Foro temporal del Comando Pop'Star Rol
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Pop’Star Times
~ ~


Ampliaremos...
Temas más activos
El Dia antes del Progreso!
Prueba del Alma: Kablo
¡Una cita a ciegas!
Buscando empleo en la Posada del Viajero
-QUEST- El Tren Infinito
Nacido de un Sueño
Una salida entre amigos
-Artículo- La flecha del destino
En el tercer cajón del escritorio de Pete McRich
JUEGO: ¡Pregunta al personaje!
Últimos temas
» Cuando la empleada te encuentra a ti en la Posada del Viajero
por -Aqualady- Mar Sep 19, 2017 1:36 am

» -QUEST- El Tren Infinito
por Ephirel Dom Sep 17, 2017 1:30 pm

» X marca el lugar
por Midas Goldo Sáb Sep 16, 2017 8:00 pm

» Día de Kablo
por -Miranda- Vie Sep 15, 2017 2:28 am

» La esperanza es esa cosa con plumas
por -Colette- Jue Sep 14, 2017 11:43 pm

» Sacrum - El Reencuentro
por Admin Bombermans Miér Sep 13, 2017 10:12 pm

» Pesadilla en la Cocina 1x01 - Kawasaki's
por Sparrick Jue Sep 07, 2017 12:30 pm

» -ARTÍCULO- ¿Y con quién pasamos la Navidad?
por Shantae Sáb Ago 26, 2017 12:36 am

» Volver al exterior
por -Ahina- Sáb Ago 19, 2017 1:04 am

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Dom Sep 10, 2017 1:14 pm.

Comparte | 
 

 -Artículo- La flecha del destino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
-Leaf-

avatar

Mensajes : 40
Experiencia : 40
Fecha de inscripción : 24/11/2016
Edad : 21
Localización : Base de los Sin Nombre.

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Vie Dic 02, 2016 7:46 pm

Recuperando la compostura, una dulce voz pareció salir del aire mismo. Asustando a Leaf y poniendo aún más a la defensiva a los otros generales. La elfa miró alrededor, buscando el origen de la voz, si realmente Neoisi se encontraba allí. Si realmente ella la llamaba.

"Eep!" La elfa ahogó un grito al sentir una mano que la tomaba del hombro... Y buscaba calmarla. Era la mano de Neoisi. Estaba fría, ¿Así era el tacto con un demonio...? Lentamente el cuerpo de Leaf fue materializándose de entre las sombras. Como si hubiera estado siempre allí, como si los ojos se acostumbraran a la oscuridad para lentamente reconocer su silueta y luego su cuerpo completo.

“Aun estoy aquí ¿Ves? Te prometí que vendría a ver a tus amigos y a ayudarte en lo que necesites y aquí estoy. No me iré. Te lo prometí y no romperé mi promesa.”

Realmente seguía aquí. No se había ido, solo... Se había oculto, como se ocultaba en los bosques. De la forma en que guiaba a los demás. Que los ayudaba a encontrar el camino... Y ahora, se paseaba frente a ella y... ¿Frente a Kablo?

“Lo lamento… Lamento haber desaparecido, no…. No fue mi intención…. Lamento que se asustaran…. Lamento que sufrieras tanto por él, Lamento que tuvieras que pasar por todo eso, pero……” ¿Por qué ella se estaba metiendo en esto? No le molestaba pero... ¿Acaso sabía algo del tema?


“Pero, por favor…. No lo lastimes… No cambiara nada de lo que ocurrió. Él pudo hacerte mucho daño, no lo quiero defender, pero lastimarlo solo traerá más dolor y sufrimiento. ¿No es eso lo que quieres evitar? ¿No es eso lo que tu y tus amigos desean eliminar del mundo? ¿No están luchando contra la corrupción? ¿Por qué no comenzar con el ejemplo?”

... Ahora es cuando su mentira venía a pisarse a sí misma. Sí, era cierto que los Sin Nombre querían un mundo mejor... Pero el fin justificaba los medios, y muchos de sus medios eran mucho muy cuestionables. Pero si quería mantener la fachada, ganarse su afecto y aprobación, debía seguir con esto...

"... Tienes razón, Neoisi." Exclamó finalmente, cruzándose de brazos y ladeando la cabeza de costado. Dejando que su largo cabello se muestre por completo. Y calló.

Miranda, Kiru y Cool Spot se habían quedado callados, atónitos. Dejando que hablasen entre ellos. Cool Spot, al ver como la híbrida reaparecía de la nada, por fin entendió todo. La forma en que ella aparecía y desaparecía a voluntad, era tan fascinante... Pero Kiru lo detuvo antes de que se sacase las gafas por tercera vez.

Miranda, intentando pasar el incómodo momento por el cual Leaf y Kablo estaban pasando y al mismo tiempo fascinada por la demostración; se acercó a Neoisi y comenzó a hacerle más preguntas. "¿Y no duele cuando desapareces? ¿Cómo lo haces? ¿Por qué es que tus ojos se volvían rojos?..." Y muchas otras preguntas que pronto se sacaría de encima.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Neoisi

avatar

Mensajes : 58
Experiencia : 151
Fecha de inscripción : 20/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Vie Dic 02, 2016 8:45 pm

Leaf aceptó a sus palabras. Una amplia sonrisa sincera se formo en su dulce rostro, su corazón se sintió más aliviado. El fuego de la ira del elfo parecía haberse apagado. Lo que Neoisi no tenía en cuenta era que tras el fuego, cenizas quedan, listas para volver a arder en cualquier momento.

Miranda se acerco a ella bombardeándola de preguntas otra vez. Con suerte, Kablo no interrumpiría otra vez.

“Uh? No” Sonrió firmemente con confianza “No duele, y lo que hago es… um… es… bueno…”

Al expresar las últimas palabras su confianza se dreno rápidamente. Parpadeó confundida un par de veces para mirar sus manos. ¿Cómo lo hacia? Nunca lo había cuestionado. Todo era tan natural. Solo lo pensaba. Solo lo deseaba. Todo ocurría instintivamente. Ocurría como su padre le enseño, pero… Nunca le preguntó como funcionaba realmente su magia. ¿Cómo lo hacía? Era un demonio. ¿Por qué tenía ojos rojos en su transformación de lobezno? Porque era un demonio. ¿Cómo funcionaba su magia? Como la de cualquier otro demonio. O eso creía. ¿Qué les diría? ¿Qué era un demonio? Preferiría que no. Leaf no recibió bien la noticia. Aunque tenía que ser honesta, pudo ser peor su reacción. La chica miro a Miranda finalmente. Su expresión estaba algo confundida, mientras se encogía sus hombros.

“Magia” Fue la respuesta de la chica a como hacía lo que hacía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://neoisi.deviantart.com
-Olsh Night-

avatar

Mensajes : 9
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 26/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Vie Dic 02, 2016 9:01 pm

Los generales asintieron entre ellos. "Magia, sí, suena bien" cosas de ese estilo. Cada uno tenía su forma de hacer las cosas y ninguno iba a cuestionar de dónde provenían los poderes de cada uno.

Sin entradas dramáticas, sin interrumpir oraciones, sin hacer grandes sonidos, se presentó Ignus una vez más. Esta vez, junto a él, traía a un hombre de gafas y cabello púrpura. Bien cuidado, firme, y con un ligero aroma a lavandas.

Asintiendo respetuosamente, el hombre se presentó ante todos. "Señores, señoritas... Leaf." Al llamarla por su nombre, la elfa se puso firme y su gesto se volvió serio y maduro una vez más. "¿Qué es lo que querías mostrarme?" Preguntó el hombre.

"No tienes ni-i-de-a lo difícil que fue encontrarlo." Murmuró Ignus a Kablo, acercándose a alguien con quién tuviera la confianza para echar el comentario.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Leaf-

avatar

Mensajes : 40
Experiencia : 40
Fecha de inscripción : 24/11/2016
Edad : 21
Localización : Base de los Sin Nombre.

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Vie Dic 02, 2016 9:31 pm

Era el momento. El momento que había estado esperando desde hacía más o menos una hora que se le hizo eterna, como si fuese un libro entero de acontecimientos. Leaf había mostrado casi todas sus facetas ese día. Amenazante, tímida, miedosa, fuerte, manipuladora, paciente, explosiva, amigable, sincera, comprensiva... Puf, y pensar que el día apenas comenzaba.

Se dirigió a su superior. Aunque fuesen todos generales y más o menos tuviesen el mismo rango, todos sabían que Olsh y Shura estaban un nivel más alto. Como si tuviesen más rango moral, ya sea por experiencia, veteranía o bien por sus demostraciones de intelecto o poder.

"Olsh, he localizado al Espíritu del Bosque." Firme, tomó a Neoisi del hombro y la presentó. "Te presento a Neoisi. Neoisi, este hombre es el General de la Oscuridad, Olsh."

"Encantado." Asintió el general.

Habiendo dejado espacio para las presentaciones, continuó. "Esta chica es una híbrida semi-demonio. Posee el poder de hacerse una con las sombras y también tiene una vista certera y una excelente habilidad con el arco."

Los videos no mentían. Flechas que salían de la nada, como si las enviase la maleza del bosque mismo, y daban en lugares muy precisos a la distancia. Asustaban a animales para que no caigan en las trampas, o bien desactivaba las mismas trampas desde las cercanías. Guiaba a los exploradores y niños perdidos, acertando flechas a una gran distancia en pequeñas ramas.

"No puedo entrar a la base con ella por la nueva política de no ingresar con gente ajena..." Lo cual era entendible, los últimos que entraron solo causaron estragos... "Pero quería presentárosla a todos en persona. Siento que, asociada con nosotros, podría aportar un servicio a la organización."

Olsh no parecía inmutarse. Se llevó la mano al mentón mientras reposaba el brazo en su otro brazo cruzado. Estaba pensativo al respecto, pero su gesto serio no denotaba ninguna opinión al respecto.

"Ella podría continuar sus... Actividades en el bosque, y al mismo tiempo actuar como vigía para nosotros. Mientras, nosotros podríamos tener más contacto con ella, podríamos ofrecerle algo que le interese y establecer un acuerdo... "

Con un pequeño salto de recapacitación, Leaf se dio cuenta de que se la pasó hablando de la chica como si no estuviera allí. Como si fuera un producto a vender. Sabía que a ella, como cualquier otro ser humano {o parte humano} no le gustaría esto. Así que girándose hacia ella la incluyó preguntándole. "¿Y tú qué opinas... Amiga?" Haciendo hincapié en esa última palabra.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Neoisi

avatar

Mensajes : 58
Experiencia : 151
Fecha de inscripción : 20/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Sáb Dic 03, 2016 2:12 am

Los generales asintieron a sus palabras. Estaba calmada que lo entendieran. Porque ella no lo entendía mucho. Pasos suaves y silenciosos se acercaron al grupo. Ignus volvió con otro chico. Los ojos de Neoisi brillaron levemente al ver al joven de cabellos rojos, le agradaba bastante. Sonrió a los recién llegados preguntándose cuantos ‘amigos’ más tenía la elfa.

El joven se presento amablemente. Era lindo y olía levemente a lavanda. Le gustaba el olor, le recordaba a la naturaleza. Todos los que estaba conociendo eran interesantes, divertidos y especiales en su propia forma de ser. Le agradaba. Se sentía cómoda. Leaf los presentó.

El hombre frente suyo era el general de la ’Oscuridad’. Un escalofrío le recorrió por el cuerpo. El tan solo hecho de relacionarse con la oscuridad le aterraba, ya era suficiente con sus poderes.

“Mu-mu-mucho gu-gusto” Fueron las palabras que pudo pronunciar, levemente sonrojada mientras se erguía formalmente.

Luego Leaf hablo sobre su ascendencia demonio. Les dijo a todos los presentes que era demonio. Sus orejas cayeron. Sus ojos se abrieron como plato mientras sus pupilas se encogían. La elfo le había dicho sobre lo que le incomodaba. Se lo había confiado. Ella tan solo lo dijo. Sin consultarla. Sin discriminación. Su corazón se volvió loco. Su cara palideció levemente.

La chica continuo hablando sobre como había atrapado al elusivo y misterioso Espíritu del Bosque. La híbrida estaba atrapada en sus pensamientos. Leaf hablaba orgullosamente. Neoisi callaba paralizada. ¿Debió decirle que era personal? No. La situación debió haberle dicho que lo era. Se enojó. Le dijo que era algo sensible. Que no le agradaba. ¿Importaba ya quien tenía la culpa? No. Las palabras ya se dijeron. Los amigos de aquella mujer de cabellos dorados lo sabían. Estaba perdida.

¿Qué pensarían? ¿Qué le dirían? Se había descubierto que era un demonio. ¿La atacarían? ¿La encerrarían? No escuchaba lo que Leaf decía. No le interesaba. O al menos, en ese momento. Su mente se preocupaba en lo que los demás tuvieran que decir. Le asustaba. Le asustaba mucho. Sus pies no respondían. Algún movimiento rápido y podía causar caos en la cueva nuevamente. No. Solo existía una solución coherente en estas situaciones: ‘Quedarse perfectamente inmóvil’. Quizás no la vean si no se mueve. ¿O eso era para los dinosaurios?.

Entre sus pensamientos, Leaf le pregunto algo. Las palabras no entraron en sus oídos, pero la chica la veía atentamente. La asustó. ¡No se había movido y aún así la había visto! La chica salto hacia atrás nerviosa.

“¡EEEEK!” Grito mientras saltaba hacia atrás, volviendo a reaccionar “¡YO NO HICE NADA!” Apuntó a su derecha “¡FUE CULPA DEL PHALRUZZ!”

Un breve silencio se hizo presente antes de que la joven se percatara de lo que dijo. El nerviosismo hizo que expulsara palabras sin sentido en esa situación. Su rostro rápidamente se volvió rojo como tomate mientras no sabía como reaccionar, o lo que realmente le habían preguntado.

“Um…. Uh… digo…. Si… Um… Digo…. Es decir…. Tal…. ¿Vez?” Dijo confundida al final, sin poder bajar el rojo del rostro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://neoisi.deviantart.com
-Olsh Night-

avatar

Mensajes : 9
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 26/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Sáb Dic 03, 2016 9:28 am

Los generales apenas se inmutaron ante las explicaciones de Leaf. Lo de las flechas y la sombra ya lo sabían, más bien, lo había visto ellos mismos. ¿Pero lo de semi demonio? Eso sí les tomó por sorpresa. Miranda fue la más sorprendida, mientras que Cool Spot solo se bajaba un poco las gafas para mirarla desde arriba de las mismas con un gesto de interés, pero que parecía enfadado. Kiru no pudo evitar soltar un mero "... Huh." Ante la declaración.

"... Interesante..." Comentó Olsh ante la declaración, ahora prestando mucha más atención.

Eran Los Sin Nombre. En sus filas tenían elfos, fichas parlantes, entes hechos enteramente de fuego. Habían luchado contra monstruos, toda clase de bichos raros de Pop'Star, e incluso descendientes de dioses. ¿Por qué habrían de asustarse ante un semi-demonio? Era algo diferente, sí, pero no por eso algo muy fuera de lo normal para ellos.

"Ajá, sí, es razonable..." Continuaba comentando el general, dejando que la elfa jugase a ser un soldadito. Una vez finalizó, la misma se había desplazado a consultar su opinión con la joven híbrida.

“¡EEEEK! ¡YO NO HICE NADA! ¡FUE CULPA DEL PHALRUZZ!”

... Todos quedaron callados esperando una explicación, mirando tanto a Neoisi con desconcierto y, para su terror, a Leaf por igual. “Um…. Uh… digo…. Si… Um… Digo…. Es decir…. Tal…. ¿Vez?” Dijo la chica, completamente roja.

"... Hm." Olsh abrió los ojos y mantuvo un gesto de curiosidad. Observando a la chica de las orejas animales con atención. Comenzó a caminar alrededor de ella, como si estuviese observando un espécimen, analizando una obra de arte, o bien contemplando algún tipo de extraña máquina.

Parándose junto a Leaf, Olsh le habló de frente. "He leído libros sobre demonios, y si esta chica es uno, puede resultar un gran peligro..." Comenzó a caminar una vez más, esta vez alrededor de ella. "No obstante, en las manos adecuadas y con entrenamiento, puedo ver la utilidad en la recluta que has traido..." Rodéandola, mientras Leaf escuchaba inmóvil. "Sin embargo, ha quedado demostrado que no es más que una niña. Inexperta, algo despistada... ¿Puede que incapaz de controlar sus poderes, hm?"

Se paró delante de Leaf y con una mirada fija, pero calmada y serena, preguntó sinceramente. "¿Quién nos asegura que no estás trayendo otra bomba a la base?"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Leaf-

avatar

Mensajes : 40
Experiencia : 40
Fecha de inscripción : 24/11/2016
Edad : 21
Localización : Base de los Sin Nombre.

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Sáb Dic 03, 2016 9:39 am

La General de Tierra intentó mantenerse lo más seria posible durante el 'examen' de Olsh. Era casi... Casi como si fuesen animales. Leaf había sido aceptada en la manada, sin embargo, para probar su valía debía ofrecer tributo a los líderes...

Era una comparación tonta, pero vamos, tenía sentido.

Todos los demás permanecían callados, nadie se atrevía a interrumpir a los generales hablando. Al menos, no aún, esperarían a un veredicto antes de comenzar con sus comentarios.

No debió haber preguntado a Neoisi... La chica parecía estar sumida en su mundo, como si estuviese conectada de la realidad. ¡Había gritado incoherencias cuando le preguntó algo calmada! Leaf sintió el deseo de cubrirse la cara por la vergüenza, pero firme aceptó el rubor y se mantuvo expectante a la evaluación...

Olsh decía conocer de demonios... Lo cual no era de extrañar, siendo él el general de la oscuridad... Y tenía razón. Si él había visto la secuencia de desaparición de Neoisi, lo cual seguro era cierto considerando que llegó muy tranquilo luego de escuchar sus gritos hacia el de la bomba... Había visto que parecía ser más un secuestro que un uso responsable de poderes. Quería responder a Olsh, pero no sabía exactamente con qué palabras...

Cada palabra del general hacía que su corazón lata más fuerte. La presión, el juicio, podía sentirlos presionándole en la nuca. Debía mantenerse erguida y con la vista perdida, como un soldado. ¡Aunque Olsh no le crea, así es como ella creía que debía comportarse!

"¿Quién nos asegura que no estás trayendo otra bomba a la base?" Preguntó finalmente.

... Esa fue una pregunta que atravesó su armadura y helado exterior. Ella misma se sentía culpable por la presencia del cerdo de su enamorado en la base, y ahora... Ahora que tenía una chance de redimirse, la chica no había hecho más que el ridículo... Parecía ser buena persona, buena amiga incluso, tenía potencial, pero... ¿Quién le aseguraba que no fallaría?

"Yo." Dijo una voz decidida de entre todos.

Era su voz.

Era ella misma.

"Yo... Lo aseguro, o me aseguraré de ello yo misma." Dijo casi sin titubear. ¿Realmente estaba segura de lo que decía? Las palabras habían escapado de su boca más rápido de las que podía pensarlas. Quería demostrar su carácter, quería mostrarse responsable, capaz, quería esto. Y ahora que lo tenía, no lo dejaría ir.

Aunque tuviera que tomar el riesgo una vez más...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Sáb Dic 03, 2016 9:44 am

Una vez se había reanudado la sesión de preguntas y respuestas, de análisis de pros y contras, Kablo decidió que no interrumpiría otra vez... A pesar de haber visto el día anterior un Olsh tranquilo, incluso juguetón al escupir a Ignus... Sabía que era uno de los tíos con más influencia en el lugar. Y que si él hablaba, al menos en situaciones oficiales como esta, era mejor quedarse callado.

Pero eso no significaría que no hiciera señas a Neoisi. Por lo bajo, moviéndose un poco, haciéndole algo de viento con la gorra, emitiendo un pequeño 'Psst' para llamar la atención.

Y si la tuviera... Hacerle un gesto con la cabeza. Echar la mirada hacia Leaf, levantar las cejas, como si estuviera diciendo 'Dale una mano, ayúdala'

... O, para alguien no tan avispado en el terreno de las interacciones sociales (lo cual era de esperarse luego de tantos años, independientemente de raciocinio malo o no) parecería que simplemente estaba intentando estornudar y no podía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Neoisi

avatar

Mensajes : 58
Experiencia : 151
Fecha de inscripción : 20/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Dom Dic 04, 2016 4:11 am

Neoisi, al igual que Leaf, se irguió con la inspección de Olsh aún roja. Sus orejas se levantaron firmemente y su cola se escondió entre sus piernas. Por alguna razón la actitud dominante de aquel general la mantenía nerviosa. Se sentía como una presa siendo rodeada por un fuerte y elegante león, listo para saltar sobre ella en cualquier minuto. Su corazón se detuvo momentáneamente, esperando el veredicto.

Olsh comenzó a hablar sobre como conocía a los demonios y como eran un peligro. Sus ojos se aguaron levemente al recordar su maldición sanguínea. Desvió su mirada y el rubor se apagó. Mientras el general rodeaba al elfo, la chica castaña escucho un ruido a su espalda. Una de sus orejas se dirigió en dirección al sonido. Luego, levemente y despacio, dio una mirada por su hombro. Kablo la estaba llamando mientras desvió la mirada y subió sus cejas. ¿Qué estaba haciendo? ¿Quería ver cuanto podía abrir sus ojos? Una vez lo intento frente a su reflejo, pero solo pudo subir las cejas. ¿Solo la había llamado para eso? ¿O estaba haciendo un concurso de quien mantiene los ojos abiertos con……. La pared? La chica parpadeo un par de veces algo atónita por los mensajes corporales de su amigo. Su atención fue devuelta cuando Olsh hablo de ‘traer otra bomba’.

Neoisi recordó las palabras de Leaf antes que Ignus llegara con aquel general. Otra bomba. La primera, al parecer era Kablo, y la segunda sería ella. Las dos enviados por Leaf a la organización. Sus orejas bajaron con dolor. No quería ser parte de su sufrimiento. Las palabras de la chica rubio la sorprendieron levemente. Era como si llevara una carga. Como si la llevara como carga. Neoisi no permitiría que la elfo llevara esa carga sola.

“Um… Disculpe, señor General de la Oscuridad” Comenzó tímidamente “Sé que lo que es capaz mi raza…” Desvió la mirada temerosa mientras se abrazaba los brazos “Sé que aún me falta por aprender sobre mis poderes… Pero…” Su mirada se poso en Leaf y Olsh. Sus ojos eran distintos, a diferencia de la mayor parte del tiempo que había estado allí, sus ojos expresaron confianza y firmeza “No permitiré que nadie salga herido. No quiero hacerle daño a nadie. No quiero que los demás sufran. Y los generales….” La chica miro al grupo un momento. Sonrojo levemente mientras su boca dibujaba una dulce sonrisa “Ellos ….. Ellos son increíbles…” Volviendo su rostro a los generales de la oscuridad y tierra, la joven sonrojo más “Se que solo los eh visto menos de un día” Desvió la mirada, colocando una de sus manos cerca del cuello, jugando con su cabello, cerca de la ardilla que aun se escondía. “Quizás pueda escucharse loco o estúpido, pero… El tan solo conocerlos, y ver como interactuaban entre ellos, pude ver el cariño que se tienen, el respeto y la amistad. Creo….” Su mirada volvió a los generales, sin bajar el rubor “Creo que es algo increíble, y deseo poder protegerlo.” Dio un paso hacia Olsh, llevando sus manos al pecho “Aún cuando no sea mucho, quiero ayudar. Tan solo con saber que mi pequeño aporte los protege, les ayuda o simplemente logra hacerlos felices, daré todo de mi para poder cumplirlo.”
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://neoisi.deviantart.com
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Dom Dic 04, 2016 10:14 am

''Creo, creo, creo... ... Aunque no dejas de utilizar palabras bonitas para referirte a nosotros... No estas concretando en nada de lo que se te esta pidiendo.'' ... Siguiendo la respuesta de la Demonio, cortando su optimismo por la mitad, una voz femenina se hizo presente desde el interior de la cueva, acercándose al exterior, paso por paso, emergiendo de entre la misma oscuridad que Neoisi uso como refugio... Solo que a diferencia de ella, brotando de pronto entre chispazos rojos. Ascuas, llamas, y un candente brillo ardiente que radiaba desde la derecha de la figura, desde... su brazo. Aunque mas que un brazo parecía una garra alargada hecha de puro fuego carmesi, tan caliente y reluciente, que las sombras de su alrededor sencillamente se disiparon, dejando a la vista a la responsable de tales palabras... Y de tal repentina aparición.




Arlene Skelter


''Por un lado te nos presentas con miedo. Con temor en tu voz. ... Lo cual indica desconfianza, o por lo menos... Duda. ¿No te parece?'' Continuó, manteniendo aquella garra estirada hacia un lado, mientras que sus ojos, tan rojos como ese fuego, se clavaban de lleno en la joven. ''No se te puede culpar... nadie te avisó de que se te traería en presencia de tanta gente...'' Todavía caminando lentamente hacia ella, marcando sus huellas en la húmeda tierra del bosque. ''... Sin embargo, luego tratas de decirnos esto ultimo. Que respetas nuestra familiaridad. Nuestra amistad y cariño entre los nuestros. Y que incluso estas dispuesta a ayudar... Para hacernos felices.'' Cada vez con mas fuerza, cada vez con mas firmeza, marcando unas huellas mas y mas profundas, tal y como si cada pisada fuese dada con mas insistencia que la anterior. ''¿Pero entonces? ¿En que quedamos? ¿Que faceta debemos aceptar como tuya?'' Acercándose, acercándose, acercándose... ''¿Podemos confiar en ti? ¿En que no te asustaras? ¿En que no te ocultaras entre las sombras otra vez?'' ... Hasta que finalmente... ''¿Cual es tu AUTENTICA opinión en todo esto?'' ... Su cuerpo se detuvó, en un ultimo paso. Quedando con una postura contemplativa, apoyando su mano normal en su cintura, mientras que sus ojos pasaban de mirar a Neoisi, al resto de Generales, sobretodo, y enfocándose del todo por ultimo, en Leaf.

''... Umm... Se que solo soy la Mano Derecha de Miranda, como del mismo modo, tampoco puedo decir que desconfié de la opinión de Leaf. No solo por ser la General, si no porque ella se conoce estos bosques mejor que nadie. Si en su dictamen esta chica de aquí es de utilidad... ¿Quien mejor si no ella para garantizarlo?'' Afirmó, moviendo un poco la garra, apuntándola primero hacia Leaf... ... aunque luego poco a poco moviéndola, cerrando el puño, cuando esta señaló hacia Noreyino. ''Ademas..., no creo que sea justo culparla por... Esto. El Comando se aprovechó de la obsesión que este hombre tenia, amenazándonos luego con el Medallon, haciéndonos picar su peligroso anzuelo... ... Tristemente, nada que Leaf hubiese podido evitar.''

Arlene trató de mantener un tono de lo mas calmado, y aún así, entre lo pausado de sus palabras, y su voz seca y apagada, se notaba que lo que realmente le pasaba es que estaba cansada. No tanto como para estar fatigada, pero si algo desanimada, sin duda indicando que lo de la noche pasada no le dejo buen sabor de boca. Incluso, si uno se fijaba bien, hasta era posible verle ojeras en los parpados, señalando, que seguramente, ni habría dormido bien. ... No obstante, como siempre, la ahora Mano Derecha se esforzó en mantener un discurso claro y conciso, dejando unos segundos de silencio, antes de continuar.

''En lo que a mi respecta... Su condición como Demonio no importa en lo mas minimo. Yo también he leído libros al respecto, y entiendo los riesgos que existen... ... Pero también los hay con elementales de fuego, y con practicar magia negra. De hecho, nuestra propia existencia es un riesgo constante, solo hay que ver lo que Noreyino ha supuesto para la organización. ¿Y acaso eso nos ha detenido? ¿O hemos encarado cada peligro, y continuado en adelante? Todos entendemos los riesgos que supone nuestra labor. ¿O me equivoco?'' Preguntó al aire, aunque sin esperar realmente una respuesta, al fin y al cabo, girándose a la derecha, y bajando un poco la cabeza, Arlene suspiró hondo. ''... Ahora bien. La cuestión que deberíamos tener en mente, como Sin Nombres que somos, y en la condición actual en la que nos encontramos... ... Es si esta chica vale el riesgo. Si esta... pequeña, inexperta, y asustadiza demonio... tiene suficiente valor para no solo preocuparnos por ella, si no volverla una asociada, establecer un acuerdo de intereses, y en definitiva... perder nuestro valioso tiempo.'' Una postura que mantuvo intacta por otra pequeña pausa, tal y como si quisiese dejarle a cada General la oportunidad de pensar su propia respuesta, concluyendo en si misma, cuando sus ojos se alzaron, y su rostro se viró directo a Olsh. Mirándolo. Fijamente. No muy diferente a aquella otra ocasión... del día anterior...


''Y yo pienso...''
''Que ciertamente...''
''... ...
Vale la pena el riesgo.''


...


... ...


... ... ...





''Solo que no para lo que Leaf ha propuesto.''
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Leaf-

avatar

Mensajes : 40
Experiencia : 40
Fecha de inscripción : 24/11/2016
Edad : 21
Localización : Base de los Sin Nombre.

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Dom Dic 04, 2016 6:09 pm

No se esperaba en absoluto que la híbrida hablase para defenderse. Pensó que estaba sola... Que debía mantenerse firme por su cuenta. Pero habló, se afirmó en su posición. Comenzó a hablar acerca de como quería hacer a todos felices, protegerlos... Cosas en que los Sin Nombre no se especializaban realmente... Decía que veía la amistad florecer entre ellos. ¿En serio podía verlo? Leaf sólo podía ver rivalidades, indiferencias, individualismo... Desde que había llegado había recibido un trato cordial y decente, pero nunca un sentimiento de amistad real. Tal vez con Ignus, o con Kiru, o tal vez...

Arlene Skelter

Por supuesto, ¿Cómo podía olvidarse de ella? Una de las personas que más la había acompañado. Que más la había consolado, apoyado, ayudado consigo misma. La que le había enseñado y corregido. Hoy no sería la general que es sin ella. Esa mujer inteligente, audaz, respetable, talentosa, capaz... ¿Qué opinaría Arlene de todo esto?

La manera en que salió del mismo lado de la oscuridad de Neoisi, ya hablando del tema y al parecer estar al tanto desde el inicio... Levantó un par de sospechas en los generales. En particular de Kiru y Spot, que con una mirada se entendieron y comenzaron a hablar por lo bajo. Miranda, Ignus y Leaf no parecieron darse cuenta, y si Olsh se dio cuenta o no es algo que en su rostro definitivamente no se notó, porque miró a Arlene con la misma curiosidad y seriedad con la que la miraba diariamente.

Como si leyera su mente, la peliblanca se lanzó a defender a Leaf de las acusaciones por el tema de Noreyino. Era cierto, ella no tenía la culpa, no invocó al loco aquél a propósito. Fue una jugada sucia del Comando para aprovecharse de su devoción y poca sanidad mental, y mantener vigilados a los generales. Por supuesto Cool Spot se ocupó rápidamente de ello, pero la noche anterior había quedado demostrado que el CPS también tenían al menos un equipo de hackers o infiltrados informáticos lo suficientemente capaces de rastrear, infiltrarse y controlar con toda facilidad un casco inalámbrico y equipos de música a la distancia y casi al momento. Tenían que ir con cuidado de ahora en adelante.

Arlene hizo un pequeño monólogo sobre si valía la pena el riesgo de una semidemonio inexperta... A Leaf la tranquilizó saber que estaba de acuerdo con ella. Que valía la pena... ¿Pero no por los motivos expuestos?"

... "Arlene..." Preguntó, asustada. "¿Qué tienes en mente?"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Neoisi

avatar

Mensajes : 58
Experiencia : 151
Fecha de inscripción : 20/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Dom Dic 04, 2016 6:47 pm

Una voz salió de la oscuridad. La joven híbrida dio un saltito de sorpresa, mirando en dirección de su procedencia. Algo o alguien parecía hablarle. Las palabras que emanaba de su boca, no le partieron el optimismo por la mitad. No. Solo la confundieron. La confundieron mucho. Con un chispazo, el brazo del misterioso ser se encendió completamente, mostrando a la mujer que hablaba.

“No estas concretando en nada de lo que se te esta pidiendo.” Dijo con seguridad aquella mujer.

¿No lo estaba concretando? Lo único que se le pidió fue que conociera a los amigos de Leaf, y ahí estaba ella. No le habían pedido nada más. Tan solo la saludaron y le hicieron un par de preguntas. Si lo pensaba detenidamente…. La gran parte de las conversaciones no estaban dirigidas hacia ella. Solo hablaban de ella y que era el espíritu del bosque. Leaf le había pedido ayuda, pero nada era realmente concreto. Era solo una idea, una idea que se estaba discutiendo en ese minuto. ¿Qué más tenía que hacer?

“Por un lado te nos presentas con miedo. Con temor en tu voz. ... Lo cual indica desconfianza, o por lo menos... Duda. ¿No te parece?” Continuo.
No. No tenía desconfianza. No tenía dudas. Estaba nerviosa. Habían pasado 4 años de que interactuó con personas que estaba nerviosa de hacer algo erróneo. De decir algo que hiriera a los demás. Tenia miedo de dañar a los amigos de Leaf, tras escuchar el daño que le habían hecho, no quería ser otra espina en la pata. Con lo que la mujer hablaba, quizás ya lo era.

“No se te puede culpar... nadie te avisó de que se te traería en presencia de tanta gente...” Siguió hablando.

Leaf le había dicho. Le dijo que vería a sus amigos, en plural. Luego le comentó que era una organización. Una organización no cuenta con pocos miembros. Era verdad que no contaba encontrarse con los miembros que habían llegado, pero sabía perfectamente que se encontraría y la presentarían a varias personas.

La mujer se acerco a la joven, la cual todavía estaba intentando encontrarle sentido a aquellas palabras. Aquel ser femenino de copa grande siguió hablando:

“¿Pero entonces? ¿En que quedamos? ¿Que faceta debemos aceptar como tuya? Podemos confiar en ti? ¿En que no te asustaras? ¿En que no te ocultaras entre las sombras otra vez?”

¿Qué faceta? ¿¡De que hablaba?! No habían hablado de juntarse en algún sitio como para preguntar donde ‘Quedaban’ ¿O sí? Parpadeo un par de veces. No entendía lo que decía. Ella era ella, no necesitaba una faceta. No estaba cambiando de faceta o algo similar. ¿Por qué decía esas cosas? ¿A que se refería? ¿Acaso debía ser plana e insípida? ¿Acaso no podía enojarse, sentir miedo o tener valor y convicción? ¿Tenía que escoger una cualidad y quedarse con ella eternamente? ¿Y no era el esconderse en las sombras la razón por la que estaba ahí? Ya les había dicho que ella no quería irse. Que cumpliría su promesa. ¿Por qué soltaba estas palabras? No la entendía.

“¿Cual es tu AUTENTICA opinión en todo esto?” Le preguntó, como si fuera algo que ocultaba.

Ella estaba diciendo la verdad. Cada palabra había salido de su corazón. Cada pensamiento sobre el asunto lo había puesto sobre la mesa. ¿Qué más podría decir? Todo lo que decía era tan ambiguo y se iba por las ramas. hablando de ramas…..

Luego la mujer comenzó a hablarle al resto de los presentes. Seguía confundida. Mucho de lo que decía no lo entendía. Mucho de lo que decía no le encontraba sentido o lógica.

“Umm... Se que solo soy la Mano Derecha de Miranda” Pareció dudar al principio.

¿La mano de Miranda? ¡Pero si ella tenía sus dos manos en su cuerpo! Aunque pensándolo con detenimiento, el brazo de aquella mujer era de un color distinto. ¡No podía ser! ¿Acaso quien le hablaba era realmente un brazo que tomo forma humana? Quizás Miranda lo crío, o al principio le perteneció  a ella, para luego conseguirse una nueva mano. Ignus había conseguido forma humana. ¿Por qué no una mano también? Al final en Pop Star habían tantas cosas distintas y extrañas que todo era posible. Si no lo creen, pueden preguntarle a la tapa parlante.

Aquella figura femenina siguió hablando. Inconscientemente la chica desvió la cabeza en un movimiento de confusión en toda la conversación, como un perrito.



Hablo mal de Kablo, otra vez con esa expresión hacia él. Le dolía. No importa cuanto se equivocó, no merecía ese trato. Hablo de cómo el comando había puesto la bomba de Kablo en aquella organización. No lo podía creer. Ese no era el Comando Pop Star que ella conocía. ¿Habían cambiado tanto desde su huida? Menciono como no tenía nombre. ¿Cómo se referían a ella entonces? ¿Cómo seria vivir sin un nombre propio?

Preguntas rondaban por su cabeza, no estaba segura que era lo que aquella extraña mujer decía o quería decir. A mitad de su discurso comenzó a hablar hacia los generales presentes. Como todos lo habían hecho en una ocasión al llegar. Ese discurso le genero muchísimas dudas, pero también aclararon una pregunta que tenía hace varios minutos atrás. Ella, al fin y al cabo, era un objeto para todos ellos. Tan solo una herramienta.

Tras el discurso de la joven de copa grande, Leaf pregunto lo que todos querían oír. El plan que tenía en mente. La elfo no negó las palabras usadas por la recién llegada. No negó cuando dijo que podría ser una perdida de tiempo. No corrigió cuando dijo que Leaf la veía como una ‘Utilidad’. Tampoco la defendió en algún minuto. Eso le hirió el corazón.

Un dolor en el pecho. Un nudo en la garganta. Esperaba a escuchar su destino.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://neoisi.deviantart.com
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Lun Dic 05, 2016 12:20 am

Arlene no le prestó apenas nada de atención a la tan aclamada 'Espíritu del Bosque', manteniendo su mirada enfocada en los Generales, tal y como si aquella extraña chica no tuviese ninguna importancia mas de la que ya se había mencionado. Al fin y al cabo, tras escuchar la conversación desde la puerta, las descripciones que Cool, Kiru y Leaf dieron, ademas de presenciar aquel extraño acontecimiento con los brazos de oscuridad... La ahora Mano Derecha supuso entender lo suficiente... Al menos, para idear su propio plan. Su propia forma de sacarle provecho... a un recurso viviente como aquel. Atendiendo con pasividad al cambio de caras en sus compañeros, aunque sin inmutarse demasiado. Su postura, rostro, y ojos brillantes, permanecían intactos, inmutables, tan carentes de duda o miedo, que sin duda contrastaban con los de Neoisi, ... o con los de la propia Leaf, la cual, al final, se digno a cuestionar... ... Llevando a Arlene a sonreír levemente.

''Nada que no nos convenga mas que vigilar este bosque...'' Comenzó, con voz suave y despreocupada, cerrando los ojos por un instante, antes de volver a abrirlos sobre la elfa. ''Al fin y al cabo, ella es la única que ha conseguido saltarse la seguridad de Cool, ¿Verdad? Una sola falla de un error con arreglo, no debería motivarnos a aumentar la vigilancia. ... Al menos, no contratando a una extraña en nuestra organización.'' Por supuesto, seguía tratando de sonar tranquila, y por culpa del cansancio que sentía, aunque hubiese querido, no podría llegar a los niveles excesivos del día anterior. Su discurso se mantendría monótono, al igual que la mayoría de sus gestos, enfocándose ahora un poco en Cool Spot. ''Aún así, si el General del Rayo considera que esta excepción puede repetirse, sugiero que aplique lo aprendido de esta Semi Demonio para mejorar la seguridad de las cámaras. ¿Alguna forma de ver a través de las sombras? ¿De detectar presencias demoníacas? ... Aunque creo que eso seria mas territorio de hechicería que de tecnología... ... ¡Pero sea como sea! Mejorar lo que ya tenemos. No añadir algo encima.''

Habiendo andando unos cuantos pasos hacia un lado, reflexionando y cavilando, Arlene agitó suavemente la garra enrojecida, causando que pequeñas ascuas se 'desprendiesen' hacia el suelo, por un instante... ¡Dando la impresión de que quemarían las hojas! ¡Y CAUSARÍA UN INCENDIO! ... ... Pero nada. Pese a tener un aspecto llameante y ardiente, ese fuego no parecía disponer de la capacidad para quemar. Pudiendo permitirse el hasta apoyarla en un árbol, todavía en silencio, todavía dándole vueltas y vueltas a sus propias ideas... Puede que por propia inseguridad, o porque la estaba ideando en el proceso. Dejando un silencio tan marcado... que para cuando de pronto se giró, sacudiendo la garra, sin duda tuvo que sorprender a mas de uno.

''Mi idea es un tanto... ... Delicada. No creo que sea oportuno hablarla aquí. A oídas de... peligrosos... indeseados.'' Soltó, negando con la cabeza, y con una decepción en la mirada... claramente enfocada en Noreyino. ''Sugiero, que para mayor comodidad y privacidad, la discutamos en el interior de la Base. Y si usted lo considera apropiado, Olsh, llevar a la Demonio con nosotros. Tal vez sea una extraña... ... Pero no es como si la estuviésemos invitando a dar un paseo. En todo lo que a nosotros respecta, Leaf a traído una prisionera.''

Por supuesto, tal vez había ignorado a Neoisi durante todo este rato, pero eso no significaba que no la tuviese enfocada en sus pensamientos. Ya que, si había emergido de la puerta justo en ese instante, y de aquella manera, fue solo... para asegurar un cercado. Con Kiru, Miranda y Cool por detrás, Olsh y Leaf a cada lado, y Arlene delante, la Demonio no tendría la oportunidad de huir si le daba otro de sus 'oportunos sustos'. Siendo pues, que a diferencia de la Elfa, ella no veía la necesidad de seguir ocultando lo obvio... No tardando mucho en matizar todavía mas. ''... Y sea o no mi idea aceptada, estoy segura de que esta Demonio nos sera útil para muchaaaas mas cosas. Su mentalidad es fragil, su experiencia inmadura, y su carácter débil y asustadizo... ... Pero todo puede moldearse. Y de todo puede sacarse provecho.''


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Lun Dic 05, 2016 7:37 am

Desde el momento en que Arlene Skelter se hizo presente en la sala, una ligera y discreta sonrisa se esbozó en el rostro de Noreyino. Podía recordar lo que hizo la noche anterior, y a pesar de haber pagado por eso... Lo valió. Valió lo suficiente para hacer sufrir a esa horrible mujer.

Arlene había escuchado todo, todo, y ahora estaba haciéndose presente y aportando sus macabras ideas. Daba vueltas por el lugar mientras hablaba y monologaba. ¡Y Leaf no hacía más que darle combustible para que siga! ¿Quién se creía esa mujer? ¿Que por pavonearse con un brazo gigante en llamas estaba asustando a alguien? ¡Él tenía el Medallón del Agua! Bitch!

La forma de la que hablaba de Neoisi como una... Cosa... No le gustaba en absoluto. Ni la miraba, no se había presentado con ella, no le había dirigido la palabra casi. Era cierto que era una prisionera ahora... Pero seguía siendo un ser humano. Al menos mitad humano. Solo pedía que mostrase algo de decencia humana... Seguro que esa semidemonio era aún más humana que esa bífida mujer...

La peliblanca, sin pelos en la lengua, en seguida se dirigió a Kablo para llamarlo indeseable y admitir que no hablaría de sus planes enfrente de él... ¿Y cómo podía culparla? Luego del numerito que le había hecho pasar. -Je je...- Kablo lamentaba no haber reaccionado al momento para lamer sus lágrimas... Seguro habrían sido deliciosas...

''... Y sea o no mi idea aceptada, estoy segura de que esta Demonio nos sera útil para muchaaaas mas cosas. Su mentalidad es fragil, su experiencia inmadura, y su carácter débil y asustadizo... ... Pero todo puede moldearse. Y de todo puede sacarse provecho.''

... Una vocecita en su interior le dijo que se quedase callado. Que era mejor esperar, que era más sabio aguardar una mejor oportunidad, que pronto tendría su venganza... Que era mejor conseguir información, verificar debilidades, esperar un despiste, quedarse callado por ahora... Pero otra vocecita, en específico la voz de Bombermans en su cabeza, le dijo que este era el momento de ser un héroe.

"¡NO!" Gritó, colerizado. Apuntando a Arlene. "¡Tú...! ¡Ni se te ocurra tocarle un pelo a la chica!" Con una pisada fuerte, se adelantó a los generales que tenía a su lado. Estaba rodeado de enemigos, gente que lo odiaba y lo quería ver muerto, gente que si tuviera oportunidad lo acribillaría ahí mismo... Excepto por una persona. Una persona que creyó perdida, que en su momento más solitario se apareció. Y en el momento de mayor dolor, saltó a protegerle, a ayudarle. Incluso aunque eso significase caer prisionera otra vez. Ésta era su oportunidad de devolverle el favor.

"Bruja malnacida... 'La Demonio' tiene un nombre, ¿Sabes? Es Neoisi. Neoisi Demon. ¿Quieres desquitarte con alguien? Desquitate conmigo, sé que mueres de ganas. Pero si la tocas a ella... Te juro que no respondo de mí. Voy a... Voy a..."

Sin darse cuenta, estaba sujetando el medallón de su cuello con mucha fuerza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Olsh Night-

avatar

Mensajes : 9
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 26/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Lun Dic 05, 2016 7:40 am

"¿Y vas a...? ¿Qué, Noreyino?"



A pesar del dramatismo y formalidades, Olsh realmente estaba disfrutando esto. Ver como los generales aportaban con ideas y recursos, traían nuevos reclutas, se autoconvocaban, respetaban las reglas impuestas, discutían planes, ideas... Se sentía orgulloso de sus compañeros. Era cierto que, a pesar de su potencial y buena voluntad, la demonio no era más que una prisionera. Posible asociada o recluta, si, pero una prisionera traída aquí contra su voluntad al fin y al cabo. Y no iba a permitir que el entrometido de la gorra arruinase nada.

"¿Qué vas a hacer? ¿Vas a tirar del Medallón? ¿Vas a matarnos a todos, a ti, a ella, y a todo el bosque incluido?" Miró a la ardilla que aún residía dentro del cabello de Neoisi. "¿Con todos los seres vivos que eso implica? No serías capaz."

Se acercó a él, con una sonrisa de oreja a oreja. Un gesto alegre, incluso feliz, a pesar de su tono de voz que permanecía normal. "No, en serio, te reto a que lo hagas. Hazlo, ahora."

Esperó un poco... Y continuó.

"Eso es. Sabía que no te daban las semillas." Se giró hacia el general de fuego. "Ignus, hazme el favor de sacar la basura una vez más hacia afuera, ¿Sí? No hace falta llevar a la demonio invisible a una base llena de corredores oscuros, donde podría escapar fácilmente. Creo que aquí podemos interrogarla bien."

"Ahora, continua Arlene."


Última edición por -Olsh Night- el Miér Dic 07, 2016 10:01 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Kablo Noreyino
¿Kárbol? No soy Kárbol. Soy un ent. ........... *Te besa*
avatar

Mensajes : 210
Experiencia : 209
Fecha de inscripción : 04/01/2016
Edad : 22
Localización : En la base SN

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Lun Dic 05, 2016 7:46 am

... A pesar de todo... Olsh tenía razón. No podía hacerlo, no valía la pena. Matar a todo el SN de un golpe parecía ser algo tan fácil, tan sencillo de hacer... ¿Pero llevarse consigo el bosque de Whispy? Con Whispy Woods, todas las plantas y árboles, los animalitos... La vida de Neoisi, la vida de Leaf, de Ignus, Kiru y Miranda, su propia vida...

"... Hng..." Callado, Kablo cerró los dientes con fuerza mientras se tragaba sus palabras. Lo habían acorralado, y fue en ese momento cuando se dio cuenta de que ser mutuamente prisioneros no era tan buena idea... Al menos, no cuando ya no te temen, y tu poder e influencia se desvanecen con simples frases.

"¡Hmph!" Indignado, se acomodó la chaqueta y se dirigió hacia la salida al exterior. "¡No necesito que nadie me acompañe! Sé bien donde está la salida..." Derrotado, pero aún con ganas de pelea y una mirada altiva e indomable, se apartó de quien quisiera acompañarlo y se dirigió a la salida. Dedicando una última mirada a Neoisi.

"... Si te dejan salir, te estaré esperando afuera."

Y sin decir más, se retiró a tomar aire.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Arlene Skelter
Mano Derecha del Agua. BFF de Larxene. TIENE UN PSEUDO MEDALLÓN DEL TODO OMG.
avatar

Mensajes : 27
Experiencia : 31
Fecha de inscripción : 17/12/2015

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Lun Dic 05, 2016 9:09 am

La mujer de cabellos plateados conservó la mirada rígida en la Demonio, clavando sus ojos en ella nada mas soltó aquella ultima frase, tal y como si ahora si le interesase ver su reacción, observar la cara que ponía, la expresión que colocaba, resultándole mas interesante todavía... ... Cuando Noreyino trató de intervenir. ''... Jojojo.'' Colocándose entre ambas, casi como un escudo humano que protegería a la muchacha hasta su ultimo aliento, incluso si eso suponía morir y llevárselos a todos con él... No por nada, subiendo la mano hacia el collar, el joven reiteró en sus amenazas suicidas, a base de amenazas, insultos, y gestos... ... ... Que ya no tenían ningun efecto. No por nada, la sonrisa de Arlene no hizo si no crecer al ver aquello, relajando su postura, girando su cuerpo entero para mirarlo de frente. De hecho, por el movimiento de manos que hizo, hasta pareció que le iba a contestar, sin miedo o nerviosismo en su mirada. Sin embargo, para sorpresa de la Mano Derecha, Olsh se le adelantó, soltando exactamente las mismas palabras que ella misma razonó en utilizar. {Esto es real. Justo cuando iba a contestarle, Olsh se me adelanto y posteo eso. Lolazo} ¿Pues que iba a hacer Kablo en esta situación? ¿Destruir el bosque? ... ¿Matar a su querida Neo... Neo...? ¿Neoisi? ... ... Bah, como se llamase. ¡La Demonio! Y aunque habitualmente habría rematado con un comentario despectivo de su propia cosecha, por una vez, Arlene se quedo satisfecha con la mueca que a Kablo se le puso. Intuía el asqueo que sintió, la sensación de impotencia, ¡De saber que no tenia nada que hacer al respecto! ... Y eso, por lo menos durante unos segundos, pareció llenarla de jubilo otra vez... ... Pero solo durante un instante. En lo que su rostro miraba a Olsh, y con un sencillo asentimiento, daba paso a su explicación.

''Obviando la parte de que esta chiquilla es otra querida de Noreyino, y que eso le hará pensarse dos veces volarnos a todos... Tengo especial interés en su habilidad para fundirse con las sombras. Mas concretamente... la parte de pasar desapercibida bajo equipos de seguridad.'' Comenzó, paseando la vista brevemente hacia Cool. ''Al fin y al cabo, usted, General del Rayo. La tecnología que has usado para cubrir el perímetro es de ultima generación, ¿A que si? Usted no es ningún novato en esto. Sabe lo que hace. Incluso me atrevería a decir que lo hace mucho mejor... ... que muchos gobiernos y organizaciones gubernamentales...'' ... Dejando aquel detalle suelto en el aire, con una sonrisa que ya empezaba a dejar claro hacia donde se dirigía. Cerrando los ojos nuevamente, callándose por unos instantes, andando dos, tres, cuatro, cinco pasos... Hasta que su garra chasqueó, y Arlene miró al General de la Oscuridad.




''Usemosla para infiltrarnos en el Comando.'' Sentenció, con una sonrisa que si bien no era de entre las mas marcadas, bien indicaba la emoción que sentía. ''No solo no se esperarán a una espía por nuestra parte, si no que ademas, los equipos de los que ellos disponen, serán incapaces de detectarla. Y esa base, por lo que he leído, es subterránea como la nuestra. Debe estar llena de sombras y zonas oscuras por las que infiltrarse. Y con lo ágil y diestra que Leaf asegura que es... ¿Que peligro debería correr ante una panda de necios del gobierno?'' Riendo un poco ante su propia propuesta, con ironía, burla... para luego continuar. ''¿Y para que infiltrarnos, os preguntareis? Bueno... Por un lado, para dejar claro el mensaje. Que ningún Comando puede venir a anclarnos a sus exigencias, sin sufrir represalias claras al respecto. ¿O que se piensan que somos? ¿Los Shadow Riders? {Lumus: Que?} ... ¡Bah! Nosotros tenemos orgullo. ¡Y vendría bien recordárselo!'' Por supuesto, aquello lo dijo con bastante satisfacción propia, pero que tampoco se extendió mas de lo que debía, negando con la cabeza. ''No obstante... Dejando de lado sentimentalismos... La utilidad real recaería en reunir información. Y posibles soluciones al asunto con Noreyino.'' Desviando la vista hacia donde había marchado. ''El Gobierno reclamó el Medallon del Agua, lo cual nos indica que en menor o mayor medida, han dedicado esfuerzo a la tarea que nosotros llevamos. Tal vez posean mas información acerca de otros medallones. O de asentamientos antiguos. O de cualquier cosa que podamos usar en su contra. ... En especial interés... alguna forma de quitarle ese estúpido collar al estúpido que lo lleva.''

Pero pese a todo su buen humor, entre sonrisas irónicas, y gestos orgullosos... Al pronunciar esas ultimas palabras, Arlene bajó los hombros, y suspiró con profundidad. Pausando un momento, a lo que sus ojos miraban fijos a los de Leaf. Algo entrecerrados. Algo... apaciguados. Completamente diferentes a aquella mirada ardiente y enloquecida que le echó la pasada noche durante su magnánimo discurso. ''... Lo he estado pensando... seriamente... con la almohada y todo eso... Y he de decir... ¡Que aunque la idea que yo y Larxene tuvimos sigue siendo mi preferida! ... ... Creo que valdria la pena intentar una manera mas pacifica de librarnos de Kablo. Sin necesidad de activar la bomba. Sin necesidad de... matarlo.'' Puede que pareciese que le molestaba decir eso, y sin embargo, con su vista en la elfa, Arlene conservó el ritmo hasta el final, permitiéndose incluso esbozar una mas corta y tranquila sonrisa. ''Un mando universal que permita desactivar el collar... Algún mecanismo que controle su función GPS... O los códigos de lanzamiento de los misiles nucleares... ... ¡No para lanzarlos nosotros, obviamente! ... ¿O si? ¡Poseer armas nucleares como disuasión nunca esta de mas! ¡Y en el fondo...! ... ... Um, Bueno... ¡Ejem! Dejemoslo por ahora en el quizás, ¿De acuerdo? Infiltrarse en la base, y ver si existe una manera pacifica de solucionar este problema.''


''Ya que eso es algo que a ti te interesaría...''
''¿Cierto, Neo... Neoisi?''


Sorprendentemente, antes de esperar a la opinión de Olsh, Arlene se dirigió por fin a la muchacha. La había mantenido apartada, y aún así, sabia que no estaba sorda. ''Si has atendido bien, y escuchado todo lo que hemos hablado, entenderás lo que nos sucede. A Noreyino le han puesto un collar que conecta con una bomba nuclear. Y a menos que actuemos pronto... Nosotros, esta base, y todo lo que hay a un radio de 20 kilómetros de ancho... ... Sera vaporizado en un instante.'' Le resumió, omitiendo, logicamente, detalles de información. Ni la chica necesitaba saber sobre el medallon, ni del porque Kablo estaba allí. ''Como comprenderás, eso nos deja en una situación comprometida, pues para salvar a nuestra querida familia... Tendríamos que deshacernos de Noreyino. Matarlo.'' No por nada, la Mano Derecha echo a andar lentamente a Neoisi, paso por paso, no diferente a hacia unos minutos... solo que ahora no con tanta dureza, siendo precavida y cautelosa. ''A nadie aquí le gustaría llegar a eso. E imagino, que a ti, te gustaría mucho menos. ¿No es verdad?'' Deteniéndose a unos pocos, pocos metros. Justo delante de ella. ''... Antes no pude evitar escuchar como te hablaba y reconocía... ... Imagino que os conoceréis. Que sois buenos amigos. Compañeros, camaradas del pasado... ¿Tal vez una amante suya? ... Jujuju, conociéndole, no me extrañaría.'' Pero su pausa solo duro unos instantes, prosiguiendo con unos pasos a la derecha de Neoisi, colocándose a su lado, observándola de reojo, y con una sonrisa tan pero tan tranquila... que hasta se permitió posar la mano sobre su hombro hombro. ''Así que... dime, Espíritu del Bosque... ¿Estarías dispuesta a ayudarnos?''


''Infiltrarte en la Base del Comando Pop Star...''
''Salvarnos a nosotros... Al bosque que proteges...''
''Y a ese muchacho... A ese... fiel, fiel amigo tuyo...''


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Neoisi

avatar

Mensajes : 58
Experiencia : 151
Fecha de inscripción : 20/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Miér Dic 07, 2016 2:50 am

La mujer de cabellos blancos respondió la pregunta del elfo. Comenzó por las razones de por que no usar la idea de Leaf, para terminar diciendo que era peligroso hablar en la entrada de la base. Neoisi seguía con su mirada curiosa, escuchando atentamente a lo que esta mujer quería aportar con su discurso. Cuando esta agregó que la chica era débil mentalmente y que se podía ‘moldear’, la expresión de la híbrida se torno seria. Esa expresión se quebró rápidamente con la sorpresiva reacción de Kablo.

Miro a su espalda, viendo como el joven de cabellos cafés la defendía con fuerza y valentía, seguía siendo el increíble y heroico Kablo que conocía siete años atrás. Las palabras de Olsh hicieron que tuviera un escalofríos mientras bajaba sus orejas. No. No lo creía. Kablo no podía insinuar a matar a todo un bosque. Matarlos a todos. ¿Solo por ella? No. No quería creerlo. Sus ojos se aguaron con dolor. Entre la tristeza y el dolor de la noticia, la chica le dio la ultima mirada en silencio al joven de la boina azul que se marchaba de la cueva.

La chica miro la entrada por unos minutos luego que Kablo se largara. Arlene continuó hablando, haciendo que una oreja de Neoisi se girara en su dirección. Giro un par de veces su oreja antes de voltear a ver a la chica de copa grande con expresión tranquila.

“Ya que eso es algo que a ti te interesaría … ¿Cierto, Neo... Neoisi?” Le preguntó Arlene.

Sin palabras que decir, la chica frunció el ceño molesta hacia la chica de cabellos blancos. Estaba todo claro en sus palabras. La charla no solo demostraba su plan, si no el tipo de persona que era. Aquella mueca de desagrado se quebró al escuchar que Kablo era una bomba andante que podía destruir 20 kilómetros de ancho a su alrededor. No. No lo podía creer. Kablo nunca aceptaría a hacer algo así… No… No lo quería creer. No podía imaginarse que su amigo sería parte de tal cosa. Los animales. Los árboles. Whispy Woods…. No…. No …. ¿Cómo había ocurrido todo esto? ¿Desde cuando actuaba amenazadoramente de esa forma?

Arlene comenzó a avanzar hacia ella, haciendo que la chica retrocediera al mismo paso que la peliblanca. No le gustaban sus palabras. No le gustaba el aire que traía. No le agradaba para nada. La híbrida se detuvo cuando quien le hablaba lo hizo, para luego recibir un golpe inesperado.

-¡¿A…. A…. Amante?!- Pensó sorprendida.

Nunca había visto a Kablo de esa forma, era muy agradable y lo quería muchísimo, pero… Ella era muy pequeña y el un equidna. En su mente nunca existio esa posibilidad, pero con las palabras de Arlene no pudo evitar imaginar el nuevo cuerpo de Kablo acercándose a ella y posando una de sus manos en su cabello dulcemente.



‘Me alegra tanto de volver a verte, Neoisi. Te eh extrañado mucho’ Lo escucho decir en su mente con una voz mucho más profunda y seductora.


No podía creer lo que estaba pensando. Su cara se volvió roja repentinamente, avergonzada por lo que saltaba por su mente. Admitía que el nuevo cuerpo de Kablo era apuesto, ¡Pero eso no significaba que debía pensar en esas estupideces! Menos en la situación que se encontraba. Además ser una amante sería malo, puesto que significaría que el chico ya estaba con alguien más y ella lo estaba robando. Robar estaba mal. Muy mal.

Pensando en los ojos del mujeriego, la híbrida no se percato que Arlene se acercaba por detrás ewe(?) el lado y le tomaba el hombro. El contacto de las manos de la chica de pelo blanco con el hombro de Neoisi generó que esta ultima se despertara de su imaginación y volviera al presente. Una mirada sombría se poso en sus ojos por unos minutos mientras veía el suelo. Con agilidad y destreza, la chica se movió de tal forma que quito su hombro de las manos de Arlene.

“¿Si estoy dispuesta a ayudarlos?” Dijo mientras caminaba lejos de la mujer de garra flameante. Su mirada se poso en esta, era seca y dura, completamente distinta a la que llevaba siempre. Su voz era áspera y cortante. Su caminar era lento y firme, como un carnívoro asechando a su presa. “Eso realmente no importa ¿O sí? Si aceptara o rechazara su oferta, encontraran otra forma de hacer lo que ustedes quieren. Al final, como dijiste, no soy solo más que una prisionera.” La sombra de la cueva a su alrededor pareció vibrar en respuesta al espíritu de la joven “Una herramienta para llevar a cabo tus planes de venganza y dolor. Un simple juguete para moldear y amputar a tu gusto.” La chica se detuvo frente a Arlene. Ambas habían cambiado de lugar desde el principio. Neoisi se encontraba erguida y firme, levanto los brazos tranquilamente, mostrando sus manos “Adelante, hagan lo que tengan que hacer” Hablo pensando en que la esposarían o similar, luego sus ojos se dirigieron a Olsh “Si les preocupa que escape, descuiden. No lo hare. Le prometí a alguien que estaría aquí y no planeo romperla.”

La actitud de Neoisi era distinta a lo que los generales habían visto. Ya no era tímida y dulce, sus ojos no mostraban esa inocencia que hicieron al principio. No. Sus ojos se habían vuelto opacos, como si de un minuto a otro cerrara su corazón. Su voz era firme y áspera, como si estuviera lanzando flechas desde ella. Su expresión era seria, frunciendo el ceño al principio y mostrándole los colmillos a Arlene. A diferencia de cuando se enojo con Leaf, ella no tenía el pelo erizado o los ojos llenos de dolor y angustia. No. Era como si la chica perdiera todo su brillo, como si se perdiera a ella misma y estuvieran hablando con otra chica.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://neoisi.deviantart.com
-Olsh Night-

avatar

Mensajes : 9
Experiencia : 9
Fecha de inscripción : 26/11/2016

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Miér Dic 07, 2016 10:17 pm

Lo que a Arlene le faltaba en cordura, definitivamente lo compensaba con convicción y creatividad. ¿Para qué querrían infiltrarse en la base del CPS? Eran unos entrometidos, eso es verdad, pero lo único que querían de ellos era el Medallón... El cual estaba ahora en su base. Junto a un agente maleable, cuya devoción a uno de los miembros de los Sin Nombre lo hacía cooperativo y fácilmente influenciable. Si querían saber algo del CPS bastaba con preguntarle, torturarlo un poco, o bien amenazar con torturar a Leaf. El idiota era muy cobarde para arrancarse el Medallón realmente.

Pero había quedado claro que Neoisi cooperaría. ¿Por qué? Porque ya no tenía salida, ella sola se había metido en este lío al no huir cuando tuvo la oportunidad. Sin embargo, se notaba que era influenciable, que realmente era moldeable. Si pudiera hacer que ella quisiera a la gente de los Sin Nombre, y quisiera trabajar para ellos... Tendría la confianza para dejarla salir, y saber que haría el trabajo. Parecía llevarse bien con Leaf, si, había que ver que ellas dos pasaran más tiempo juntas. Y aunque no quisiera admitirlo, Ignus tenía ese no sé qué que a la gente le encantaba, realmente debería ser la mascota y la imagen de los SN...

"... Hm." Meditó pensativo. Era cierto que el plan original de Arlene, aunque original, era innecesario. Pero la chica había planeado algo enseguida. Apenas entró a la cueva, ya leyó la situación y formó un evento en que las habilidades de la semi-demonio les serían útiles. Tenía un excelente razonamiento y una estrategia impecable... Así que no dijo nada acerca de su plan. Lo rechazaría luego, pero necesitaba su inteligencia si quería sacar provecho a lo que la nueva prisionera ofrecía...

También habría que tratar un poco mejor a Noreyino, siendo que parecía que sí había sido amante de la híbrida. La opinión de ambos se potenciaría. Tal vez Shura podía hornearle un pastel. O podría darle un poco más de lujos en su habitación. Como ropa, o una ventanilla de ventilación.

Abrumado por todos sus pensamientos, Olsh levantó la mano y con eso finalizó la cháchara. Como un director de orquesta que pide a los instrumentistas que cesen. "¿Por qué no discutimos esto dentro?" Ofreció con una sonrisa. "Arlene, me gustaría hablar contigo más tarde. Neoisi, ¿Qué te parecería pasar la noche aquí dentro? Si has estado viviendo en el bosque, imagino que hace tiempo no tienes una cama cómoda o calefacción durante las noches frías. Tu amiguito puede venir." Señaló a la ardilla.

"Los demás, ¿Por qué no tomamos un descanso? Esta reunión ha sido suficientemente animada. Podemos discutir esto luego. Leaf, ¿Por qué no compruebas que el señor Noreyino no se escape? Con la relación que tienen, imagino que lo verás desde lejos y no tendrás reparos en tomar medidas si intenta escapar." Y dicho eso, tomó a su prisionera... De la mano, y la llevó en dirección a la puerta.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
-Leaf-

avatar

Mensajes : 40
Experiencia : 40
Fecha de inscripción : 24/11/2016
Edad : 21
Localización : Base de los Sin Nombre.

MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   Miér Dic 07, 2016 10:23 pm

-¡Qué idea tan perfecta, Arlene!- Pensó. ¡Era una excelente idea! Con las habilidades de sigilo de Neoisi, podría infiltrarse sin problema en la base del CPS. Robar información, causar estragos, ¿Quién sabe si no poner C4 alrededor de toda la instalación? Ya estaba pensando como Kiru... ¿Cómo no se le había ocurrido antes?

“Si les preocupa que escape, descuiden. No lo hare. Le prometí a alguien que estaría aquí y no planeo romperla.”

... Fue en ese momento en que Leaf recordó que Neoisi era una persona. Entre las idas y venidas del momento, olvidó totalmente que tenía una voz, que podía hablar y manifestar su opinión. Y le dolía. Le dolió haber compartido un momento íntimo con ella y luego tratarla como un objeto... Eso no estaba bien, su sentido moral se quejaba.

¿Y para qué? Si Olsh no le dijo gracias, no la miró siquiera. Parecía más interesado en los planes de Arlene que la ofrenda de Leaf... Como si sus esfuerzos hubieran sido en vano. No sólo eso, si no que encima la enviaron a cuidar a Noreyino.

"... Buscaré tu arco." Le dijo, antes de que se la llevasen. 'Lo siento', quería decirle. Pero no estaba segura si era el momento, si podía con todos los generales alrededor, o bien si ella lo aceptaría. Había atrapado al famoso espíritu del bosque... Y lo había encadenado para ser usado por ellos.

No se había disculpado, pero sus ojos denotaban la tristeza que le daba recuperar esa humanidad que creía, y esperaba, haber perdido a este punto.

Y viendo a todos los generales marcharse, marchó hacia la salida de la cueva. Al lado contrario de todos ellos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: -Artículo- La flecha del destino   

Volver arriba Ir abajo
 
-Artículo- La flecha del destino
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Comando Pop'Star Temporal :: Dreamland :: Green Greens - Bosque de Whispy-
Cambiar a: