ... Seguían ahí.

En esa enorme biblioteca.

Era... era gigantesca. Realmente colosal. Tanto, que no es que dejara en ridiculo a la que los Sin Nombre poseían, si no que directamente... no tenia ningún sentido. ¿Quien en su sano juicio...? Fuese una persona, un grupo, una secta, una organización, o hasta una nación, ¿... Iba a necesitar tantos libros? ¿Quien podría permitírselo? Tener el 『TIEMPO』 para ordenarlos, para colocarlos, o simplemente... ¡Para leerlos! ... Pero ahí estaban. Apilados uno encima de otro, en enormes estantes, que en ancho y altura, podían medir lo mismo que algunos edificios modernos. ... De hecho, por mas que mirase hacia arriba, era incapaz de ver donde acababan. Aunque esto no era culpa de la altura, si no de la extraña penumbra que cubría la zona. En lo alto, como nubes negras. Y en el suelo que ella pisaba, como una niebla purpura que emergía desde cada rincón... desde cada sección... desde cada pasillo... De esa prácticamente infinita librería.

¿Por que estaba ella allí? ¿Por que de golpe había aparecido en ese sitio? ¿Es que era parte de un recuerdo perdido? ¿De un lugar al que visito? Y que ahora... ¿Trataba de recordar? Tal vez el desencadenante fue la propia biblioteca de los Sin Nombre. Plantarse en medio de ella, la hizo rememorar la vez que estuvo en esta. ... ¿Pero de veras era tan simple? Porque de ser así, había visto muchas otras bibliotecas en su vida. La del Padre Aleizer, la del Pueblo, la de la gran ciudad, o incluso en las ruinas que visitaba para llevarse tesoros. ¿Por que ninguna de esas veces sucedió nada, y ahora así?


... Si... Tal vez ese era el motivo. Desde que el anciano le hizo aquello, fuese lo que fuese, su mente no habia parado de explotar por cada pequeño detalle que se colaba. Así que debía ser su culpa, y de su maldito libro, y de esos extraños sellos que siempre le lanzaba de frente. ¿Verdad?

... ... ... ... ¿Verdad?




... No. No. No. No. Simplemente. NO. Esa seria la respuesta fácil. La contestación sencilla. Que posiblemente un simplon tomaría como correcta. ... ... Pero ella no era eso. Ella era ESPECIAL.

Todo el mundo se lo decía.

Desde pequeña. Todo el mundo se lo decía.

Siempre. El mismo adjetivo. El mas usado con ella.


Oh, si. Claro. Una niña muy mona, encantadora, ... un poco avispada, ... un poco revoltosa, pero siempre, siempre, Especial. Especial era como su segundo nombre. Aquello que mas la definía. Exacto... Si... Claro... Por supuesto... Obviamente... Nadie lo dudaba... Todos lo decían... Todos lo pensaban... Ella lo sabia...




Y a ese hombre le encantaba repetírselo.

... ... ...

... ...

...

... ...

... ... ...

... ...

...

... ...

... ... ...

...

... ...

... ... ...




... ¿Por que estaba ahí? ... ¿Que motivo tuvo...? ¿Para bajar hasta ahí?

No se sentía como ella misma. Pero al mismo tiempo, era ella misma. La misma y fantástica Larxene Ba͏҉͏̕l̴̡҉̛l͘͟͟͡a̸͢d̷̛͠. Solo que mas endeble y mas bajita... Como una niña. Una niña curiosa a la que le habían dicho que no entrase por esa puerta. Que no bajase por esas escaleras. Que no cruzase el pasillo. Y que por su propia seguridad, no entrase en la biblioteca. Porque era demasiado joven para entrar. Porque era demasiado frágil para entrar. ... Porque aun no estaba lista para entrar...

Recordaba que una voz femenina, firme pero placida le aconsejaba. ''No bajes, podrías perderte.'' Y que otra voz femenina, cautelosa pero agradable le advertía. ''Hay monstruos allí abajo, es peligroso.'' ... Y ambas voces eran guardadas con enorme respeto en sus memorias. No sabia porque. No llegaba a discernir la superficie del sentimiento. Pero así era. Las obedecía. Porque... ... porque... ... ... ... ¿Las apreciaba?

Pero aun así, ella bajo. No porque quisiese desobedecer. Ni porque fuese una inconsciente. Ni porque fuese una temeraria. ... Aunque no negaría que siempre le encanto perderse y explorar las largas secciones del [REDACTED]. Pero no en esta ocasión. Su curiosidad, no venia ligada a la imprudencia. Si no a un hecho. Un factor irrefutable. Que ninguna de las advertencias que le hicieron, ni tampoco el temor a que algo saliese mal, la hecho para atrás.

Incluso después de estar una hora dando vueltas por pasillos irreconocibles entre si.

Incluso después de estar una hora sintiéndose observada desde los oscuros rincones de la niebla.

Incluso después de estar una hora avanzando sin saber a donde ir.


... ... ... ...

Incluso después de estar una hora avanzando sin saber a donde ir.

Incluso después de estar una hora avanzando
SABIENDO  a donde tenia que ir.


... ¿Pero a donde? ¿A donde se suponía que tenia que ir? ... ... Su yo de aquel entonces deberia saberlo. Esa lo sabría todo. ¿Pero ella? ¿Su yo de ahora? No sabia nada. Ni siquiera su autentico nombre y apellido. ... Y eso era realmente frustrante. No obstante, tampoco era su culpa. Ni lo fue cuando perdió sus recuerdos, ni lo era ahora, siendo incapaz de acceder a ellos. Al fin y al cabo, su mente era, en estos momentos, como un ordenador procesando demasiada información. Entre lo que Arlene le contaba y enseñaba. Entre lo que veía en la biblioteca. Entre lo mucho que se esforzaba por cavar mas hondo.

Se estaba sobrecargando.

Así que la solución era obvia.


... Necesitaba abrir mas esa herida en su mente.

... ... ...

Viendo ese libro, observando su portada, Larxene sufrió un colapso y una reacción que solo podría catalogarse de alérgica. ... Dudaba que su mente volviese a repetir lo mismo si miraba otra vez la portada. Así que necesitaba algo de mayor intensidad. ... Como lo que acababa de ofrecerle Arlene, por ejemplo. Eso debía ser filosofía de la dura. Y encima, escrita por el viejales en persona. ... ... Aunque no podía estar segura. No podía estar segura de nada. Ni siquiera, que todo eso que estaba sufriendo, no iba a terminar matándola. ... De verdad que se sentía fatal. Física, y psicológicamente.

¿Pero de verdad iba a rendirse ahora? ¿Tan cerca de obtener algo útil? ¿Una autentica respuesta? ¿Y no mas cháchara como la que ofrecía Padre? ... ... No. Nadie mas si no ella (y Arlene) tenían las riendas de la situación ahora mismo. No dependía del anciano y de su bola de cristal. Si no de cuanto estuviese dispuesto a arriesgar.

Y tampoco era muy distinto a como había vivido toda su vida.
... Al menos, la que recordaba como vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Feb 29, 2016 2:15 pm

{THIS IS SO FUCKING EPIC}

"Biblioteca. Hay que abrir más esa grieta." murmuraba Larxene, sin darse cuenta de que pensaba en voz alta. "Pero las voces. ¿Por qué...? ¿Quiénes...? Mareos. Dolor. ¡Mi cabeza!" gritó, llevándose las manos a la cabeza. Dolía, dolía dolía. Era igual que cuando inhaló aquella energía oscura. Un dolor en la propia esencia de su misma existencia. ¿¡Pero por qué!? ¡Tenía el maldito traje puesto! ¡TENÍA EL MALDITO TRAJE PUESTO! "¡AAAAAH! ¡AAAGHH!"

La voz y caricia de Arlene la serenó. No escuchó nada de lo que le dijo, pero oir su voz fue suficiente para sacarla de la desesperación. Respiró profundamente. "...No me he enterado de lo último que has dicho pero gracias." le dijo {LOL}. "De verdad, aprecio tu ayuda, te necesito ahora más que nunca y me estás ayudando un montón..."

"¿Puedes leerme el principio del ritmo?" pidió. "La quinta ley. Pero antes... antes... aquí..." casi como si estuviera con el oculus rift ciega, pero mirando y buscando, como si apenas pudiera ver pero viera, palpó la mesa, tocó el pergamino y lo señaló. "Háblame de esto. ¿Quién es el Uno del que tanto habla? A imagen del uno... prodigios del uno... Tiene que haber una definición filosófica, no quiero la religiosa..."

Y lentamente, llevó su mano de vuelta a su cabeza, volvió a murmurar para sí... "Especial... especial... No es un piropo, tiene significado. ¿Qué significa? Agh... ¿Por qué bajé si no quería desobedecer? ¿Por qué habría de obedecer? ¿Qué he olvidado que antes sabía? Duele..."

{ }
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Mar Mar 01, 2016 4:39 pm

''Uhmmm... De nada... No soporto que es estés así de mal... Lo mínimo que puedo hacer es ayudarte... ... Incluso si no entiendo muy bien como...'' Respondió Arlene, con voz un tanto insegura, aunque sin apartar los ojos del material que tenia sobre la mesa. Al fin y al cabo, ella tampoco se sentía muy bien. La confusión, el desconcierto, y los numerosos interrogantes, habían llevado su entereza emocional al limite del colapso, quedando bastante trastocada. Por fortuna, trabajar con ese libro era igual de complicado, y esto mantenía su cabeza entretenida con algo en lo que pensar. ... No obstante, eso no significaba que estuviese ignorando a Larxene. Al contrario, la escuchaba, tanto para lo bueno, como para lo malo. Como para lo racional, como para lo irracional... Las reacciones que salían de ella, sus quejidos y gritos de dolor, las palabras que se decía a si misma, y todas esas cuestiones, todos esos detalles que se le escapaban, y que Arlene no sabia como tomarse... ... Pero aun así, aun si de vez en cuando temblaba un poquito por el susto, la oyente continuó su trabajo. Y sin rechistar ni poner peros, asintió a la petición que su amiga le lanzo, tomando el pergamino.

''Como todas las cosas fueron creadas por la Palabra del Ser... Así todas las cosas fueron creadas a imagen del Uno...'' Recito ella, leyendo la oración varias veces, para luego dirigir su mirada a uno de los libros de su derecha, abriéndolo, revisando unas cuantas paginas, y finalmente, asintiendo con la cabeza, mirando a los ojos a Larxene, ... pero no de frente. ''... Hmmm... Es un tema difícil de explicar. Pese a que el texto lleva traducido muchos siglos, su significado real es aún un misterio... La inmensa mayoría de obras escritas por Hermes Trismegisto lo son, sin embargo, esta es de las mas enigmáticas, pues dependiendo de como la leas, puedes interpretar lo que propone de maneras muy distintas.'' Le explico, paseando la vista por otro de los libros, tratando de asegurar su aclaración antes de continuar. ''Por ejemplo... es fácil tomarse el texto como una descripción literal de como el mundo, el universo, y todo lo que existe, fue creado. Pues varias oraciones parecen hablar sobre el tema de manera muy directa. ... Sin embargo, pensándolo un poco, también puede verse como una alegoría a las personas, al ser individual, y de como su existencia puede afectar hasta a la mayor de las creaciones.''

''Lo mismo sucede con el 'Uno'... ¿Pues que es el 'Uno' para nosotros? Las religiones, te hablarían de Dios, del Creador...; Los Espiritistas, que se trata del punto en el que todo conecta, y todo surge...; La Ciencia, trataría de verlo como el origen, sea de la vida, sea de la materia...; ... Y bajo la filosofía de Hermes, el 'Uno' es usado constantemente en lo externo, pero también en lo interno. Es su definición para explicar que el Uno individual, es igual al Uno universal. Pues ambos no suponen diferencia del otro.''

Arlene bajo la mirada hacia el broche de su uniforme, tomándolo con la mano, y retirando, dejando sobre la mesa ese Medallón que siempre llevaba consigo, la copia del Medallon del Todo... ''Míralo bajo la filosofía de los Sin Nombre. Que es bastante similar a la que Hermes escribió en su tiempo.''

''Todos, independientemente de nuestro genero, raza, cultura, o ideología, estamos hechos de los cinco elementos. Nuestra sangre tiene Agua, nuestra carne tiene Tierra, nuestros pulmones se llenan de Viento, nuestra temperatura se rige por el Fuego, y nuestros nervios conducen Electricidad. A si mismo, requerimos Luz y Oscuridad, tanto en lo externo, como en lo interno, para mantener un equilibrio favorable que nos permita seguir viviendo. Al dormir necesitamos la noche... Al despertar necesitamos el día...'' Explico, pasando su dedo por el sello del medallón, tocando cada elemento que mencionaba. ''Por tanto, nosotros, controlamos los elementos, y estos nos forman a nosotros. Incluso si nos especializáramos en uno solo, los demás nos acompañan. Pues no existe diferencia entre ellos... Son uno solo. Y por eso existe el Medallón del Todo, y por eso Koyasu es es su Elegido. Pero hasta él, poseyendo todo el poder de los demas Generales, sigue siendo Uno mas. Haciendo de los Sin Nombre un Todo indiscutible...''

Parando por un momento, la oyente comenzó a pasar varias hojas de la enciclopedia, rápidamente, como si buscase algo concreto... Algo que le llevo dos minutos localizar, pero que en cuanto lo vio, se detuvo en seco, extendiendo bien la pagina, para así mostrarle a Larxene la imagen central.




... ... ... ... ...




''Hermes fue un hombre extraño, ¿Sabes?'' Empezó a hablar ella otra vez, revisando ahora el tomo principal, explicando de mientras. ''No solo porque apenas se sabe nada de su vida, de su historia, o de como era en realidad... Si no porque con lo poco que se conoce, da la impresión... de que fue adrede. Que él no quería que la historia recordase nada sobre su persona. Solo sus obras, solo la filosofía que dejo detrás. Incluso su nombre, Hermes Trismegisto, es mas un titulo que un nombre de nacimiento. 'Hermes' era el Dios Griego del conocimiento, cuyo paralelo Egipcio era Toth, al que también se suele consagrar con él. ... Hasta el punto, de que cuesta decir quien precedió a quien... ... Y en cuanto a 'Trismegisto', en griego significa 'El Tres veces grande'. Un calificativo bastante... acertado, dado su papel...''

Cuando Arlene comenzó a hablar de Hermes, el paso de las paginas se acelero un poco, del mismo modo que lo hizo ese sonido de agujas del reloj que Larxene escuchaba, provocando que su mente le jugase otra mala pasada, tratando de igualar el ritmo acelerando su propia respiración...

''Aproximadamente hace diez mil años, Hermes, junto a sus cuatro seguidores, inventaron la magia. ... O mas bien, el sistema mágico que se utiliza hoy en día. Emplear el mana que genera nuestra alma, enfocarlo en un hechizo imaginado en nuestra mente, y luego proyectarlo, haciendo la idea realidad. ... Antes de Hermes, la magia no funcionaba así. Para empezar, no todos podían usarla, pues nadie era capaz de comprenderla. O nacías con un don sobrenatural, o eras bendecido, fuese por Divinidades o Espíritus, ya que estos han sido desde siempre, los únicos capaces de utilizar la magia como algo natural. ... ... Por supuesto, también existían aquellos que inventaron técnicas, cuyo uso era similar a la hechicería, pero basados en canalizar los elementos del ambiente. Por ejemplo... Cierto arte marcial conocido como... Hamon, precede por varios milenios a la sabiduría de Hermes. ... ... Pero no fue hasta que este apareció, cuando la hechicería en verdad tomo el rumbo que tu y yo conocemos.''

... No era agradable. Habían momentos en que a Larxene le costaba tragar tanto aire, y su garganta, incapaz de toser por el estado en el que se hallaba su cuerpo, comenzaba a asfixiarse. Necesitando contener la respiración. Necesitando... calmarse. Pues si se ponía nerviosa, aquello empeoraría. ... ... Pero era tan dificil... tan dificil no exaltarse... ... El tic tac la estaba volviendo loca. Y ya no podía estar segura de que si era Arlene la que no dejaba de pasar paginas cada vez mas deprisa, o que su propia percepción se distorsionaba mas, y mas, y mas, y mas...

''Cuesta separar la ficción de lo real en un hombre que vivió hace tanto tiempo. Pero todos los relatos concuerdan en que Hermes, de algún modo que se desconoce, tomo el conocimiento directamente de los Dioses. Lo disecciono, le dio forma, y lo moldeo para que los mortales pudiesen comprenderlo y utilizarlo. Esto dio pie a que la magia se volviese una ciencia mas. Algo que pudiese ser estudiado y mejorado. De ahí, que Hermes Trismegisto sea considerado el primer alquimista de la historia. Y una figura paterna para el conocimiento universal... Su trabajo, permitió que los mortales tocasen el Reino de los Dioses, como algunos estudiosos afirman. Acercarse a ellos. Comprenderlos. Y ultimadamente... ... Igualarlos. Acto que desemboco en el alejamiento. Dado que los mortales ya no dependían de Espíritus Divinos, que sin seguidores a los que aferrarse, terminaron desapareciendo uno por uno... Dejando a la inmensa mayoría de Religiones, en un segundo plano.''

... ... ... ....................

''El mundo 『ACELERÓ』 gracias a Hermes... ... Aunque cuesta decir si exactamente para bien.''

... ... ...

... ...

... Y Arlene se detuvo. Por fin. Parando de hablar... Parando de pasar paginas. No habiendo sido consciente de nada de lo que a su amiga le sucedió, como si su atencion hubiese sido tragada por el libro... Al cual continuo mirando, quieta, y con la vista perdida, en esa única hoja. Parpadeando un poco los ojos. Moviendo ligeramente los labios. Y al final, volviendo a mirar a Larxene. ... Tranquila. Extremadamente tranquila.

''... Este libro es tan extraño... Es como si las paginas cambiasen de sitio cada vez que las miro. Y a veces, hasta aparecen nuevas hojas, nuevos párrafos e imágenes. ... ... ... Jajaja... O puede que me lo este imaginando, y en verdad necesitaba dormir un poco mas.'' Comento, con una muy simple ironía, que desemboco en ella apartando el pergamino y las enciclopedias, acercando en su lugar los diccionarios, abriéndolos uno por uno. ''Bueno... ¿Entonces quieres que traduzca la Quinta Ley? Tal vez tarde un poquito, así que te recomiendo que descanses la vista, o bebas un poco de agua. ... Se te ve seca.'' Y sin decir nada mas, Arlene procedió a centrar toda su atencion en el texto, tomando un bolígrafo, y unas cuantas hojas de papel que se trajo del piso inferior, empezando la traducción, escribiendo a toda prisa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Vie Mar 04, 2016 1:23 am

Prestó atención a las palabras de Arlene, aunque era difícil asimilar tanta información y tan densa. Prestó atención a todos los datos que podía, incluso la pequeña 'broma' de Arlene sobre la extrañez del libro. Respondió con un ademán a la invitación de Arlene de que se tomara un poco de agua. "La quinta ley, sí. Nah, no necesit...COF COF" Efectivamente, tenía la garganta seca, detalle que se había dado cuenta antes Arlene que la propia Larxene. Obedeció y se tragó un poco de agua.  

"El Gato de Schrödinger." acabó finalmente por responder a Larxene. "No está vivo ni muerto hasta que lo observas, sus estados se superponen. El observador condiciona aquello que observa. El viejo... Hermes conocía la física cuántica antes siquiera de que se teorizase. El libro está escrito en varios idiomas para obligar a aquel que lo lee a una lectura lenta y pausada, frase por frase, palabra por palabra. Los contenidos están dispersos entre los capítulos para obligar al investigador a no leerlo desde el principio hasta el final, sino teniendo que intercalar. Es como un libro de Elige tu Propia Aventura. No, mejor aún, es como surfear por TVTroopes. Un concepto te lleva a otro concepto, y en ese nuevo concepto encuentras datos que puede que te interesen más que el primero, y acaba uno perdiéndo el sentido de su investigación. Y eso solo con el contenido, con la forma pasa lo mismo, necesitas diccionarios, las palabras escogidas para escribirlo fueron intencionadamente ambiguas.

Múltiples realidades, múltiples significados, múltiples interpretaciones. Múltiples observadores que condicionan un escrito que dice distintas cosas según quién lo lea. La temática: las propias bases, leyes, magias y conceptos de la existencia, de forma no científica sino filosófico-religioso. Formando una obra capaz de perdurar por todos los tiempos, válida para todos los tiempos, válida para todas las realidades. Y estoy segura de que para el colmo de todos los colmos esa cosa está encantada.

El tío este es... era un genio muy enfermo."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Mar 14, 2016 8:39 pm

Aunque Arlene se encontraba atenta al escrito, no falto interés al comentario de Larxene, cuya profundidad y razón hasta la sorprendieron un poquito, levantando los ojos. ''Es una forma un tanto... peculiar de explicarlo, Jeje... Pero si. Exactamente es eso.'' Afirmó, asintiendo con la cabeza, con una corta sonrisa. ''Hermes, y por extension, los otros Cuatro Sabios, son considerados pioneros en muchos campos, de los que ni siquiera se tenia autentica constancia cuando ellos los trataron. Poseían un conocimiento, un saber, y una intuición de como funcionaba el Universo, que aun hoy en día, con toda nuestra tecnología, vacilamos en comprender. ... Y ni siquiera es un caso comparable al de los Antiguos, donde una civilización entera creció y evoluciono, pero que luego decayó, perdiéndose todos su avances. Aquí, fueron tan solo ellos cinco. Cinco figuras, que por algún motivo, se reunieron hace diez mil años, e inventaron todo lo que había que inventar... Casi... Casi como si ya supiesen de antemano que debían hacerlo. ... Como si ni siquiera perteneciesen a la época que les toco vivir...'' Bajando la voz hacia el final de su alegato, Arlene medito por unos segundos, escribiendo a su vez unas cuantas lineas del libro. ''Pero bueno... Supongo que tampoco es tan extraño, ¿Verdad? Muchos científicos, filósofos, o investigadores, han sido adelantados a su era. Con pensamientos que se salían de lo común para sus civilizaciones y culturas. Hermes y los Cuatro Sabios, no serian muy distintos a esto. Simplemente eran mas inteligentes que el resto. Y si a eso le sumas la cantidad de información que se llevaron consigo... normal que a los Magos y Alquimistas les atraiga tanto el tema. ... ... Aunque para lo que respecta a nosotras, todo lo que necesitamos, debería estar aquí mismo. Así que no te preocupes. Ya esta casi listo.''

Tal vez le llevo unos pocos minutos mas, pero finalmente, Arlene aparto el bolígrafo del papel, revisándolo con atencion, no queriendo dejarse ni un error en su traducción. Y tras desviar la mirada, tachar algunas lineas, y sonreír ante otras, la chica suspiró relajada, y tendió la hoja sobre la mesa, ... aunque no sin antes observar a su amiga, asegurándose de que se encontraba 'bien'. ''Como ya te explique, no es una transcripción literal, si no una versión limpia y resumida. La original esta cargada de muchas palabras que los diccionarios no me aclaran... Pero que como tu has dicho, posiblemente solo estén para concentrar al lector. Por lo tanto, no te preocupes, todo cuanto ha de saberse, se encuentra traducido... ... Así que... ¡Ahí voy!'' Tomando una buena bocanada de aire, masajeandose la garganta, la Oyente concentro su vista en el papel... Comenzando la lectura.


Quinta Ley Universal:

''Todo fluye y refluye; todo tiene periodos de avance y retroceso; todo asciende y desciende; todo se mueve como un Péndulo. La medida de un movimiento hacia la derecha, es siempre la misma hacia la izquierda. El ritmo compensa. Pues así equilibra.

Nada se mantiene eternamente en el mismo estado, pues todo cumple un ciclo. A todo periodo de actividad, le sigue otro de descanso.

En todos los planos, y en todos los elementos que los componen, se cumple de forma irreversible esta ley. Al día le sigue la noche; Al cálido verano, le sigue al gélido invierno. Y a la viva primera, el marchito otoño; Las plantas que dan sus frutos, flores y hojas, avanzan a una etapa de reposo, para luego volver a florecer. Todo cuanto existe, ha existido, y existirá. Vivo o inerte. Palpable o etéreo. Todo nace, entra en una etapa de evolución, y en cierto punto empieza a declinar hasta que muere. Los soles nacen, crecen, llegan a la cumbre de su poder, y empieza el proceso de retrogresión. Las galaxias giran, se agrandan, avanzan por el vacío espacial, y terminan colapsando por su propia gravedad. ... Los universos se crean, aceleran, aceleran, aceleran,
『ACELERAN』, mueren, y regresan a su punto original.

Estos son los grandes ritmos, pero el Principio es visible tanto en el macrocosmos como en el microcosmos. El Destino aferra nuestras vidas al mismo principio. Un periodo de sufrimiento, traerá irremediablemente uno de alegría. Vivir un largo periodo de felicidad, desembocara en una etapa de sufrimiento de magnitud similar. Una existencia basada solo en lo uno, conducirá a otra carente de ello.

El conocimiento de esta ley hace que podamos neutralizarla, eliminando cualquier posible movimiento. Aunque esto resultara en un equilibrio nulo y hueco, que a la larga vaciara nuestra consciencia, liberándola del Péndulo, pero también de toda humanidad. La única alternativa al Destino es la Inexistencia. Del mismo modo que la única alternativa al Universo, es la Nada.''




...


...


...


...


... ... ... ... ....


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Antinomy

avatar

Mensajes : 11
Experiencia : 12
Fecha de inscripción : 25/02/2016

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Mar 14, 2016 8:40 pm


//Miedos de Larxene//


No se equivocó en su conjetura, pues a medida que escuchaba a su amiga leer ese texto, ese texto que en principio no parecía tan extraño ni complicado... Su mente comenzó a tambalearse. Y ella lo sintió casi de inmediato. Podía hasta palparlo. Olerlo. Degustarlo en la punta de su reseca lengua. Haciendo de lo de antes un mero aperitivo, viniendo ahora el autentico almuerzo... el dolor de la realidad. Como estirar una herida ya abierta, solo que la sangre era sustituida por luces, flashes... y el dolor carnal, por una presión en el interior de su cabeza dificil de describir. Ni siquiera era físico. Solo... mental, espiritual, emocional... Mas profundo de lo usual. Mas virulento y toxico, que lo que ella experimentaba usualmente. ... No era como un corte en la pierna, ni una flecha clavada, ni un golpe en la frente, ni una fractura de hueso, ni una rotura de nariz... Tal vez por eso era tan molesto, porque no estaba acostumbrada. Porque no lograba aferrarse a la familiaridad, ni siquiera a aquella escena en la Playa Oscura, pues esto venia de adentro, de muy adentro. ... No obstante, Larxene lo sabia. Y lo sabia demasiado bien. Pues por mas que no reconociese esa aflicción, el sentimiento de detestarla, repudiarla, e incluso temerla, se hallaba gravado a fuego en sus recuerdos. Incluso en aquellos superficiales. Mas cercanos.

Porque siempre fue así, ¿Verdad? Siempre, siempre, siempre, desde que tenia uso de razón como Larxene. No como aquella niña que una vez fue. No, no. Como Larxene. Solo como Larxene. Ya que la X estaba en su nombre por algo, ¿Verdad? La costura de la cicatriz en una identidad dañada y destrozada. En algo poco menos que irreparable. ¿Verdad? Siempre sellando todo dentro de si misma. Desde que estaba en el orfanato. Siempre evitando las cuestiones. Siempre con dolores de cabeza cuando se la presionaba demasiado. ¿Verdad? Al final, volverse un cascaron hacia el mundo fue su única solución. Porque era molesto. Tener que abrirse, pero no poder, porque lo de dentro, era molesto. Y lo molesto, la molestaba. ¿Verdad? Incluso en aquellos que consideraba amigos. Incluso en aquellos, que como Arlene, fueron buenos con ella. ¿Verdad? ¿Verdad?


¿Verdad, Larxene? ¿Verdad?


Ser quien era. Ser Larxene. La había llevado por caminos de los que jamas se arrepintió. Nunca tuvo el interés de preguntarse como habría sido su vida con padres biológicos, ni con padres adoptivos, ni con un hermano, ni con una pareja, ni con compañeros. Simplemente, vivió su vida, y dejó que todo siguiese como debiese ser. ¿Moriría? ¿Viviría? No tenia ni idea. Nunca la tuvo. Solo trataba de existir como mejor pudiese. Guiada por las enseñanzas e ideales que ella consideraba correctos. Sobreviviendo. ... Pero nunca viviendo plenamente. Pues no conocía como hacerlo. Y la verdad, es que tampoco le importó. Del mismo modo que ella podía matar a un Monstruo. Del mismo modo que ella podía Asesinar a otra persona. ¿Quien le aseguraba que no ocurriría lo mismo con ella? ¿Quien le aseguraba que no llegaría el día? Mas tarde, mas temprano... ¿En el que le tocase a ella ser vencida?

Tenia orgullo. Tenia mucho orgullo. Y mucho ego. Pero nada podía interponerse en algo tan básico como la selección natural. El mas fuerte sobrevive. Y ella nunca fue la mas fuerte del mundo. No lo era en el orfanato. No lo era en los Sin Nombre. No lo era en la vida real.

... Y sin embargo, desde que conoció a Padre, desde que su destino fue truncado por la mano de ese anciano... Por primera vez en su vida, tuvo la voluntad de dudar. De cuestionarse a si misma... De preguntarle a su yo interior... ¿Fue verdad todo lo que ella considero verdad? ¿Fue verdad su responsabilidad? ¿Fue verdad su libre decision? ¿Fue verdad... Algo en realidad? ... ... ¿O es que todo fue una mentira muy bien llevada? Una fantasía. Una maldita obra de teatro. Con tal de hacerle creer otra cosa. Con tal de convertirla en el perfecto instrumento. En la fruta madura a la que recolectar cuando cayese por el precipicio.




Se lo habían dicho. Alto y claro. Con un descaro tan grande, que en parte hasta le hacia gracia. Sobretodo, porque ni le sorprendió. Sobretodo, porque ni se ofendió. Sobretodo, porque ya lo sabia.

''Tu no tienes ningún propósito, Larxene.''
''Nunca lo has tenido.''
''Nunca has hecho nada útil.''
''Mas allá de sobrevivir.''

Aceptó ingresar en los Sin Nombre por eso. Porque le ofrecieron un hogar, un lugar en el que ser alguien, en el que darle utilidad a sus poderes y experiencias. ... ... ¿Pero por que? ¿Por que? ¿Por que hasta ese momento nunca tuvo interés en nada mas? ¿Por que hasta ese momento solo sobrevivió? ¿Por que hasta ese momento no busco vivir de verdad?

Sabia de lugares en Pop Star en los que podría haberse quedado. Grupos, Organizaciones, Personas que conocía, que le habrían dado cobijo y oportunidades. Haber tenido una familia. Haber sido algo mas que Larxene B. ... ... Desde el comienzo lo supo. Desde que vivía en la Iglesia. Desde que todas esas familias, que iban y venían, con la mano tendida. ... ... ... Pudo haberlo tenido todo desde el principio... Y aun así renuncio. Renuncio, renuncio, y renuncio. Prefirió la vida solitaria. Que hasta ella repudiaba en parte. Pues siempre añoró lo que los Sin Nombre le habían ofrecido. Una oferta surgida después de su encuentro con Padre. Después de su charla. Después de la primera grieta. Después de... de...


... ... ...


Avistar la realidad.




... Pero ya no importaba. Ya daba exactamente igual. No solo porque con saberlo tenia suficiente, si no porque también... Su mente ya no estaba alli. Con cada palabra que Arlene leía, el cascaron se abría mas y mas. Rompiéndose. Partiéndose... Dejando entrever por las grietas luces, colores, siluetas... Dejando advertir sonidos, murmullos, melodías... ... Dejando percibir la biblioteca. En todo su esplendor. Fácil de perderse por sus pasillos. Mas aun, entre el conocimiento que albergaba. ¿Pero fueron ansias de sabiduría lo que la motivaron a bajar? ¿A ir hasta allí? ¿Pese a todas las opiniones en contra?

Tal vez. Puede. Quizás.

Ella no lo sabia.

¿O tal vez si? ... ¿O tal vez no?

Aunque ahora extrañamente tenia la oportunidad de averiguarlo.

¿Por que?

Simple.


Porque la biblioteca la había devorado entera.

... Y ahora se encontraba literalmente en medio de ella.





No era como antes. Ya no la experimentaba como parte de una visión interna, o como una imagen superpuesta en la autentica realidad. Si no que, en todos los aspectos, en todos los sentidos... Estaba ahí. De pie, en medio de un cruce entre pasillos, formados por cuatro anchas, altas, y enormes estanterías, repletas de tantos libros, de tantos, tantos tomos, que el solo mirarlos la hacia sudar.  ... Pues podía sudar. Podía incluso levantar la mano, tocar la madera, y sentirla con su tacto. Podía llevarse la mano a la boca, y notar la humedad de sus labios. Podía bajar la cabeza, y verse torso, los brazos... Tal cual era actualmente. Siendo Larxene, y no la niña a la que pertenecía ese recuerdo. Pues aquello ya no era un recuerdo. Era real. Tan real como la biblioteca de los Sin Nombre que ya no veía. Tan real como la voz de Arlene que ya no oía. Tan real... como su estado físico y mental. Extrañamente liberado. Sin limitaciones, dolores, o pesar de ningún tipo.

... Siendo esto ultimo lo que la hacia dudar.

Ya que se sentía normal. Excesivamente normal. Como si nada de lo anterior hubiese sucedido. Y que su actual cuerpo, no fuese mas que una representación de como ella desearía estar. ... Una imagen... ... Una imagen mental. Varada entre recuerdos bloqueados. Así que aquello tampoco era tan real... Tal vez para sus sentidos lo era, puede que hasta para su mente, pero no dejaba de ser un escenario imaginado. No diferente a un sueño, o a una pesadilla, ... ... o como merecía ser llamado... Una alucinación fruto del mas loco delirio.

... ... ...

¿Pero podía un delirio llegar a sentirse así? ¿Tan...? ¿Tan...? ¿Fisico? Las sensaciones, los olores, la temperatura del aire... Sobretodo en sus pies. Sobretodo en las zonas del cuerpo que tocaban esa niebla que cubría el suelo. ... Niebla purpura, muy densa, cuya penumbra hacia dificil el mirarse la punta de sus zapatos. Dando una imagen mas liquida que gaseosa, casi como si fluyese, como si discurriese por todos los pasillos, creando 'olas' que salpicaban los bordes de las estanterías. ... ¿Y a donde se dirigían? Pues de los tres pasillos que quedaban frente a ella, la bruma circulaba en su dirección, discurriendo hacia el cuarto pasillo, que quedaba a su espalda. Y al cual se giro para mirar. Por curiosidad, tal vez. Por hallar respuesta a algo de lo que sucedía.

Por descubrir. Sin intervencion de nadie mas...

Su propia verdad.



... ... ... ...


... ... ...


... ...


...


... ...


... ... ...


... ... ... ...


... ... ...


... ...


...


...


...



.


.


.






..............................


... Ese hombre... ... Ese era el hombre... ... ... El mismo de sus anteriores visiones. Sin embargo, ahora lo tenia delante. Delante, delante, ¡Delante de verdad! A unos pocos metros. Subido a unas escaleras, mirando unas estanterías, dejando unos libros. Moviéndose, como una persona de carne y hueso. ... Aunque Larxene seguía sin poder verle la cara, culpa de la densa penumbra, que hasta dificultaba el apreciar muchos de sus rasgos corporales. ¡Pero lo importante es que estaba ahí! ¡Que estaba ahí de verdad! ¡Que no...! ¡Que no...! ... ...

Que no estaba sola.

... ... ...

Aun así, el hombre misterioso no pareció percatarse de su presencia. O tal vez la ignoro. ... Pero dudaba que fuese lo segundo. Algo le decía, que de haberla vista, habría reaccionado. Ademas, sus ojos no se movieron hacia su dirección, bajando las escaleras, sosteniendo otro libro, terminando por girar su cuerpo entero rumbo al frente. ... Echando a andar... ... Dándole la espalda... ... ... Alejandose de ella. Y sus pasos, silenciosos como los de un fantasma, le llevaron a desaparecer entre la niebla del pasillo. Siendo poco menos que devorado por un cumulo brumoso de mayor tamaño, que en seguida se contrajo, volviendo al ritmo fluido de siempre... Pero para cuando lo hizo, la chica no vio ni rastro del hombre. Desapareciendo tan rápido como se hizo aparecer.

... Volviendo a dejarla sola.

... ... ...

... ...

...

Tan simple situación... Tan complejo problema... ... Tantas preguntas... Tan pocas respuestas... ... ... Pero la posibilidad de contestarlas limitada solo a sus piernas.

Podía seguirle. Podía andar hacia adelante, correr, moverse, incluso atacar y realizar acciones ofensivas si era necesario. Pues no. Aquel sentimiento que sintió de niña, de estar siendo observada por ojos entre la niebla, no quedo en olvido. De hecho, poco a poco, comenzaba a notarlo tras su nuca. ... ¿Pero que debía hacer entonces? ¿Quedarse quieta? ¿Esperar? Arlene abrió la grieta. Ella le pidió que lo hiciese. Este era el resultado. Volver atrás seria un fracaso, una decepción. Ademas, de que dudaba de poder hacerlo ahora. Hallar a ese hombre. Perseguirlo. Fuese como fuese. ... Era la única solución a sus problemas. Y a todas sus dudas.


Como la adulta que ahora era.
..................... Y como la niña que alguna vez fue.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Mar 14, 2016 10:15 pm

{My own mindblowns are better than Father's... Holyshit O_____O}

"A... a...a.. espera..." alzó la mano hacia él pero desapareció entre la niebla. Miró hacia atrás. Hacia delante. Hacia los lados. No... la confusión... No quería pensar en ello. Echó a correr desesperadamente, por donde había ido la figura. No se paró a mirar esos libros, ni sus títulos, ni sus textos. No se paró a mirar dóndne estaba, ni a subirse sobre las estanterías y tener una panorámica del recinto. No pensó en dejarse alguna marca para no perderse, ni en qué eran esas extrañas... y temibles sombras que parecían observarla. Corrió, corrió desesperada hacia la figura, sin saber realmente por qué. Su mente se hacía añicos. Necesitaba un soporte. Necesitaba un sostén. Necesitaba encontrar a ese hombre.

¿Qué le estaba pasando? ¿Qué le pasaba a su mente? De verdad, de verdad que no quería pensar en ello, porque entonces se rompería en mil pedacitos. Ya no distinguía realidad de ficción, ya no sabía siquiera quién era ella, o quién debía ser, o quién quería ser. No, de verdad, por favor, más tarde. No quería pensar ahora. No quería llorar ahora. Sólo... sólo... encontrar a aquel hombre. Aquella... distinción sobre este laberinto de libros y sombras. Aquel... aquel punto seguro, suelo firme donde pisar, pared donde apoyarse, y no caer, no caer en la desesperación.

Porque, sinceramente, se sentía haber perdido a ella misma por completo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Antinomy

avatar

Mensajes : 11
Experiencia : 12
Fecha de inscripción : 25/02/2016

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Mar 21, 2016 11:11 am


//Miedos de Larxene//


Siempre fue una niña ágil, desde muy, muy pequeña. Daba igual la distancia a recorrer, el obstáculo a salvar, o el limite a superar... Ella lo sobrepasaba. Aprovechando ese físico tan fácil de conservar que tenia, y que tantas comodidades le había dado a lo largo de su vida. Gozaba de una fuerza que muchos trabajaban años por conseguir. Disfrutaba de una elasticidad digna de un atleta. Y a ojos de si misma, tampoco tenia muy mal aspecto. De hecho, podía considerarse bastante atractiva. ... Y aun así, jamas tuvo la necesidad de preguntarse a que era debido esto. ¿Cuestión de suerte? ¿Cuestión de genética? No recordaba a su familia. No tenia ni idea que había heredado, y que no. Por lo que como en todo lo demás, su única opción era la de correr. Mirar al frente, avanzar un paso sobre otro, y no detenerse. ¿Para que mirar atrás cuando no hay nada que mirar? ¿Para que dudar cuando no conoces ninguna otra posibilidad? Nunca necesitó un pasado, y el presente, solo era el suelo que sus pies pisaban, trotando hacia el futuro. ... Aquella era su especialidad, su autentica especialidad. El no parar. El no vacilar. El no mirar a lo que dejaba a sus espaldas. Solo corriendo hacia un mañana desconocido. Hacia un destino que pudiese satisfacerla...

... ¿Así que por que?

¿Por que ahora se sentía tan lenta?

¿Tan...?
Pesada

¿Tan...? Fatigada

¿Tan...? Exhausta

Tan...? Insegura

¿Tan... ... ...?

Inútil



Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil
Inútil Inútil Inútil Inútil
Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil InútilInútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil
Inútil Inútil Inútil Inútil
Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil Inútil




INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL MUDA INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL
INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL
INÚTIL INÚTIL INÚTIL INÚTIL
INÚTIL INÚTIL
INÚTIL

........


¿Era eso? ¿Era eso lo que la definía realmente? Ser tan inútil... en la vida, en las personas, consigo misma... ¿Que jamas tuvo oportunidad de lograr algo mas? Siempre abandonándolo todo... Siempre dejando atrás hogares y amistades... ... Al final del camino, después de tanto correr, ¿Que veía cuando se paraba, y giraba su cabeza hacia el pasado?

Simple y negra nada.




... No... No... No tenia... tiempo para pensar en esas cosas. No ahora. No cuando una... respuesta satisfactoria, se hallaba tan cerca de sus dedos. Podía rozarla... sentirla... en mitad de la niebla. Así que detenerse no era una opción, solo acelerar sus pasos, perseguirla, atraparla, y sacar todo cuanto pudiese de ella. Su futuro dependía de sus piernas, ¡Su vida dependía de no cansarse ahora! Y sus ojos... lo que viese de frente... era su única guía para no perderse. Ese hombre, su espalda, el libro que agarraba, su melena rubia, ... ... la marca de estrella en su hombro... ... ... No debía perderlos de vista. Porque ya lo tenia claro. Daba igual cuanto gritase, o cuanto esfuerzo pusiese en llamarle. Su voz no le llegaba a los oídos... No era lo suficientemente fuerte. Tenia que alcanzarlo. Cuestionarle todo. Para responder a vacío absoluto que era su mente.

... Pero eso seguía sin ser una solución, ¿Verdad?

Depender de otras personas. Agarrarse a otros. Utilizarlos.
Manipularlos. Robarles todo cuanto tuviesen.

Luego abandonarlos.

Olvidarlos.

Alimentar su soledad...


Si ella misma era incapaz de aportar nada.

¿Por que iban otros a ayudarla?





Arlene... Arlene la consideró su amiga nada mas conocerla. Después de ese combate, después de la presentación ante el resto de Generales, ella fue la que estuvo a su lado desde el comienzo, queriendo enseñarla, ayudarla, y apoyarla durante su estancia en los Sin Nombre... ... En la familia de los Sin Nombre... Y al igual que ella, Cool Spot, quien la encontró, jamas puso en duda sus dones y capacidades. Un solo vistazo basto para proponerle alistarse. Un solo vistazo. En una chiquilla perdida, cuya capacidad con la electricidad empalidecía con la que él controlaba. Shura, Olsh, Leaf, Miranda, Ignus, Kiru... Hasta el Emperador... ... ... Todos le abrieron los brazos. Le permitieron estar con ellos. Le... le... ofrecieron... Su hogar... ... ... Le ofrecieron una meta. Un futuro. Una solución a su soledad. Centro de todos sus problemas... Ellos le dieron Todo. A cambio de no pedir Nada.

... O eso es lo que ella quería hacerse creer.

Porque no era
estúpida.

No era solo un físico fuerte y bonito. También era lista. Racional. Inteligente.

Mucho mas que algunos de los Generales.

... Y lo sabia. Lo tenia claro...

Por mas que le soltasen ordenes. Y se pavoneasen frente a ella con sus hechizos, poderes mágicos, y hasta medallones...

Ella... era... ESPECIAL.

Ella... sabía... mas que ellos...

Ella...

Ella...


... No podía concentrarse. Por mas que lo intentase, con todas sus fuerzas... Su mente se hallaba demasiado sobrecargada. Incluso una tarea tan sencilla como era correr, le hacia estallar la cabeza con cada paso que daba, oyendo sus propias pisadas como si de golpes se tratasen, inundando sus tímpanos, provocando dolor, molestia, presión ... nausea... ... ... No... Aquello no era... solo por andar... Sus pasos no eran lo único que estaba escuchando. Si se callaba, si dejaba de respirar con tanta fuerza, como una maldita posesa, tal vez seria capaz de oír lo que faltaba por oír. Ya que ahí, retumbando, pero muy, muy suavemente... Larxene percibía la respiración de alguien mas. Los movimientos de alguien mas. ... La voz de alguien mas... ... de... de...

''Uf... Eso a sido... interesante.''

... Arlene.

''Supongo que es una forma de explicar los continuos cambios cíclicos de nuestras vidas. Que el universo se repite constantemente, para equilibrar y compensar. ... ... Uhm... Si lo miras desde otro angulo, hasta encaja con el sistema elemental, ¿No crees? Ningún elemento, por mas poderoso que pueda parecer, esta libre de debilidades. Todos tienen dos contrarios, uno ante el que son fuertes, y otro ante el que son débiles. Las únicas excepciones son la Luz y la Oscuridad, que se complementan y anulan entre si. Como el día y la noche... La vida y la muerte...''

... ... Los sonidos, los sonidos de la biblioteca... ... ¡Pero no...! ¡NO ESA! ... Si no la otra. La de los Sin Nombre. Esa a la que abandonó para sumergirse en lo mas hondo de sus recuerdos. Esa a la que dejo con su cuerpo varado e inconsciente. Esa... esa... a la que ahora volvía a escuchar, cada vez a un mayor volumen, hasta el punto, en que aun hallándose entre los pasillos de estanterías, corriendo hacia delante, en búsqueda del hombre misterioso... A sus orejas solo llegaba el crujido de la silla de Arlene, los suspiros de Arlene, las hojas siendo pasadas por Arlene. Sus movimientos, sus gestos, sus miradas. Todas enfocadas en Larxene. ... En su Yo dormido. Hablándole, como si no sucediese nada, como si no viese los obvios cambios en su rostro. Porque debía haberlos, ¿Cierto? Seria lo mas normal... Sus ojos tendrían que estar en blanco, su boca abierta, y su cabeza, a nada de caerse contra la mesa. E incluso de haberse quedado como cuando agarró el libro, la tensión, la rigidez, la parálisis extrema de todo su cuerpo, debería bastar para alertar a su amiga...

''Pero bueno... No perdamos el ritmo. Dime, ¿Cual te gustaría que leyese ahora? Creo estar pillando la practica... Jejeje...''

¿Así que porque le hablaba con tanta naturalidad...? ¡¿Por que le preguntaba esas cosas cuando no podía contestar?! ... Ella... ... Ella no sentía que su voz llegase a ninguna parte. Si abría la boca, se escuchaba a si misma, pero por mas fuerza que le diese, los sonidos que salían solo eran comparables a murmullos débiles y frágiles, que se diluían con rapidez entre la neblina. No era capaz de llamar la atencion del hombre, ¿Como iba a contestarle a Arlene? ¡¿Como?! ¡¿COMO DEMONIOS IBA A HACERL-

''Léeme el principio del Mentalismo.''

...

''La primera Ley.''

........

''... Creo que es la que mas necesito escuchar ahora.''

.....................

...................................

...............................................
No. No. No. No. No. Eso si que no. Eso si que... no... no... no se lo había imaginado. ... ... ... Acababa de oírse, a si misma... ¡Hablar fuera...! ¡Hablar fuera... de su cabeza...! ¡Con su cuerpo! ... ¿Pero como? ¡¿COMO?! ¿Es que había sido poseída? ¿Empujada por otra persona hacia el interior de su mente? ... ... ... Lo dudaba. Lo dudaba mucho. Pues tal vez esa voz no salio de lo que ella veía como su identidad. Su Yo presente. Y sin embargo, tenia claro, por algún momento del que solo lograba rascar la superficie, que aquella fue ella misma. No un tercero. No un extraño tratando de imitarla. Si no ella. Larxene B. Respondiendo a la ardua labor que su amiga trabajaba por ella. Pidiendo la opción que ella habría pedido de haber tenido oportunidad. Y por el mismo motivo... De tratar de entender lo que estaba pasandole.

Evitas cuestionartelo, pero eso no arregla nada... Larxene. ¿Cual es el motivo? ¿Cual es tu excusa? Sabes que te sientes horriblemente mal. Por dentro, eres como un castillo de naipes derrumbándose. Y aun así... lo eludes. Porque si no lo hicieses... Te volverías débil, ¿Verdad? ¿Por que si no te uniste a los Sin Nombre? ¿Por que si no te tragaste un ideal claramente ficticio e inventado?

... No eres idiota...

... No eres estúpida...

Eres Larxene.


Eres especial.


Solo aceptaste porque te vendieron una historia de supremacía. De estar por encima del resto. De un lugar superior al de la mundana gente, y sus insignificantes vidas... No crees en ese ideal. Porque sabes que es mentira. Lo sabes desde el momento en que miraste sus caras. Y solo viste la sombra de un sueño obsesivo. ... No tienen nada mas si no eso... Son como figuras hipnotizadas... Como ratas arrastrándose por un sueño que les prometieron, y que nunca se hará realidad... ... Pero tu solo te uniste por entretenimiento. Por diversión. ¿Cierto, Larxene? Cuando ya no quede nada mas. Cuando se hundan sobre el peso inminente del fracaso... Tu cogerás tus maletas, y te marcharas.

Como siempre has hecho.

Como siempre harás.

... ... Porque nada en este mundo te interesa.

Todo cuanto te importaba, ya te fue arrebatado hace mucho.



... ... Pero debía seguir caminando. Debía seguir haciéndolo. Daba igual si por dentro se estaba muriendo, pudriendo, o desplomando. Daba igual. Todo daba igual. Porque si se paraba, si permitía que de las grietas se escapase su sufrimiento, entonces si que seria su fin. Allí dentro no quedaba espacio para medias verdades, o mentiras piadosas. La 『VERDAD』, resultaba tan simple, que hasta era cruel e inhumana... pero no injusta. Nada era injusto allí. Obtenía lo que merecía. El resultado de una vida divertida. El resultado de una vida inconsciente. El resultado de una vida carente de sentido. El resultado de una vida artificial y sin color... ... ... Andar y sufrir, eran al fin y al cabo el menor de sus problemas. Ademas, mirar al frente, al menos aclararía sus pensamientos, ¿O no?

... Aunque... si esto era así...

¿Por que se sentía cada vez mas lenta?





La niebla era fría, muy fría, casi heladora... Pero aparte, también era muy densa. No diferente a andar sobre la nieve. Viendo como tus pies se entierran, y entre el frío y la espesura, debes arrastrar cada paso, poco a poco, limitando tus movimientos, y tu velocidad..., poniéndote nervioso... ..., templando tus pensamientos... ... ... Poniéndote en alerta. Siendo esto ultimo lo que avisó a Larxene, haciéndola mirar directo a sus piernas, dudosa e insegura... pero inconfundible en su descubrimiento. Al fin y al cabo, juraría que cuando apareció en la biblioteca, la niebla le llegaba por encima de las rodillas, y ahora... solo cubría sus zapatos. ... ... ... Ademas, el flujo de la bruma circulaba al revés. Ya no transcurría hacia delante, hacia donde el hombre misterioso marchó. ... ... ... Si no hacia su espalda. Retrocediendo. Retrocediendo. Mas y mas, y mas, y mas, y mas, y mas, y mas deprisa.


Como el agua de una playa.
....... Justo antes de un Tsunami.


Última edición por Antinomy el Lun Mar 21, 2016 11:47 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Mar 21, 2016 11:11 am

Asintiendo con la cabeza, Arlene estiro los dedos y los brazos, observando nuevamente el libro de filosofía, y sin perder ni un segundo de su asignada tarea, motivada por la idea de que estaba ayudando a su amiga, la Oyente volvió a tomar el bolígrafo, y comenzó a traducir la siguiente sección. Igual que antes, tuvo que revisar varios de los diccionarios y enciclopedias, deteniéndose alguna que otra vez, dudosa por los significados de las palabras con las que se encontraba. No obstante, se notaba que había ganado algo de practica, o que por lo menos, su soltura era mayor que al principio, escribiendo ya no solo mas rápido, si no despedazando con fluidez el complicado texto, anotando, anotando, anotando, tachando, anotando, corrigiendo, corrigiendo, anotando, anotando, releyendo, corrigiendo... Y finalmente, tras unos cinco minutos, la punta del bolígrafo se detuvo, levantando ella los ojos, mirando a Larxene... preparada para otra lectura reflexiva.


Primera Ley Universal:

''Mas allá del cosmos, del tiempo, del espacio, de todo cuanto se mueve, fluye, y cambia, se encuentra la realidad substancial. Solo el 1% del Universo es material, lo que podemos palpar y percibir por medio de nuestros cincos sentidos. Mientras que el restante 99% es espiritual, solo alcanzable por medio de las capas mas profundas de nuestra consciencia.

Todo cuanto nos rodea y compone, incluyendo cuerpo y respiración, es denominado materia. Pero mas allá de lo visto y percibido, e incluso comprendido, esta la autentica realidad. Con muchos nombres ha sido llamada, pero en definición, es siempre la misma: El Todo, el Espíritu, la Balanza, Dios Creador, Éter, Akasha, o a lo que nosotros definimos como
『VERDAD』. Sea como fuere, podemos considerarlo como una mente infinita, universal y viviente, que esta detrás de todo lo que entendemos concebido. Incluyendo el ritmo en el que se mueve nuestro destino.

Todo cuanto hay dentro del Universo pertenece a una creación mental. Nos movemos, vivimos, creamos, sentimos y pensamos dentro de una gran mente, que crea el Todo, imaginando cada posible evento entre las infinitas posibilidades. Somos parte de él. No existe nada fuera del Todo. Solo Vacío. Por ello, por afinidad, nuestros pensamientos atraerán a nuestra vida formas mentales similares, con las que interactuar y girar, funcionando bajo la gran maquinaria estelar.

Moldear conscientemente los acontecimientos físicos que se nos presentan, utilizando nuestra realidad mental como foco, es dificil, pero posible. Dependiendo de lo que creamos, de las ideas que tengamos, o mas sencillo, de los recuerdos que dispongamos, el peso de nuestra existencia en la maquinaria cósmica variara, ganando o perdiendo alcance, ademas de velocidad en su giro. Por ello es muy importante tener total control sobre nuestra existencia, y del peso que esta guarda sobre otros, pues como la gravedad en los planetas y estrellas, esta afecta a individuos, y en casos extremos, a la propia materia terrestre.

Estos pensamientos no deben ser superficiales, tienen que salir desde lo mas profundo de la consciencia, y estar en sintonía con aquello que se pretenda moldear. Pensar, orar, o exigir sin consciencia de lo que se persigue, no tiene ningún efecto, resultando tan inútil y vano, como hablar sin conocer, o amar sin sentir.

A si mismo, la mente, como cualquier metal, ingrediente, o elemento, puede ser transmutado de estado, de grado, de condición, de polo, y de espiral. La verdadera transmutación hermética es una practica, un método, un arte mental; consiste en cambiar la naturaleza, externa, pero también interna. Alterar la sustancia, la forma. Transformarla en otro ser. Uno mas completo. Uno mucho mas sabio.''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Larxene-

avatar

Mensajes : 10
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 18/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Lun Mar 21, 2016 1:26 pm

"Lo de que el Universo es una mente infinita, universal y viviente es una trampa a la comprensión. No creo que se refiera al gran relojero, al gran diseñador, a la teoria del diseño inteligente. Que sostiene que dada la complejidad del universo, su existencia sólo puede explicarse por haber sido diseñado por una mente superior. Si es esto lo que dice el libro, no lo comparto. Yo soy más partidaria de la teoría del caos, que explica la existencia de múltiples universos y posibilidades sin la necesidad de que ninguna mente maestra las haya diseñado ni observado todas. Hum... creo que el texto encierra otro significado, otra hipótesis y propuesta, enmascarada por ese párrafo concreto. En la época en la que se escribió este texto... era la época clásica, y el diseño inteligente ofrece explicaciones y respuestas válidas para su tiempo. Pero esconde algo más, mira... Como te dije antes. Cada linea y palabra tiene multiples significados e interpretaciones, acrecentadas por el lenguaje entremezclado. No es para confundir al lector, tampoco es solo para obligarle a hacer una búsqueda concentrada... Es también para encerrar múltiples respuestas, respuestas válidas para un tiempo u otro, respuestas válidas para todo tipo de buscadores. 'Moldear conscientemente los acontecimientos físicos utilizando nuestra realidad mental como foco'... por ejemplo, trae un significado mágico... La magia, las habilidades natas... También son una forma de condicionar la realidad. 'Estos pensamientos no deben ser superficiales, tienen que salir desde lo mas profundo de la consciencia, y estar en sintonía con aquello que se pretenda moldear.' ¿Lo ves? El principio de la magia, otra vez. O al menos una de las ramas, tanto no sé, de eso seguro que saben Olsh o Shura."

"Explicaciones religiosas, mágicas, alquímicas... Este libro podría servirle a cualquiera. A mi no me sirve la teoría creacionista. Humm... ...¿y si fuese al revés que la teoria del gran diseño inteligente? La realidad no es el producto de una única mente, sino la interacción de otras muchas. El movimiento, esa aceleración de la que se hablaba antes. Nuestras mentes mismas condicionan la realidad. Nuestra realidad relativa, el cómo la percibimos, cómo es para nosotros. Podemos encontrarle una interpretación creacionista a este párrafo, efectivamente, con el gran diseño inteligente, o también una subjetivista, que además encaja con el resto del texto. Y podemos ir más allá de lo relativo: si nuestra visión subjetiva del universo condiciona cómo lo vemos, ¿puede nuestra propia existencia condicionar cómo es? El viejo, Hermes, nos está adviertendo y recordando que nuestras acciones tienen peso en el mundo. Nuestros movimientos y acciones condicionan el mundo, y a su vez vienen condicionados por nuestra propia estructura mental, y nuestros deseos e ideales más fuertes, son los que causan mayor aceleración. Los que condicionan más el mundo que nos rodea. Siguiendo esta linea, la realidad puede verse como un todo, una 'gran mente' 'viva e infinita' pero no en un sentido literal, sino como la suma de esa red de pequeñas mentes que se interrelacionan entre sí e interactuan entre sí. Formando una 'gran mente' como neuronas de un gran cerebro. El universo es una suma de pequeños universos, cambiante, constante, infinita. Todo esto se puede relacionar con muchas más teorias que no nos interesan, como, qué sé yo, el campo morfogenético. También encaja con esto. El tío era un experto en la redacción, joder. Principios básicos presentes en multitud de teorias, nuevas y viejas. Aunque aún no he encontrado nada de la teoria del caos... jajaja. {AJAJAJAJ 9 persons 9 doors 9 hours. 999. NINE NINE NINE (y sus secuelas *¬* <3)}

El último parrafo está interrelacionado, también... Necesitamos saber qué son los estados, grados, condiciones, polos, espirales. Eso viene en los otros principios. Léeme el "Principio de Rotación. La Tercera Ley, por favor."

"E ignora mis delirios si vuelven a... saltar. Yo... es complicado. Tengo una tormenta en mi cabeza ahora mismo. Es como un gran torbellino, girando, girando y complicándose. O bien me aparto de él y huyo, o bien llego al ojo del huracán mismo y me encuentro a mí misma. O bien acabo loca de remate, ja ja... Más de lo que por lo que veo ya estoy."



{Ooooooooh my god el mind crush. *¬*



E__________E
MY SANCTUARY T_T MY SANCTUARY NOW. }
WHERE TEARS AND LIES
MELT AWAAAAAY T_T

WHAT'S LEFT OF MEEE? WHAT'S LEFT OF MEEE NOW}

Se había abierto a sí misma, y ella misma se estaba rompiendo a sí misma. Rasgando las capas de mentiras piadosas, egoistas y de simple supervivencia. Buscando la verdad sobre si misma, y cuanto más hondo excavase más mentiras se destapaba. Sí... era cierto que se había reido en la cara de Los Sin Nombre cuando le dijeron lo que buscaba. Les había dicho que fracasarían, y no había mentido con ello.

Y aún así aceptó unirse. Les dijo que les ayudaría, y que disfrutaría con ellos de ese sueño. Aún sabiendo que todo aquello acabaría mal, muy mal. Aun sabiendo que fracasarían, pues a ella le parecía una auténtica locura, y así se los había dicho.

También era cierto que ella era especial, aunque no sabía por qué. Y aquello no eran delirios de grandeza, o no creía que lo fueran, ya que lo sentía muy real.

No obstante, aceptó unirse a ellos en su sueño al borde del precipicio y ayudarles. Participar.

¿Pero fue realmente sólo por diversión?

La altitud de la niebla había empezado a bajar... y a acumularse detrás de ella.
Tsunami.


"¡No! ¡No no no no no!" se dijo tanto a si misma como a la niebla. Tenía dos opciones, seguir corriendo, o subir a un sitio alto, lo más alto que pudiera, y evitar así que el tsunami se la tragase. Pensó que la segunda opción era la más sensata y segura, pero...

Pero....

¿Y qué pasaría con la figura?

Corrió, siguió corriendo ignorando el dolor, ignorando el dolor de la mente y el dolor de su cuerpo, el dolor de su mismísima alma y corazón, corrió, corrió como nunca antes hubo corrido, tratando por todos los medios de encontrarse con la figura, de advertirla, de advertirla de que se acercaba un tsunami..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Vie Abr 01, 2016 9:24 pm

Incluso si ya estaba pillando la practica de traducir mientras escribía, y narrar mientras lo hacia, no podía negar que el agotamiento la devoraba cada vez que apartaba el bolígrafo del papel, necesitando tomarse unos segundos con tal de respirar hondo, masajearse la muñeca, y descansar la vista. Suponía que la pequeña letra del tomo, la complejidad del texto, el necesitar mirar continuamente paginas de otros libros, sumado a la tensión de ver a Larxene tan cansada, le machacaban la resistencia. Y sin embargo, tenia la extraña impresión, de que su cansancio era mas profundo que eso. Sintiendo, en mas de una ocasión, como si le faltase el aire, sudando, acalorada y agotada físicamente... ''Uf...'' No muy distinto a correr una gran distancia, o levantar mucho peso de golpe... ... Pero aun así, Arlene no dejo que esto interrumpiese su tarea. Ni por su lado, ni por el de su amiga. Y disimulando cada respiración ahondada que tomaba, o los tosidos en los que aprovechaba para quitarse el sudor de la frente, continuó atenta al trabajo. ... Aunque no pudiendo evitar agradecer esa pausa que Larxene le coincido, comentando lo leído.

''Los textos que Hermes escribió, pueden interpretarse de muchas maneras, si. Es uno de los motivos, de que a lo largo de la historia, cada grupo, organización, o religión que seguía estas enseñanzas, terminaba... tomándoselas de la manera que mejor les conviniese.'' Afirmó y explicó ella, asintiendo, pero también suspirando un poco, tanto en cansancio, como en desaprobación. ''Como tu has dicho, es fácil confundirlo con una simple explicación de 'Divinidades todopoderosas creando el mundo'. Mas aun, si tomas en consideración la época en la que vivió Hermes. ... Sin embargo... si tienes en cuenta que Hermes veía a los Dioses, a los Espíritus, y prácticamente, a todo lo paranormal o antinatural, como una casilla mas del Universo... Resulta obvio que él no caería en explicaciones tan banales. Fuese lo que fuese esa 'Gran mente' de la que él habla, dudo mucho que se tratase de algo fácil de entender.''

Con los dedos sobre los labios, pensativa por un par de segundos, Arlene terminó por dirigir su mano hacia uno de los libros de su derecha, abriéndolo, y leyendo un poco por encima. No mucho, solo unas cuantas paginas, como si buscase algo en concreto, o un recordatorio de lo que quería decir. Y tras volver a asentir, miró hacia Larxene. ''Piensa... piensa... ... ... Piensa que existe un mundo que esta en 2 Dimensiones. Que todo en él es plano y sin volumen. Pero que tu, al venir de fuera, de tu mundo Tridimensional, conoces, entiendes, y estas familiarizada con como funcionan las Tres Dimensiones. Así que, procedes a hablar con las gentes de ese mundo Bidimensional, y a la hora de explicarles de donde vienes... ... ... ¿Como lo harias?'' Una pregunta que, aunque simple, la dejo en silencio, y no solo para que Larxene se pensase bien la respuesta, si no... para que se imaginase la situación, para que la percibiese, y viese por si misma, lo complicada que era en realidad. ''Algo tan sencillo como describirles un edificio, una montaña, un mar, o una cueva. ¿En que se volvería? Pues para ellos, no existe un 'subir' o un 'descender'. Solo existe un arriba de... ir hacia arriba. Un abajo de ir hacia abajo. Izquierda, derecha... pero no descender, no elevarse. Ya que la profundidad no existe, y con ello, los términos que para ti son tan sencillos, para ellos... son una locura imposible de comprender.'' Incluso Arlene tuvo dificultades para explicarlo, pues se hacia dificil de hasta imaginar. Aunque, creyendo que Larxene captaría de lo que hablaba, continuó.

''Puede que a Hermes le sucediese lo mismo. Que él viese o percibiese una realidad completamente distinta a la que nosotros tenemos. Una tan extraña, tan chocante... que ni siquiera encontró una manera de describirla. O al menos, no una que nosotros pudiésemos entender. Tal vez... tal vez... no existen ni los términos lingüísticos para hacerlo, y que ese fuese su motivo para mezclar tantas palabras, de tantas lenguas e idiomas. ... ... Imagina lo frustrante que tuvo que ser para él, y lo que seria de estar vivo hoy en día, al ver como en diez mil años de historia, nadie ha logrado entender nada de lo que él quiso decir. ... Hm... Normal que desapareciese. Normal que se marchase para no volver en cuanto terminó sus escritos... No ser entendido por nadie, pero cargando con ese conocimiento tan excepcional contigo... Casi debió ser una maldición...'' Arlene bajó el tono, su voz, hasta trasladar un sentimiento de tristeza y pena en lo que decía, como si sintiese lastima, lamento, y hasta algo de... empatía. Mirando a las paginas del libro en completo silencio. Hasta que al final, con un profundo bufido, agitó su cabeza, y sonrió un poquito. ''Aunque en fin... Es solo una teoría. Nunca sabremos exactamente como pensaba Hermes, ni que pretendía con todo esto. Pero al menos, podemos intentarlo con su obra, ¿No? Jeje... El principio de la rotación... Me pondré a ello.''

Algo mas recuperada y animada, la Oyente apretó el bolígrafo, y comenzó a escribir a toda prisa otra vez. Ignorando las molestias que pudiese sentir al hacerlo, o la confusión personal que le traía leer todo aquello...



Tercera Ley Universal:

Aquí se explica que todo esta en movimiento, que nada permanece inmóvil, y muestra como este conocimiento que ha sido observado y contemplado desde mucho tiempo atrás, puede ser percibido y empleado en la realidad que nos rodea.

La diferencia entre las manifestaciones de la materia, de la mente, y del espíritu, radican en su tipo de rotación. Desde el plano mas elevado, hasta la mas baja, pero densa materia.

Todo gira y todo se mueve. El Todo, que es espíritu. Inclusive nuestros pensamientos y cinco sentidos. Las moléculas, los átomos, nuestras células están en constante movimiento. Desde el ADN que conforma nuestros genes, hasta las mas grandes galaxias que sostienen el Universo. Desde nuestras vidas, desde nuestro pasado, hasta nuestro futuro. Siendo pues, que la velocidad de estos movimientos, de esta rotación, dispondrá nuestro destino, y no al revés.

Que la vida circule hacia el destino deseado, dependerá de lo que trabajemos para lograrlo. Podemos desear y soñar en lo mas hondo de nuestros pensamientos, y esto, por medio de la afirmación, la meditación, y otras reflexiones, alcanzara a moldear parcialmente nuestra realidad. Sin embargo, el secreto no esta en el estancamiento, si no en los actos que acompañen estos sueños e ideales. Como dos hélices de una misma espiral, afán y acción son lo que dan fuerza al rumbo, y los que en verdad atraerán la resolución esperada. Con ello, poco a poco, lo que empieza como una letanía, termina grabándose en nuestro subconsciente, y en el transcurso de su aceleración, en el propio cosmos.

Cuando optamos por actuar de una manera, estamos dejando huellas en el mundo, que tal vez resulten invisibles a nuestros ojos, pero cuyos efectos se vuelven perceptibles a la larga. Igual que ondas sobre la superficie del agua, cada acto se vuelve significativo cuanto mayor sea el peso de su responsable. Este peso, viene determinado no por nacimiento, o por suerte, o azar, si no por lo que nosotros mismos hayamos cargado en el interior, creciendo con cada onda que provocamos, por insignificante que pueda parecer. Del mismo modo que de la experiencia nace la maestría, la Espiral crece y acelera su ritmo a medida que se la estimula.

De la misma manera, los pensamientos enfocados hacia un deseo, provocan emociones de igual extension. Una chispa, que cuanto mas se la alimenta, mas se propaga, enfocándonos hacia aquello que queremos. Sea por las sustancias químicas que se generan en nuestro cuerpo, y que le permiten trabajar mas tiempo y con mas calidad, o porque una mente clara como el cristal, mejor refleja la rotación hacia el exterior. Materializandola.

Cuando decidimos vivir como queremos, no dejándonos llevar por la atracción de otros individuos o astros, no importa cual sea el sentimiento a expresar, este tomara forma, afectando lo que nos rodea, de manera no muy distinta a como la gravedad de las estrellas atrae y altera a los cuerpos estelares de menor tamaño. Pues la rotación es el don que los humildes mortales gozan, en comparación a las grandes figuras que brillan en el macrocosmos. Mientras que ellas vivirán ancladas a la sombra del Uno, la Espiral proporcionara a aquel que la domine el poder del
『INFINITO』. Crecimiento sin limites. Atracción sin limites. Poder sin limites. Y al final del camino, como el tan temido destino... Aceleración sin limites. Hacia el desenlace, y comienzo de un nuevo ciclo universal.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Antinomy

avatar

Mensajes : 11
Experiencia : 12
Fecha de inscripción : 25/02/2016

MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   Sáb Abr 02, 2016 6:29 pm


//Miedos de Larxene//


Corrió. Corrió con todas sus fuerzas. Con todas sus ganas. Con todo su ímpetu. Usando cada musculo en todo su potencial. Forzándolos hasta un limite que no recordaba haber llevado en años. Y respirando con tanta fuerza, que era capaz de oír sus latidos retumbando en sus oídos. Pero sin cerrar los ojos, sin sacudir ni mover la cabeza. Daba igual que la sangre bombease con tal intensidad, que su visión se emborronaba, y su mente se mareaba. Da lo mismo. Avanzaba, avanzaba, y avanzaba hacia adelante. Como si no importase nada mas. Como si diese igual sufrir un infarto allí mismo, por el terror, y el pánico. Ignoraba la oscuridad, las sombras, y las dudas que en ellas reptaban. Acelerando, acelerando hacia el hombre. Viendo como caminaba. Acortando distancias. Como caminaba. Paso por paso. Como avanzaba. Lento, digno, y elegante. Cada vez mas cerca. Cada vez mas cerca. Acercándose. Acercándose. Acercándose. Escuchaba los ruidos a su espalda, pero le daban igual. El fino ruido, el murmullo de las olas. Suave, cercano... pero sin mayor peso para su decisión. Viento fuerte, que como un aspirador, arrastraba hacia atrás la niebla del suelo, la niebla que ella pisaba. Su ritmo decrecía debido a eso. Sus piernas flaqueaban, dobladas por la inmensa fuerza del escenario. Y sin embargo, estirando el brazo, abriendo la mano, apretando los ojos para no perderle de vista, Larxene continuo impasible. Corriendo a toda prisa por ese túnel de estanterías.

Debía llamar su atencion. Su voz no serviría. Debía tocarlo. Poner la palma en su hombro.

Ya estaba muy cerca.
Muy cerca. Extender mas su mano. Apretar mas su piernas. Correr. Correr.

Un par de pasos mas.


Un par de metros mas.



A sus lados veía libros caer. Las estanterías temblar. El suelo sacudirse por el peso de una ola sin fin. Y ella entendía que no tendría ninguna escapatoria si seguía corriendo así. Que la única opción de supervivencia, era subirse, escalar, huir del peligro. ¿No era esa su especialidad? ¿No era eso lo que la mantuvo viva hasta ahora? Y sin embargo, con un estruendo de fondo, que haría temer hasta al mas valiente adulto... Allí seguía. Sin ni siquiera girar la cabeza, sin ver cuantos segundos le quedaban antes de que la niebla les alcanzase a ella y al misterioso hombre. ... No... Porque en el fondo... No importaba que tratase de hacerle daño. Sabia. SABIA. Por intuición, instinto, o el eco de un recuerdo cada vez mas palpable... que esa persona... Era su seguro. Aquel que la protegería si algo malo yacía sobre ella. Aquel que la cuidaba cuando ningún otro lo esperaría. Aquel... aquel...


Que tantas esperanzas tenia puestas en ella.


... O al menos, eso fue lo que Larxene sintió al ver su sonrisa. Al acercarse lo suficiente como para ver parte de su cara. Y sobretodo, en primer plano, la estrella marcada que adornaba su hombro. ... Idéntica a la que ella tenia. Sin ninguna imperfección o diferencia, que le hiciese pensar en una simple coincidencia. ¿Pues que azar existía en ese lugar? Todo sucedía por un motivo. Todo... destinado a pasar. No por los designios de Padre. Ni por los designios del Uno.


... ... ...



Si no por los designios de aquel que quiso liberarse de ellos.


... ... ...

... ...

...

... ...

... ... ...

... ...

...

... ...

... ... ...


El frío, pero suave tacto de la piel de su hombro, fue lo poco que sintió Larxene. No llego a posar la mano entera, ni siquiera a palparlo con sus dedos, quedando solo en un ligero roce, en una caricia insignificante, ínfima y olvidable... y que sin embargo, en una ultima exhalada de aire, como un segundo de tranquilidad... ... Larxene se sintió a salvo. De la pesadilla, de esa biblioteca, de su miserable vida, del destino que la aguardaba, de los monstruos que quisieron darle caza, del libro, de su autor, y por supuesto... de ese tsunami... Que igual de impasible que ella en su correr, igual de incansable que ella en tocar su destino. ... ... ... Impactó cual martillazo tras su espalda.




Fue como ser engullida por una autentica ola de mar. Embestida, levantada del suelo, y sacudida hacia todas direcciones en un espacio tan corto de tiempo, que ni siquiera sintió dolor. Vio como flotaba en medio de la fría y purpura neblina, que por algún motivo, se percibía liquida, espesa, pero fluida. Avanzando en una dirección, a la que era arrastrada sin remedio. Y sin poder ver una superficie a la que emerger, ¿Se ahogaría allí debajo? ¿O se golpearía antes la cabeza contra alguna de las estanterías? ... ... Pero resultaba peculiar e interesante... pues por instinto, Larxene estiro los brazos y las piernas, como si buscase liberarse y nadar en alguna dirección. Acto que le sirvió para darse cuenta... ... de que el entorno se había agrandado. Por mas que se moviese de derecha o a izquierda, no tocaba con ningún libro, ni tampoco con los inmensos muebles que los contenían. Daba vueltas a la deriva en un mar de niebla que le parecía eterno. Y a medida que los segundos pasaban. A medida que el mareo podía con ella, y el oxigeno se le agotaba. La pequeña niña aventurada, que guiada por curiosidad se adentro en la Biblioteca prohibida... Supo que su destino no era morir allí.

Pues ese hombre al que ya no veía.

Ese hombre al que ya no percibía...

Jamas lo permitiría.

Y lo tenia tan, pero tan claro...

Lo sentía tan, pero tan hondo...

Que para cuando Larxene se agarro de la garganta para no soltar el aire.

Buscando ganar unos pocos segundos mas...


Un pequeño momento al que agarrarse.

Al que anclar su esperanza...

.

.

.

...

...

... ...

... ... ...


... La niebla la escupió de un oletazo.



Y la luz de una nueva sala inundo su cansada mirada.


No se sentía mojada, ni humedecida. Sus ropas no chorreaban ningún liquido, ni tampoco veía rastros purpuras por ninguna parte de su cuerpo. ... Aunque eso si, se sentía fría. Mucho. Muchísimo. Y no de la manera que uno notaria en una noche gélida, o al bañarse en agua helada. Mas bien, lo percibía en su interior. Profundo... Muy profundo... Como si le hubiesen succionado el calor del cuerpo. Tiritaba. Temblaba. Posiblemente hasta perdió el color de su piel otra vez. ... Y puede que no solo en su realidad mental, si no en la externa también. ... ... Pero aun así... sus ojos agitados no querían cerrarse todavia. Incluso si el juego al que jugaba era demasiado peligroso, y claramente, la estaba matando lentamente... ... Debía seguir arriesgándose, y echar otro vistazo. Una nueva ojeada, hacia aquello que ahora la rodeaba.

¿Había sido arrastrada? ¿O solo transportada por algún efecto mágico? ... No lo sabia. Sin embargo, la sala estaba parcialmente cerrada, y con un único pasillo por el que avanzar, justo a sus espaldas, ambas hipótesis eran igualmente aceptables... Así que, teniendo en cuenta que era de allí de donde había venido, ¿A donde ir ahora? Las paredes de estantería se extendían a lo alto, ahora separadas entre si por una especie de espacio de lectura, con una mesa y varias sillas justo en medio, rodeadas de una montaña de libros desordenados, tirados sin cuidado por el suelo. También, levantando la vista, y necesitando cubrirla de inmediato por el efecto molesto que le produjo, observo una serie de lamparas colgantes. ... ¿Por que eran lamparas, verdad? Su brillo suave, no emitía reflejos contra un cristal, dando la impresión de ser... literalmente eso. Luz colgante de un techo que se perdía entre las tinieblas... Aunque gracias a esta luz, Larxene logro distinguir ademas unas escaleras al fondo derecha, en espiral, sin destacar demasiado, conduciendo a un segundo piso, y a un enorme portón de madera roja.

Una puerta que resaltaba a su vista.

Que la hacia contraerse.

De la impresión. Del peso.


... Sintiendo su llamada...


Avanzar sin mirar atrás la trajo hasta aquí. Así que lo normal seria continuar lo empezado, y andar hacia lo que esperase detrás. ¿Se trataría del hombre? ¿Se trataría de un recuerdo perdido? ¿O simplemente...? ¿Era otro engaño mas de su mente perturbada y suicida? ... ... Seguía sin saberlo. Y aunque lo supiese... ¿De verdad tenia otra opción? No solo se trataba de proseguir su camino, si de no que a estas alturas, no tenia nada por lo que mirar atrás... ... ¿No? ... ... ...


. . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . .


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.


... Comenzaba a sentirlo... Una vez mas... Miedo. Mucho miedo. Muchísimo miedo. Terror. Pánico. Pavor por continuar. Espanto a mover su pie adelante, y encontrarse con su futuro. O mas bien, con su pasado. Con ese pasado que en parte no sentía que le pertenecía, y que otro lado, creía ser lo único que la hacia ser quien era. Ambas ideas, ambas posibilidades... ¿pues quien era ella exactamente? ¿Que...? ¿Que lado de si misma? ¿Que parte, de lo olvidado, recordado, apreciado, odiado o venerado...? ¿La definía como persona?

¿Tal vez su lado de huérfana, en el orfanato del Padre Aleizer? Viviendo con aquellos niños abandonados, a los que si bien llego a apreciar... ¿Jamas vio realmente como personas cercanas?

¿Tal vez su lado de aventurera buscavidas? Viajando por el mundo, saqueando ruinas y lugares de interés. Dedicándose a la oportunidad que mejor la remunerase... ¿Y al final para que? ¿Para gastárselo en tonterías que luego perdía? ¿O devoraba? ¿U olvidaba?

¿... O tal vez...? ¿O tal era su lado Sin Nombre lo que veía peligrar...? Aquello que se le fue entregado. Aquello de lo que ella se río. Aquello de lo que en el fondo sabia que ni duraría mucho, ni tenia mayor importancia que un grupo de locos haciendo locuras... No moriría junto a ellos, eso lo tenia claro. Antes huiría. Antes se marcharía y no miraría atrás. Antes... antes...

Antes que traicionarse a si misma...
Los traicionaría a todos.





¿Que no fue solo por aburrimiento?

¿Que hubo algo mas en tu decisión?

Ja... Jajaja...
¡AJA AJA JA AJJA AJ!!

¡¿Y que fue, Larxene?!

¡¿CUAL FUE ENTONCES TU MOTIVO?!



Semejante pregunta, ¿Acaso tenia una respuesta en estos momentos? Ni siquiera... Ni siquiera era capaz de sostenerse en pie... ¡¿Como podían esperar que contestase a eso?!


No hace falta que te hundas por admitir la verdad.

¿Que excusa pondrás?

Con Aleizer, con los huérfanos...

Fue que no tenias nada mas. Que fuiste donada. Una niña abandonada por sus padres.

Tal vez rechazada. Tal vez hasta odiada...

Pero si esto era si quiera verdad.

A ti jamas te importo el pasado.

... Ni tampoco el presente.

Solo contabas las horas hasta poder marcharte, ¿Verdad?


A los 18... Ni un año mas, ni un año menos... ... Y ni siquiera un día mas o un día menos... Pues en cuanto sonó la alarma del despertador, de aquel señalado cumpleaños, ella supo que era momento de marchar. Se despidió, si. Hubieron lagrimas por parte de los demás huérfanos y todo. Sobretodo de esa niña de pelos azules que se crío con ella, pero que por algún motivo, siempre le pareció igual de joven. ... Aunque nunca se preguntó porque, pues no le interesaba. Quería irse y vivir su propia vida. Sin reglas, sin normas, y sin limites. Dejar todo eso atrás.

Y lo conseguiste. Conseguiste aquello que tanto deseabas.

... ¿Pero de que te sirvió?

¿Que obtuviste en tu tan ansiada libertad?

¿O es que ya lo has olvidado...?

Todas esas noches en vela. Tirada en la cama. Mirando al techo.

Queriendo llorar por no tener nada a lo que agarrarte.

Y sin poder, pues eso seria ir en contra de tu propio ego.

... Tu misma...

Sin que nadie te lo impusiese...

Creaste tus propias limitaciones.

Porque de no haberlo hecho...
¿Que habría sido de ti?

¿Que habría sido de la niña
especial de aquel hombre...?

Esa... a la que él le confió absolutamente todo...



Una vida solitaria... Una vida sin rumbo y sin destino... ... Y también sin sustancia ni color... No, ahora que echaba la vista atrás, era obvio que no fue Padre el responsable de aquello. A lo mejor, como le contó en su pasada conversación, solo se limito a dejarla en el orfanato, y esperar a ver que sucedía. Porque esa era la clase de persona que él era. No le importaba nada, ninguna de las posibilidades que podrían aconteceres. Fue ella la que abrió el portal. Fue ella la que grito deseosa de seguir viva. ... Y posiblemente... en esos 23 años que llevaba viva... la responsable de no haber hallado ninguna amistad fiable, ningún amor, ningún hogar, ni ningún recuerdo que valiese la pena conservar... ... Fue solo ella misma.

Así que... Si lo entiendes.,

Y lo aceptas.

¿Por que entonces actúas como si te importasen los Sin Nombre?

¿Que tienen que los otros no tenían...?

¿Que pueden aportarte ellos...?

¿Que los demás no te ofrecieron?




... ... ... ... ... ... ...


¡¿Cual?!

¡¿Es?!

¡¿TU EXCUSA?!

....................... Esa voz...

¡¿CUAL ES?!

....... Esa voz que no dejaba de gritarle...

''¡¿CUAL ES EL MOTIVO DE QUE ESTÉS AQUÍ?!''

................... No era suya.



''¡¡MALDITA TRAIDORA!!''




Arlene. Era... Arlene. Tal vez su figura estaba emborronada, y su silueta, carente de mas detalles que su ojo rojizo, enfocado en ella. Pero aun así, solo con verla de reojo, Larxene supo que se trataba de quien se trataba. Distinguiendo en primer lugar su brazo-garra de llamas deformadas, y que estiradas como un sin fin de espinas, habían prendido fuego a las estanterías del pasillo. Portando, en su mano izquierda, la guadaña Iluminadora, tan grande y afilada a como la recordaba de su anterior enfrentamiento. Siendo pues, la viva imagen de la rabia colérica. Una que helaba la sangre de ver. Pues se respiraba tan real, tan cierto, y sobretodo... tan plausible... Que cuando la Oyente hecho a andar hacia ella, paso tras paso, arrastrando arma y garra por el suelo de madera... ... Larxene no supo si era este ultimo lo que temblaba, o su propio cuerpo descontrolado.

... ... ...

... ... ... Sentía las piernas. Rígidas, tiesas... Pero las sentía en su sitio. Así que, aún le quedaba la posibilidad de escapar... de huir... de echar a correr en otra dirección... Escalar las estanterías, evitar las llamas de la culpa cebarse con ella. Incluso... Incluso sentía los brazos. Temblorosos, agarrotados... Pero fuertes. Así que también le quedaba la posibilidad de encarar el problema... de combatirlo... ... de destrozarlo con sus puños. Abrir su libertad a base de violencia. E ignorar la responsabilidad como siempre había hecho. ... .. Tan solo necesitaba decidirse. Mover un dedo, por poco que fuese... Antes de que esa Guadaña se acercase lo suficiente...

Y fuese su sangre lo que bañase aquella sala.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Habitación de Arlene   

Volver arriba Ir abajo
 
Habitación de Arlene
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Comando Pop'Star Temporal :: General :: Los Archivos-
Cambiar a: