Foro temporal del Comando Pop'Star Rol
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Navegación
Copia Offline del Foro
Tiendas del Foro (Offline)
Índice
Miembros
Perfil
FAQ
Buscar
Reglas
Biblioteca CPS
Cómo Jugar
PV y PM
Daño
Nivel
Argumento
Sistema de Fama/Infamia
Cristal de la Experiencia
Cristal de la Influencia
Características del Personaje
Habilidades y Debilidades
Dream-Dex
Diccionario
Enciclopedia de Enemigos
Enciclopedia de Mini-jefes
Enciclopedia de Jefes_Finales
Noticias
✪ 25/9/2017 ✪
Ahora el fondo no se repite ni mueve al hacer scroll.

Pop’Star Times
~ ~


Ampliaremos...
Temas más activos
Prueba del Alma: Kablo
El Dia antes del Progreso!
¡Una cita a ciegas!
-QUEST- El Tren Infinito
Buscando empleo en la Posada del Viajero
Una salida entre amigos
Nacido de un Sueño
Día de Kablo
En el tercer cajón del escritorio de Pete McRich
-Artículo- La flecha del destino
Últimos temas
» La esperanza es esa cosa con plumas
por Sparrick Vie Oct 20, 2017 4:11 pm

» La Gran Universidad de Dreamland
por Mergan Jue Oct 19, 2017 7:59 pm

» -QUEST- El Tren Infinito
por Sparrick Jue Oct 19, 2017 1:43 pm

» Una gasolinera al pie de la montaña
por Bombergirl Miér Oct 18, 2017 2:12 pm

» -ARTÍCULO- ¡Tita Basteeeet!
por -Bastet- Sáb Oct 14, 2017 12:49 am

» Una salida entre amigos
por -Aqualady- Miér Oct 11, 2017 1:51 am

» Día de Kablo
por Kablo Noreyino Lun Oct 02, 2017 3:07 pm

» Prueba del Alma: Kablo
por Kablo Noreyino Sáb Sep 30, 2017 12:55 am

» X marca el lugar
por -Squeak Squad- Jue Sep 28, 2017 11:47 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Dom Sep 10, 2017 1:14 pm.

Comparte | 
 

 Gélida Excursión

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Gélida Excursión   Miér Ene 20, 2016 10:44 pm

{Continuación del tema... http://comandopopstar.com/CPS%20Version%202%2020-2-15/comandopopstar.foros.ws/t1106/gelida-excursion/index.html}


Ante la respuesta de Sparick al negarse a aceptar su amistosa, pero al mismo tiempo sospechosa petición, Hari ladeo levemente la cabeza, extrañado y sorprendido... Aunque no molesto. Al fin y al cabo, tras parpadear un par de veces, el niño termino por asentir con algo de duda, cruzándose de brazos. ''Muy... ¡bien! ¡Como desee! Prepararé el campamento y el fuego mientras usted vigila, y en cuanto vuelva, nos ocuparemos juntos de descongelar su arma.'' Contesto, volviendo a sonreír tranquilamente. ''¡Cuídese! ¡Y procure regresar si encuentra algo sospechoso! No desearía que le ocurriese nada malo... ... Ni tampoco perderme la oportunidad de presenciar lo interesante. ¡Jeje...!'' Y despidiéndose con la mano, su mirada contemplo como el ave aventurera marchaba rumbo a las profundidades del túnel, iluminado tan solo por el brillo de su antorcha, que a medida que se alejaba, acabo por perderse bajo las sombras del hielo y la nieve. Aguardando Hari por unos cuantos segundos mas, hasta asegurarse de que Sparrick se hubiese marchado del todo. Así, hasta el minuto entero. Siendo entonces cuando un fino suspiro se le escapo, dándose la vuelta, y mirando al suelo de la cueva. ''Ains... Bueno... ¡Ya es hora de ponerse manos a la obra!'' Exclamo para si mismo, extendiendo una de sus manos hacia adelante, dispuesto por fin a dar inicio... A los preparativos...

... ... ... //-10PM//


[...] [...] [...]



//Fortaleza Glacial: Paso helado//


A medida que Sparrick avanzaba, mas clara fue la sensación de quietud que se respiraba en esa cueva. Una calma sin igual, totalmente distinta a lo que vivió allí fuera, no oyendo mayor sonido que el del hielo rechinar a su alrededor, ademas del calor tibio, suave y agradable, que mantenía su temperatura estable, pese a encontrarse literalmente bajo toneladas y toneladas de roca helada. Incluso el suelo por el que andaba, hecho de pura y densa nieve, era fácil de pisar, no llegando a sentirse retenido u obstruido, pudiendo correr y saltar, sin ver a enterradas sus delicadas patas. Un camino sencillo, que continuaba hasta donde se perdía la vista y mas allá, sin apenas cambios de ningún tipo en las paredes o en el techo, pudiendo incluso resultar... Aburrido en cierto sentido, pues por mas que andase, pasando los minutos, el aventurero no hallaba nada interesante. Tan solo el mismo hielo, la misma nieve, la misma roca, y el mismo camino. La misma ruta que seguía y seguía... ... en descenso.

No, definitivamente Hari no se equivoco en su anterior razonamiento, pues aunque Sparrick no detecto ningún desnivel al principio, tras aproximadamente ocho minutos de caminata, sus pies comenzaron a percibir el tirón de la gravedad. Un tirón que poco a poco se transformo en una cuesta descendente, tan empinada, que el pájaro tuvo la necesidad de sujetarse a las paredes rocosas, con tal de no caerse rodando hacia las negras profundidades... Y es que ese era el otro problema, que de no ser por su antorcha, no vería absolutamente nada. Ni el mas misero rayo de luz llegaba ahí dentro. Envolviendo el entorno en una eterna penumbra, por la que no veía lo que tenia mas allá de diez metros, ni tampoco lo que quedaba a diez metros de su espalda. Y ese silencio... esa quietud endiablaba... ya había perdido toda su gracia. Era igual que una de esas situaciones tan típicas para alguien como él, en las que tras hallarse solo, aislado, y rodeado por un silencio absoluto... el sentimiento de ser observado no hacia mas que crecer. Junto al peligro de una emboscada. De un ataque por la espalda. ¡Desde arriba! ¡E INCLUSO...! ¡DESDE EL SU-

... *PLAF*

//5 Daños//


... Y Sparrick se cayo de bruces contra el suelo. Habiendo perdido el equilibrio por culpa de un golpe en su dedo, y del brusco desnivel que el suelo sufrió bajo sus pies. Como si se hubiese topado con un repentino escalón... Una plataforma natural...



... Que abría paso a una amplia sala.


Tampoco es que fuera una cueva descomunal o colosal, pero comparada al incesante y estrecho pasillo que había presenciado por los últimos quince minutos, sorprendía. Aparte, los numerosos carámbanos de hielo que colgaban del techo, junto a las enormes columnas que emergían del suelo, resultaban como menos interesantes, sobretodo si se tenia en cuenta que todo allí era de origen natural, formado tras millones y millones de años de movimientos geológicos... Que Sparrick no entendía muy bien... ¡Pero que asombraban igualmente!
Aunque en fin... para lo que él había venido, lo importante no eran ni los increíbles cristales de escarcha, ni el pulido suelo de roca, ni el brillante reflejo de su antorcha en el hielo. Si no, que a pocos metros frente a donde él había salido, el camino continuaba... Solo que en esta ocasión bifurcado.

La ancha y mas grande columna servia de punto divisorio para las dos cuevas, hallandose justo en medio de ambas. La que quedaba a la derecha, se trataba de un extenso camino en linea recta, por el que Sparrick era capaz de distinguir abundantes cristales sobresaliendo de paredes y techos por igual. Mientras que el que quedaba a su izquierda, descendía en una espectacular bajada, casi en perfecto vertical, aunque con enormes rocas a los lados que podían servir fácilmente de apoyo y de base. ... ... No obstante, como era de esperarse, en ninguna de sus opciones llegaba a distinguir mucho mas allá del comienzo del camino, volviendo su decisión algo a ciegas... Y peligroso, por no disponer de ni siquiera una misera pista de lo que esperaba al fondo.
... ... Aunque no todo era tan malo... Pues aunque pudiese resultar un autentico dolor en el trasero, al Pájaro le quedaba la opción de volver por donde había venido, e informar a Hari, que con su... enigmática inteligencia infantil, tal vez lograse sonsacar algo mas que él.

Por lo tanto... ¿Que debía hacer? ¡¿En que debía decidirse?! ¡Uh, uh...! Ahora todo quedaba en sus azuladas alas. ¡Y amplio cerebro de pájaro ladronzuelo!


Última edición por Harald Ballad el Vie Abr 08, 2016 8:25 pm, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Dom Ene 31, 2016 1:58 pm

//PV: 85//

"Au..." Tirado en el suelo, fue todo cuanto el pájaro pudo decir. Ni siquiera él esperaba toparse con ese desnivel, o al menos, no tan pronto... pero es normal cuando caminas prácticamente a ciegas. Sabía a lo que se arriesgaba, a fin de cuentas estaba en una cueva, no podía esperar mayores comodidades.

Al caer, cayeron también sus posesiones, por lo que se apresuró en levantarse y recuperar su antorcha, que obviamente era lo más visible, pues aún se encontraba encendida. Y una vez recuperada esta, introdujo su ala por una hombrera, donde pudo comprobar él mismo que Valentina estaba en su sitio, siempre fiel al pollo. Pero...

"¡¡Rosaura!! ¡Oh, no! ¿Dónde puede...? ¡¿Dónde estás?!"

Rosaura no estaba en la otra hombrera como es lógico, la cargaba antes de caer, por lo que debía estar tirada en el suelo... sin embargo Sparrick no alcanzaba a verla en sus rapidísimas inspecciones visuales. ¡Y no debía ser difícil, ya que su hoja no podía ocultarse por la congelación! ¿Dónde se había escondido la dichosa?

"¿Estás enfadada conmigo? ... ¿Es por algo que he dicho?" Daba pequeños pasos a los alrededores, buscando incesantemente. "O quizás es por no haberte... ¿descongelado?" Dió unos pasos más y al mirar a la derecha... ¿Podía ser...? ¡¡Tenía que ser!! Raudo se acercó... pero no. Aquella forma alargada era sólo un efecto óptico, causado por un amasijo de bultos sólidos y la sombra proyectada por la antorcha. Ojeó las proximidades una vez más, sin éxito.

Debía aceptarlo, Rosaura había desaparecido.

Era difícil de creer ¡su espada se había esfumado como si nada, delante de sus narices! Primero no supo protegerla de aquella extraña congelación, y ahora esa cueva... esa maldita cueva se la había arrebatado. No era de extrañar que empezase a sentir remordimientos, pero así y todo no iba a pararse mucho más tiempo, debía rescatar a su preciado objeto de donde fuera que se encontrara. Agarró bien firme su antorcha y miró más adelante... donde descubrió finalmente que se encontraba en una sala.

Una sala natural que podía imponer fácilmente a cualquiera que la viese, y cuyas formaciones  de hielo y roca captaron la completa atención de Sparrick por unos segundos, hasta que recordó por qué estaba allí. Continuó con sus andanzas, que apenas fueron unos metros, pues ahora se encontraba en una bifurcación. Dos caminos muy diferentes a su alcance ¿cuál sería mejor? ¿Cual habría tomado el terrible villano ladrón de donce... es decir, de espadas? No tenía forma de saberlo, no era tan listo... Y entonces recordó a Hari, el niño inquietante que todo lo sabía. Él seguro que conocería el camino correcto, visto lo visto. Sin duda sería una buena idea llevarlo allí y hacerle tomar a él la difícil decisión, o incluso acordar que cada uno tomara un camino distinto para, seguro, encontrar al culpable. Sparrick ya estaba retrocediendo sobre sus pasos cuando se paró de repente.

...

¿Iba a presentarse así?
¿Iba a decirle que la espada que se había negado a darle... la había perdido por no habérsela dado? ¡Qué bochorno! ¡Sería el hazmerreir! ¡¿Cómo se le había ocurrido algo así?! Ni hablar, Hari no tenía que saberlo, él estaba muy bien quietecito en el campamento. Si el pájaro quería regresar, tenía que ser con Rosaura bien a la vista o no volver nunca... de modo que volvió a la bifurcación una vez más.

Dos caminos...
El derecho iba en línea recta, y la línea recta siempre genera confianza. El izquierdo, sin embargo, asustaba con sólo verlo, con esa espectacular bajada hacia el infinito. Y poniéndose en el lugar de ese maquiavélico villano... ¿quién tomaría el camino de la izquierda? Era incómodo, peligroso, y no podía haberle robado con tanta discreción si se hubiera fugado por el camino de la izquierda, estaba clarísimo. O bueno... no estaba tan claro, no tenía pruebas de que huir cuesta abajo le hiciera más ruidoso de algún modo... pero cualquier excusa era buena con tal de no tomar el terrible camino de la izquierda.

Así que sin demorarse más, tomó el camino derecho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Miér Feb 10, 2016 12:08 am


//Fortaleza Glacial: Paso helado//


Cuando Sparrick cayo, sus sentidos se vieron nublados de inmediato por el frío golpe, siéndole imposible discernir en que dirección cayo su preciada katana. No obstante, como era bien lógico, resultaba absurdo que hubiese desaparecido así como así, ya que ni la caída fue muy fuerte, ni existían recovecos a la vista en donde pudiese haber quedado atascada. Debería haberla localizado fácilmente, sobretodo disponiendo de una antorcha bien brillante, con la que ilumino e ilumino de derecha a izquierda, y de delante a atrás... Sin mucho éxito. Pues por extraño que pareciese, no solo no veía ninguna katana, ... si no que tampoco era capaz de distinguir el hueco de su impacto. Simple y llanamente, a su alrededor, el suelo nevado se encontraba plano, liso, e impecable, tal y como si nada mas, aparte de él, hubiese tocado la nieve en años... Y dado que tampoco distinguía huellas, marcas, o signos de algún tipo, la hipótesis de un veloz y cuidadoso ladrón, resultaba poco menos que inviable. ... ... ¿Pero entonces? ¿Que diantres ocurrió con Rosaura? Debía estar en algún sitio. ¡No podía haber desaparecido así sin mas! ... Uf... Y sin embargo, por mas vueltas que diese, Sparrick solo veía sus propias pisadas en la nieve. Pisadas desesperadas... y angustiosas.

Afrontar la realidad le resulto difícil, sobretodo por la cruel ironía de perder aquello que su compañero le propuso cuidar... Sin embargo, la situación era la que era, y su orgullo determinaba a continuar. Tal vez, andando por la cueva, encontrase alguna pista del paradero de Rosaura, o por lo menos, del enigma que envolvía su perdida. Y es que en un lugar tan extraño como aquel... nada debía darse por sentado. Ni para bien, ni para mal. Así que al final, resuelto en su decisión, Sparrick opto por tomar el camino de la derecha, ese que ofrecía una mayor seguridad continuando en linea recta, aunque sin olvidarse él de andar con mas cuidado. No vaya a ser que su otra katana decidiese aprovechar, y salir huyendo también... Tsk, tsk...


Con un suelo de firme roca helada, el camino proseguía hasta donde se perdía la vista, llenando su ya incomodada mente de dudosas cuestiones, como... ¿Cuanto duraría la caminata? ¿Cuan lejos le haría llegar? Y por supuesto, ¿Hacia donde se dirigía exactamente? No estaba seguro... ¡No estaba seguro de nada! Pero aun así, seguía andando. Y al andar, tampoco se sentía pesado. Tal vez la cueva resultase familiar a aquella que le trajo hasta aquí, y sin embargo, gracias a los cristales de hielo que sobresalían del techo y las paredes, Sparrick tenia algo que mirar mientras caminaba. La luz de antorcha rebotaba con las formaciones cristalinas, generando mayor claridad, unida a la graciosa estampa de ver su figura reflejada desde docenas de posiciones diferentes. Avanzar por esa caverna era como hacerlo entre muchos espejos. Espejos que aumentaban tanto en cantidad como en tamaño, a medida que se adentraba y adentraba... Viendo surgir los cristales desde el lateral, desde lo alto, desde los lados, ... desde abajo... ... Hasta el punto en que su vista quedo nublada. Pues allá donde mirase, solo veía cristales. Largos, inmensos cristales, que por si fuera poco... estaban afilados como cuchillas.

Ya lo comprobó con anterioridad. En ese territorio, los carámbanos no debían tomarse a la ligera. Un solo movimiento en falso, y podía acabar empalado cual pollo en navidad. Y hasta el momento, tampoco tuvo demasiadas dificultades para esquivar dicho destino. ... No obstante, ahora se hallaba rodeado. Y peor aun, ¡Confundido! Su cuerpo se reflejaba, al igual que la tierra, las rocas, y todo aquello que no fuese cristal... Cristal que lo había invadido todo, incluyendo los laterales del camino, dando lugar a una escena psicodelica, mareante y tensa. Si se movía, si daba un único paso, no tendría claro en donde comenzaba la realidad, ni donde los reflejos. Si pisaba fuera del camino, se clavaría los carámbanos. Si el camino optaba por dar una curva, corría el riesgo de incrustarse con los cristales de las paredes... Y si por algún casual surgía otra bifurcación, Sparrick ni la vería, pudiendo quedar varado en mitad del túnel...

Hmm... Por un lado, la cueva había sido llana y lineal hasta el momento, así que retornar sobre sus pasos seria pan comido. Mientras que por el otro, podía arriesgarse, confiar en sus instintos, y seguir andando hasta el fondo del túnel. ... Sin embargo, Sparrick percibía que si seguía caminando, mas temprano que tarde, la posibilidad de regresar se tornaría imposible, alcanzando un punto de no retorno.

... ... El momento de decidir había llegado. ¿Que haría Sparrick? ¿Que decisión marcaría el siguiente paso en su aventura glaciar?


Última edición por Harald Ballad el Vie Feb 26, 2016 11:20 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Jue Feb 18, 2016 7:39 pm

La confusión era innegable. En un mar de cristales y reflejos, cualquiera podía ser la dirección... y la perdición. Allá donde mirase, diversas versiones de sí mismo le acosaban con una expresión igualmente intensa que la que él proyectaba sin darse cuenta. Miradas confusas, miradas agresivas, miradas tensas... Miradas que buscaban la salida del bucle que había comenzado y que sin embargo sólo encontraban al mismo pájaro, una y otra vez...

Detestaba a ese pájaro, quería que se esfumara. Era un estorbo, nunca le había gustado, era la imagen de un cobarde y un rechazado. Siendo así ¿cómo osaba mirar de esa forma al Reposado, miembro del feroz clan Bravo? ¿Quién se creía que era para para aparecer ante su vista e invadir su espacio vital? Contra más tiempo pasaba cerca de ese individuo, más deseaba darle una lección. Oh, sí, iba a hacerlo, iba a humillarlo como sólo él se merecía, iba a darle razones para que se largase.

Le dirigió un puñetazo con ira justiciera, pero en mitad de la acción sintió un punzante dolor en la cara que le hizo retroceder a la vez que cerró los ojos y aulló de sufrimiento, rebotando su voz por toda la cueva.

//-5 daños// //PV: 80//
"¡¡AAGHH!! ... ... ¡¡JODER!!"


No entendía qué había pasado... hasta que abrió los ojos. Se encontraba en el suelo y respiraba nerviosamente. Estaba arrodillado sobre una pierna y con uno de sus brazos en el suelo, ayudando a sostener el resto del cuerpo. Su otro brazo se encontraba tocando el sitio donde se había dañado. Su mirada apuntaba al suelo, donde había plumas y gotas de... sangre. Entonces levantó la mirada y vió al reflejo, SU reflejo, apartó la mano que aún ocultaba la zona dañada... y ahí estaba. Una cicatriz sangrienta bajo su ojo izquierdo.

No le costó encontrar al causante, pues exibía un hilo de sangre que ya había recorrido parte de su estructura. Un carámbano oportunamente posicionado en diagonal desde el suelo alcanzó a Sparrick cuando éste se inclinó bruscamente para atacar. Al estar en una 'zona segura' lo que le alcanzó fue una minucia, sólo la punta, pero aquello bastó para tumbarlo en combate y hacerle pasar un mal rato. Era un adelanto de lo que le esperaba si volvía a cometer otra insensatez como esa. No obstante, debía estar agradecido, aquel doloroso incidente le ayudó a volver en sí.

Levantado y escarmentado, dirigió su vista de nuevo hacia el pasillo inexplorado, consciente de lo peligroso que iba a resultar, pues ahí no se distinguía nada... ¡nada! Y cualquier paso en falso podía ser su fin. Pero no había otra opción... ¿verdad? Y entonces, al fin, se le ocurrió mirar atrás. El camino recorrido, tan seguro, tan... familiar. Podía volver al campamento, lo que para él sería una vergüenza, pero Hari podría ser de gran ayuda, lo sabía. Retroceder era lo más sensato, aun sin espada, aun sin orgullo...

-Yo... yo... ¡¡No!! ¡Me niego! Tengo... ¡Tengo una idea!- {Cabezota ¬¬}

"Si no puedo usar la vista... ¡prescindiré de ella!"

Se centró nuevamente en el camino sin explorar. Sacó y extendió a Valentina, cerró los ojos y como si de un bastón para ciegos se tratase, tocó en todas direcciones en busca de abultamientos sospechosos; al suelo, al techo, a los lados y hasta las esquinas. Y así, decidió avanzar...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Vie Feb 26, 2016 2:47 pm


//Fortaleza Glacial: Paso helado//


El corte bajo su ojo fue rápido, agudo, y helador... Sobretodo eso ultimo. Tanto, que Sparrick continuo sintiendo la frigidez bajo su piel tras varios segundos después de haberse tocado la herida, dando la impresión de que su sangre se iba a congelar, o que en vez de una cicatriz, le saldría un mini-carámbano de hielo en la mejilla. Y aunque por fortuna nada de esto sucedió, nadie podría negar que le vino bien para enfriar su cabeza, y centrarse en el ahora. Por lo que decidido en su objetivo, resuelto en que la meta le esperaba ahí delante, Sparrick cerro los ojos, apretó la katana, y hecho a andar utilizándola de bastón. Una táctica inconcebible para muchos, pero ingeniosa a su manera. Al fin y al cabo, guiándose con el tacto, y con los sonidos de los cristales, el pájaro fue capaz de avanzar varios metros, y aunque su ritmo fue reducido, debiendo asegurar cada paso con múltiples movimientos en todas direcciones... Lo estaba logrando, y sin ver nada.

Su concentración fue tal, que al cabo de un rato perdió la cuenta de los minutos que llevaba caminando. Absorto en detectar los cada vez mas grandes cristales, que aun sin contemplarlos, Sparrick era capaz de distinguir, necesitando encoger su cuerpo, agacharse, o incluso pasar por encima de algunos obstáculos. Pronto, hasta fue capaz de preverlos, ya fuese por la costumbre, o por su entrenamiento como ninja profesional, llegando a escuchar los sonidos naturales del hielo a su alrededor. Crujidos suaves, quejidos rocosos, finos ecos de su propia respiración rebotando contra los cristales... Una melodía bonita y relajante a su manera, ... aunque al mismo tiempo inquietante.
En mas de una ocasion, creyo oir susurros entre las hileras de hielo. Procediendo de los laterales, de por arriba, o de por atras... Murmullos de palabras que no captaba bien, pero que por su entonacion, resultaban demasiado diferentes a lo corriente en el hielo... ... Aunque dada su actual situacion, para Sparrick aquello fue tomado como mera fantasia... Su cerebro tratando de jugarle una mala pasada. No era la primera vez, ni seria la ultima.

La ruta continuaba en linea recta, sin bifurcaciones que pudiesen confundir a Sparrick, ni mas curvas que alguna que otra desviación suave en el camino... Por lo que cuando los cristales comenzaron a hacerse mas escasos, reduciendo su numero de aparición, el pájaro lo noto en seguida, quedando confirmada la idea de que había alcanzado el final del túnel cuando al mover su katana a los lados, no toco nada. El túnel se había ensanchado, y con este, las posibilidades. Y motivado por el descubrimiento, sus ojos debieron abrirse en ese instante, contemplando de frente...



Una nueva y enigmática sala.


Tal vez no era tan enorme como la anterior, pero si que se respiraba... distinta. No solo por su estructura, si no también por su ambiente en general, pues esos cristales que Sparrick vio en el suelo, sobresaliendo de entre las rocas, hasta para él fue obvio que no eran de agua congelada, si no autenticas formaciones geológicas, como el cuarzo o el diamante. Ademas, al avanzar unos cuantos pasos, sus pies sintieron el agradable tacto de la hierba, dándose cuenta, de que a excepción de unas cuantas baldosas de piedra, todo lo demás era un largo césped subterráneo. Posiblemente musgo. Tan húmedo y suave... que... Ah... ¡Invitaba a tumbarse y echarse un sueñecito!... ... ¡Pero no aún! Ya que le habría impedido fijarse en la joya de la corona: Tres enormes cristales, de distintos colores, irradiados en una luz propia que eclipsaba la de su propia antorcha.

¿Que demonios eran? No sabia de ninguna gema que emitiese tales brillos, y menos aun, que surgiese de manera tan... tan... fantásticamente simétrica. ... ... Aunque esto vendría a ser un problema de toda la sala. Que era muy simétrica. Tal vez hasta demasiado. Con las rocas de los alrededores posicionadas de manera idéntica, con esos tres cristales colocados en un perfecto triangulo, y justo en medio, bellamente expuesta sobre unas baldosas de piedra...




............... Su katana congelada: Rosaura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Dom Mar 06, 2016 7:52 pm

{¿¿Pollito pío?? La madre que os parió xDDD}

Tanto por la novedad del lugar como por haber abandonado la angustiosa estrechez del recorrido anterior, el descubrimiento de la nueva sala le dejó fascinado, y por unos momentos se quedó en el sitio, tan sólo viendo aquellas formaciones geológicas así como la singularidad de toda aquella sala... y no menos importante ¡Una espada! ¡Al fin!

"Ju ju ju ju ju..."
Con los ojos cerrados y cabizbajo, Sparrick empezó a reir así, silenciosamente.
¿A qué venía eso? ¿Se había vuelto loco?

"¡¡HAH!!"

No... no más que de costumbre, lo que pasa es que el pájaro tenía algo que celebrar. Tras tan peculiar método de atravesar el túnel lleno de peligros, Sparrick hizo unos breves malabares con su arma que finalizó con un firme corte aéreo mientras su cara esbozaba una confiada sonrisa. Miró un momento hacia atrás para verificar su hazaña, para ver cuantas estacas de ese punzante asesino había logrado sortear. Era gratificante saber lo que había logrado, pero lo mejor sin duda era que lo había hecho por sí mismo, desafiando al temor y la sumisión que aquellos líderes le habían inculcado. Si el clan se enterara de esto... oh, sí... si el clan... ¡No! ¡No era el momento! Era el momento de pensar en el rescate, por lo que Sparrick volvió a centrarse en lo que debía: Su sufrida Rosaura.

"Sé que eres tú, Rosaura, te reconocería en un mar de oscuridad, nena..." {Cool}

Avanzó unos pasos y se detuvo un poco más cerca de ella... y de los tres luminosos cristales. Tan hermosa, tan expuesta, tan... sospechosa... ¿Y por qué la sala era simétrica? Eso le tenía loco. Símplemente algo no iba bien, y no lo iba desde mucho antes de llegar ahí, desde que ella, objeto inanimado a ratos, desapareció repentinamente... o incluso antes, cuando resultó congelada en el exterior por ese hielo tan extraño. Y esa congelación ahora la había recubierto entera. Estaba ahí... y no estaba sola, lo presentía. Rosaura era un cebo, el triángulo era una trampa. No se había entrenado durante años para caer ahora en tan evidente artimaña... Y aunque no conocía en absoluto el peligro al que se exponía, estaba decidido a luchar por su espada.

Apretó la empuñadura de Valentina con fuerza, preparado para lo que pudiera pasar al emitir las siguientes palabras.

"Quienquiera que seas ¡no me engañas! ¡Manifiéstate!"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Sáb Mar 12, 2016 6:53 pm

Los instintos de Sparrick no habían quedado entumecidos tras su caminata por el gélido túnel... ¡Al contrario! Estaban mas agudos que nunca. Y estos, con solo un vistazo, supieron percatarse que allí pasaba algo raro. Algo extraño... Algo peligroso... Que tal vez no veía a simple vista, pero que sin lugar a dudas, acechaba entre las grietas de hielo. ¿Pues como si no iba a llegar su katana hasta ahí? Por mas que esta tuviese nombre, ¡No tenia patas, o vida propia! Alguien tuvo que haberla robado, y puesto en esa plataforma, con la esperanza de que su dueño se acercase, picase el anzuelo, y se comiese una trampa mortal. Así que, la cuestión era obvia. ¿Quien era el responsable? ¿Donde se encontraba? ¿Y que clase de farsa maquinaba? Hmmmm... Lo dificil era responder, claro. Con lo simétrica que era la sala, cualquier mínimo detalle que se saliese de lo normal, resaltaría, pues hasta lo mas pequeño e insignificante de un lado, estaba igualado en el otro, como un perfecto reflejo. Reflejo en el que Sparrick no visualizaba nada fuera de lo común... ... Excepto los tres cristales, claro. Sus colores diferentes, eran lo único no simétrico en la sala. Brillando en tonos verde, rojo, y naranja, cuyos reflejos destellaban contra los otros cristales, en un espectáculo de luces que desconcertaba a Sparrick...

Pero aun así... aun así no se dejaría aturdir tan fácilmente. Había cruzado una cueva entera de cristales afilados para llegar hasta ahí, ¡Y con los ojos cerrados! Nada seria capaz de hacerle retrocede ahora. ... Y por ello, por ese sentimiento de seguridad, cargando en confianza y certeza, Sparrick apretó a Valentina, echando un ultimo y fiero vistazo a los alrededores, abriendo su pico, clamando en voz alta...

"Quienquiera que seas ¡no me engañas! ¡Manifiéstate!"

Grito que reboto contra el techo, las paredes, y los cristales que estas contenían, alterando la silenciosa calma del ambiente con un denso eco que perduro por varios segundos, seguido ademas de una vibración en las gemas, tan fina y aguda, que Sparrick sintió un escalofrió molesto, como cuando alguien pasa las uñas por la pizarra... justo al lado de tus oídos...

... ... ...

Y tal vez fue este sentimiento lo que puso en alerta al pájaro. Lo que acentuó sus sentidos mas allá de lo común en su persona... De lo usual para la situación. Pues aun si sus ojos seguían sin detectar nada extraño a su izquierda. Ni a su derecha. Ni en el césped. Ni entre las rocas. Ni en el techo. Ni en el hielo de detrás... ... Si que fueron conscientes de un ligero movimiento justo enfrente. Justo, justo delante. ... Un movimiento tan fino, que de haber sido otra persona, esta ni lo habría notado. Pero al tratarse de Sparrick... al tratarse de algo tan importante para él...


... ...


Ver como Rosaura comenzaba a agitarse en la plataforma, no paso inadvertido.


...


... Menos aun...




Cuando la espada salio disparada hacia él.


................

..........

....




Pudo bloquear a tiempo, levantando a Valentina, e interponiendola en la trayectoria de Rosaura. ... Sin embargo, hasta él supo que por poco pierde el pico, pues el corte de su katana había sido preciso, agitándose en medio del aire, como si estuviese empuñada por otra persona. Pero obviamente, este no era el caso. Tal vez se encontraba sorprendido, asombrado, y algo estupefacto, y aun así, lo que veían sus ojos era de verdad: Rosaura flotaba en el aire. Nadie la estaba sujetando. Era la propia katana congelada, que por algún motivo, se había vuelto contra su dueño. ... Uf... E iba en serio, muy en serio. Tanto, que nada mas ser bloqueada, Rosaura retrocedió unos pocos metros, girando sobre si misma, como si hiciese florituras, preparándose para el siguiente ataque.

//Rosaura Helada: 120PV / 30PM / 20ATQ//


¡¿Que demonios podía hacer Sparrick ahora?! Luchar contra un ladrón armado era una cosa, ¿Pero esto? ¿Combatir a su propia espada? ¡Era de locos! ¡DE LOCOS! Tanto por el valor sentimental, como por la propia estrategia. Era solo una espada, así que cualquier ataque que él lanzase, debía centrarse en la hoja del arma. No había un brazo, un torso, o una cabeza a la que atacar. ¡Solo la katana! ... Y ademas, esto beneficiaba a su 'enemigo', ya que la espada no disponía de limites al moverse. Podía flotar libremente de un lado a otro, alejarse, elevarse, ¡Lo que fuese! Otorgándole mayor movilidad de la que él disponía. Aparte, era muy rápida, ágil, ligera ... Casi ni parecía estar recubierta por esa esa densa capa de hielo. La cual, por si fuera poco, había adoptado el agudo filo de Rosaura. Si le alcanzaba de lleno, estaba acabado. ... ... Aunque esto en parte debería relajar su consciencia, ya que sus ataques no dañarían a la katana, si no al hielo que la cubría. ... O al menos eso esperaba. ¡La situación era demasiado psicodélica para encontrarle sentido!

... Sin embargo, no disponía de mas tiempo para pensárselo. Con un punzante sonido de aviso, Rosaura volvió a cargar contra él en otro rápido corte, apuntando esta vez, hacia sus patas...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Jue Mar 17, 2016 9:11 pm

Sparrick no tenía tiempo para grandes planes. Y no había elementos favorables... ni escapatoria... Básicamente no había nada. Sólo una espada rebelde y toneladas de confusión. Por eso cuando Rosaura se lanzó a matar a su dueño, su acto reflejo fue saltar con gran agilidad y ya en el aire dispararle unas ondas cuchilla con Valentina. No fue hasta que lanzó su ataque que sintió miedo de dañar a su 'señora'... aunque no más miedo que el de ser atravesado por ella.

//17PM-3=14PM//
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Miér Mar 23, 2016 8:50 am



Sorprendentemente, la estrategia de Sparrick fue la mas acertada para la situación, pues el corte de Rosaura pronto cambio hacia una cuchillada en lateral, levantando en el proceso tierra y musgo del suelo. Si el pájaro hubiese optado por enfrentar a su katana de frente, habría quedado cegado por la arcilla, ... y su cuello, cortado de cuajo, pues nada mas esquivar de un salto, el finísimo sonido del tajo le inundo los oídos, dejando sus plumas de punta por la impresión. Uf... Uf... Él ya sabia lo afiladas que estaban sus queridísimas espadas... ¡Pero esto ya era exagerado! Semejante agilidad, semejante filo... ¿Es que el hielo tenia propiedades que ahora empezaba a entender? ... ¿O es que lo que recubría a su katana...? ... ... ¿No era exactamente hielo?

Uhm... Aunque en cualquier caso, mientras que el dueño se libraba de un doloroso destino, la katana no pareció esperarse semejante revés, quedando quieta por un par de segundos, como si tratase de procesar lo ocurrido, e idear la manera de contraatacar. Tiempo que a ojos de cualquiera seria casi ínfimo, pero que para Sparrick, supuso la oportunidad perfecta para reaccionar, disparando desde Valentina esas ondas, que sin desviarse ni un milímetro, impactaron de lleno, dejando una rasgada marca en la superficie helada, como una cicatriz...

"¡I-I-CEEEEE!"

... Acompañada de un chillido de dolor.

Para Sparrick, que cayo poco después sobre el musgo, aquello tuvo que ser una sorpresa, ... ademas de un terrible susto, dado que el grito fue desgarrador, resonando entre las paredes de la caverna, y en el interior de sus oídos... Y el mirarla, no mejoro las cosas, pues Rosaura se había quedado flotando en el aire, sacudiéndose sobre si misma, en movimientos tan erráticos, tan acelerados, y tan repentinos, que hasta daba un poco de miedo verla... Dejando estelas azuladas, como si de un espectro fantasmal se tratase, retorcido en el dolor de su abierta herida.


"¡IIIIIIIIIIICCCE!"


No soltaba sangre, ni tampoco agua liquida... En su lugar, desprendía pequeños fragmentos helados, los cuales se desintegraban antes incluso de tocar suelo. Así, su ancho fue perdiéndose con cada convulsión, quedando al final con un porcentaje mucho menor al de su grosor original, viéndose mas delgada, mas refinada... Ademas de muchísimo mas ágil. ... ... No sorprendiendo para nada, que en una ultima y violenta sacudida, Rosaura terminase por responder lanzándose otra vez contra su dueño, esta vez, a modo de velocísima estocada, que entre la rapidez, y el movimiento zig-zagonal que hizo... Recordó a un misil teledirigido, con punta de flecha afilada.

//120PV - 24PV = 96PV//
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Miér Mar 30, 2016 7:40 pm

Aquel desgarrador grito, sus erráticos movimientos y la evidente herida que asomaba la espada perturbaron a Sparrick. Pobre Rosaura ¿qué le estaba haciendo? ¿había sido realmente una buena idea? Se debatía entre la supervivencia y el compañerismo, pues para él, aquella katana era su más fiel camarada de aventuras (con permiso de Valentina) y de no ser por ella... estaría muerto. Justo como ahora si se dejaba atravesar por su hoja, pues Rosaura volvía al ataque, mucho más rápida que antes.

Ante tal rapidez, hasta un salto se demoraba en demasía {toma palabro}, por lo que su única defensa fue confiar en su destreza bloqueando el ataque con la hoja de Valentina, para tras el impacto girar la hoja, sacudir a Rosaura hacia un lado con fuerza y agarrar aquella empuñadura helada con una mano.

Sparrick lo tenía claro, era su espada y no se iría a ninguna parte sin ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Vie Abr 08, 2016 8:22 pm



La katana helada, ahora mucho mas delgada y refinada que en un principio, continuó lanzada directa hacia Sparrick, moviéndose en zig-zag, de derecha a izquierda, a una velocidad tal, que realmente aparentaba aparecer y desaparecer, haciendo muy dificil adivinar cuando atacaría, o donde, ¡O como! Pues flotando de esa manera, nada le impedía girar sobre si misma, y cambiar su estocada por otro corte traicionero, uno del que Sparrick no seria capaz de escapar esta vez. Él lo tenia claro, sabia muy bien que repetir su salto no serviría de nada. Y no solo porque no disponía de mucho tiempo, si no también... porque intuía que Rosaura se conocía todos sus movimientos. ¿Y como no iba a hacerlo? ¡Llevaba siendo su fiel compañera desde hacia años! Le conocía, igual que él la conocía a ella, ¿O no era eso lo mas normal? Así que... tratando de equilibrar un poco el asunto, en un movimiento a la desesperada, Sparrick agito a Valentina contra la trayectoria de su vieja 'hermana', tratando de por lo menos desviar el ataque, bloquearlo, y salvar su pobre pico de oro...

Una estrategia que funciono... ... Aunque no como a Sparrick le habría gustado.

Él era un pájaro diestro, hábil con la espada, tanto a una, como a dos manos, así que el acto de golpear a toda prisa fue tarea fácil, logrando contrarrestar gran parte del impulso que Rosaura traía consigo... ... Pero no todo. Siendo así, que apartándola unos centímetros, la katana helada paso de ir hacia el pecho, a incrustarse de lleno en la hombrera de Sparrick. Hombrera que le proporciono algo de protección, evitando que la cuchilla se enterrase del todo... y que aun así, Rosaura atravesó como si de mantequilla se tratase, alcanzando la piel emplumada, clavándose por encima.

//20 Daños//
//Temperatura: 41º - 10º = 30º//

Citación :
-En el caso de Sparrick, al tratarse de un Ave, su temperatura Máxima es de 44 Grados Centigrados, mientras que su mínima es de 25.

-A medida que desciende la temperatura, diferentes afectos podrán hacerse presentes en el cuerpo, tales como entumecimiento de extremidades, dificultad para caminar, visión borrosa, mareos, cansancio, y congelamiento. Para evitar decaer ante los cuales, se recomienda mantener el cuerpo siempre activo, sea con estiramientos, maniobras de ejercicio, o meramente, andando.

-Alcanzar el mínimo de temperatura supondrá un desmayo instantáneo, quedando fuera de combate. Es posible reanimar a un compañero si este desfallece, pero para reanimarlo hará también falta recuperar su temperatura. Un ejemplo, es llevándolo a terreno cubierto, calentarle frente a una hoguera, o taparlo con mantas o pieles. Por lo que el simple uso de Pociones Naranjas, o Habilidades Especiales de Resurrección, NO serán suficientes.]


¡No fue agradable...! ¡PERO PARA NADA! El corte, el dolor, y la sensación helada que vino después... ¡Uf! Ni siquiera fue capaz de sentir sangre salir de la herida, ya que toda esa zona de su piel, incluyendo la propia hombrera, quedaron congeladas instantáneamente, cubiertas por una capa de hielo tan gruesa, que al girar la mirada, Sparrick fue capaz de ver pequeños pinchos de hielo saliendo de ella. Muy finos, pero tan, tan afilados, que sin duda agradeció que no hubiesen surgido hacia adentro. ... No obstante, eso no evito la horrible sensación gélida, que igual a una intensa quemadura, se propago por todo su brazo, erizado y agarrotado. Sintiendo los primeros síntomas de una congelación grave, a solo unos pocos segundos de recibir el impacto. Y como Rosaura permanecía clavada con firmeza, la congelación proseguía y proseguía, extendiéndose, como fuego en un bosque seco.

"¡I I I I C EEEEEEEEEE"


Aunque lo peor acababa de comenzar, ya que la Katana no tuvo ni la decencia de quedarse quieta, empezando a agitarse en suaves, pero dolorosas sacudidas, como si tratase de clavarse mas, de atravesar el ya herido hombro de Sparrick, y de ser posible, propagar la congelación al interior de su carne. ... Lo cual no seria nada bonito. Él ya había visto durante su vida muchos casos de extremidades congeladas, y lo que termina sucediendo con ellas si no se las trata a tiempo. Y allí, tirado en una cueva solitaria, apartada por metros y metros de pinchos cristalinos, de la única ayuda disponible, ¡Que encima era un niño! ... Lo tenia muy, pero que muy crudo...

No obstante, viéndolo 'por el lado positivo', el pájaro aprendió una valiosa lección... Nunca aceptes ayudar al rubiales shota de ojos rojos. Y es que, lo mejor que podía hacer, era no tocar la katana, ni por su empuñadura, ni por su hoja. La espada al completo se hallaba recubierta de aquel hielo infernal, uno que se propagaba al mínimo contacto. Así que... esto le debió hacer recapacitar en su plan de agarrar a Rosaura, pues de haberlo hecho, en su actual estado, no solo habría tenido que soltar a Valentina, si no que encima se habría quedado sin brazos que utilizar...

Si quería recuperar su preciada katana, socorrer su preciado brazo, ¡Y salvar su preciada vida! Debía pensar en algo deprisa. ... O sin duda quedaría convertido en pollo refrigerado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Lun Abr 11, 2016 11:12 pm

//PV: 60//

Valentina cayó al suelo. Sparrick aulló dolorido, arrodillado de mala manera. Su cuerpecillo apenas pudo soportar la sorpresa, ni el frío, ni el inmenso dolor que con el que su espada traidora le había obsequiado en ese primer impacto, y que aún permanecía mientras la congelación se propagaba por todo su brazo. Como acto reflejo trató de cubrirse el hombro herido con la otra mano, pero se contuvo en el último momento. Estaba escarmentado, sabía lo que pasaría si tocaba ese hielo maléfico, por lo que su mano temblorosa permaneció en las cercanías sin poder hacer nada. De sus ojos brotó una lágrima, no era para menos.

"Ro... Ros... ugh..."

Intentaba llamarla, intentaba llegar a ella de alguna forma... pero ni siquiera alcanzaba terminar su nombre. Y esa voz... esa maldita voz espectral le recordaba quién tenía el poder ahora.

Impávida como el hielo que la poseía, Rosaura trataba de clavarse a mayor profundidad, como queriendo causar todo el daño posible. No había tiempo que perder, o perdería mucho más que eso. Miró vagamente a su alrededor ¿Qué tenía para defenderse? Nada. Musgo... cristales... paredes... hasta que un brillo le llamó la atención. Justo debajo de sus narices había un objeto dorado: El mechero de Hari. Probablemente se le había caído en esa última sacudida ¡y qué a tiempo! Lo había olvidado por completo.

El fuego... lo odiaba. En otras circunstancias lo hubiera descartado, pero en una ocasión tan socorrida... ni se lo pensó. Agarró el mechero con esfuerzo debido al dolor, lo acercó al hombro helado y lo prendió, apartando la mirada de toda aquella catástrofe.

//Mechero: 3 Usos//
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Vie Abr 15, 2016 11:13 pm



Pasaban los segundos, y la congelación se extendía. Pasaban los segundos, y Rosaura no dejaba de enterrarse... Sparrick pronto dejo de notar la movilidad de su brazo, posiblemente dándole un susto de muerte, pues eso significaría que se había congelado del todo. Aunque como pronto sintió otra tanda de pinchazos, al menos sus doloridos nervios seguían vivos... ¡¿Pero por cuanto tiempo?! Ademas, por culpa de los cada vez mas intensos movimientos de la katana, sacudiéndose de derecha a izquierda, y de arriba a abajo, poco le faltaría para cortarle el brazo limpiamente. No muy distinto a cortar el alita de un pollo recién sacado del congelador.  Debía intentar algo. Algo que ni Rosaura, ni el espectro que la poseía, pudiesen verse venir. ¡Algo que solo él supiese! ¡ALGO...! ¡ALGO...! ... ... Como agarrar el mechero, y usar la llama contra su hombrera.

Si... Puede que Sparrick no fuese el pájaro mas listo del corral, pero sabia improvisar estrategias en periodos cortos. Y aquello, aunque arriesgado, sin duda... tuvo resultado. Pues nada mas encender el mechero, y acercarlo a pocos centímetros de la hoja, esta dio una violenta convulsión en dirección contraria, dañando otro poco a Sparrick, pero haciéndole ver, que igual que él... La katana temía ese elemento. Un terror lógico, pues solo dos segundos bastaron para que la superficie de hielo que rodeaba su hombro comenzase a derretirse, volviéndose agua liquida, que a su vez iba deshaciendo la congelación de debajo, obligando a Rosaura a agitarse y agitarse, llegando incluso a tratar de tirar hacia fuera... ... Sin éxito.


". . . ¡¿IIICEEE?!"


Para la katana seria dificil saber si todo fue un plan de su viejo dueño, o meramente, el resultado de su propia y temeraria actitud... Porque, fue tal la fuerza que puso en clavarse en el hombro del pájaro, que ahora, simplemente, era incapaz de salirse. Quedando bloqueada, igual de atascada que Sparrick, y por consecuencia, sin posibilidad de escapar al siguiente efecto de las llamas: La quema de la hombrera.

//96PV - 50PV (Critico) = 46PV//

"¡¡IIIIIIIIICEEEEEEEEEEEEEEE!!"


Hecha de varias capas de cuero, que si bien estaban humedecidas y enfriadas, seguían siendo una muy buena mecha para ese fuego tan cercano, provocando que al cabo de un par de segundos, el cuero echase humo, se calentase, se calentase, ¡Se calentase! Y ardiese cual llamarada recién avivada. Haciendo chillar a la katana de tal manera, que hasta Sparrick sintió el pitio en sus oídos... aunque también la oportunidad. La oportunidad de echarse hacia atrás, y empujarla fuera de una vez.


//20 Daños//
//Temperatura Sparrick: 30º + 20º = 41º//


Dolor... Suplicio... Malestar... Y ahora calor, mucho calor. Con suerte, la humedad de sus alas evitó que el fuego se propagase por su cuerpo, pero mas le valía retirar esa hombrera rápido, antes de tostarse. Aunque para lo que le importaba, la causante de todos esos males, su katana, había quedado flotando en el musgo de enfrente, aun cubierta por aquella capa de hielo, claro. Pero sin duda, una capa muchísimo mas fina, muchísimo mas clara, y sobretodo... Muchísimo mas... ... mas... ... ... Familiar.


"¡I-I-ICEEEeeee...!"

... ... ...

... Tal vez Hari, de haber estado con él, habría sabido averiguar el misterio desde el primer instante... Pero por lo menos, con ese ultimo quejido helado, Sparrick fue consciente de lo que pasaba. No es que su katana se hubiese rebelado, ni tampoco que un espíritu maligno la hubiese poseído. No, no, no. Era... ¡Era aquel trozo de hielo de antes! El que se arrojó a por él durante la caminata por la tundra. Responsable de que la katana fuese congelada en primer lugar. ... Cuando la corto, el hielo debió propagarse por la hoja, y quedarse ahí, enganchada cual parásito de hielo. Así que, si quería liberar a su preciada Rosaura del terrible abrazo helado de la criatura, debía asegurarse que no quedase ni un solo trozo encima. ¡O todo volvería a repetirse! Y visto lo visto, el fuego funcionaba bastante bien.

De su lado tenia la antorcha y el mechero. Pero la katana, ... o mas bien dicho, la criatura, tenia aun fuerzas para pelear, ademas del conocimiento de su nueva estrategia. El pájaro tenia que tener mucho cuidado de ahora en adelante. Ese enemigo al que enfrentaba, no era de repetir los mismos errores dos veces. No por nada se quedo esperando, flotando, en posición defensiva, a unos cuantos metros de distancia, quieta y silenciosa, aguardando al acto de su emplumado enemigo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Mar Mayo 17, 2016 4:47 pm

//PV:40//

Había logrado su objetivo, aunque perdió demasiado en el camino. Con un brazo gravemente herido le iba a costar hacer las peripecias que acostumbraba. Le dolía como seis infiernos, pero no debía descuidarse, su escarchado enemigo aguardaba con Rosaura, esperando cualquier movimiento para contraatacar.

Se levantó lo más rápido que pudo, Valentina en mano, y se mantuvo vigilante hacia su adversario. Ahora sabía que el fuego era su debilidad, pero claro está que no se dejaría quemar así como así, y no era un enemigo lento... Decidió ser prudente y esperar el momento oportuno, sólo tenía una antorcha y más le valía no echarla a perder en vano.

Con Valentina empuñada en su brazo sano, lanzó unas Ondas Cuchilla que tan bien le funcionaron antes y se posicionó defensivamente, pues sabía que aquello no bastaría para derrotarla. Se había preparado, por tanto, para recibir un veloz ataque directo de su antigua dama. Aun en su horrible estado, el pájaro quería y sabía dar guerra con la espada.

//14PM-3=11PM//
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Vie Mayo 20, 2016 8:32 am

Flotando estática en mitad del aire, sin temblar ni siquiera un poco, sin desviarse aunque fuera un milímetro, tal y como si estuviese siendo sostenida por la mano invisible de un diestro espadachín... Se hallaba la Rosaura congelada. De frente a su viejo dueño, poseída por aquella extraña criatura, que con ojos fríos, analizaba la situación actual de Sparrick, al igual que todos los movimientos dados hasta ese momento. Y entre el dolor de la herida abierta, el ya reducido, pero prominente frío en su brazo, sumado a la impotencia de ver sus posibilidades poco a poco mermadas... El fugado ladrón del Clan Bravo, no se hallaba precisamente en la mejor condición para defenderse. Gozaba de la oportunidad para vencer, claro. Sosteniendo el fuego de la antorcha, ademas del mechero, por si algo malo sucedía... Poseía la debilidad natural del ente, su mayor miedo y terror... ... Y sin embargo, a ojos de Sparrick, el enemigo también poseía las suyas propias.

Teniéndolo ahí... Atrapado en una cárcel de hielo.

Teniéndolo ahí... Dominado por un tortuoso dolor.

Teniéndolo ahí... Sujetando un candente fuego.

Teniéndolo...

Ahí.

Afrontando aquello que había dejado atrás.


... ... ...




... ... ...


... Tal vez era por la perdida de sangre... O por el intenso frío al que fue sometido. A lo mejor sufría de hipotermia... A lo mejor su cuerpo, deseoso por sobrevivir, le había sobrecargado de adrenalina, saturandole la cabeza. ... ... Puede que fuese todo y mas. Puede que fuese algo que no entendía muy bien. ... Y sin embargo, Sparrick sabia que debía estar alucinando. Porque aquella... aquella imagen frente a sus ojos... ... Del mismísimo Urakruk sosteniendo a la Rosaura helada... ... No podía ser real, ¿Verdad? ... No podía serlo. Definitivamente, era absurdo. Ridículo. Impensable.

... Y sin embargo, ahí estaba.

Levantando la espada.

Apuntándole con ella.

Como si fuese suya.

...

... Aunque técnicamente lo era.

Hecha por su Clan.

Robada... cuando Sparrick huyó.

...

¿Que sentido tenia entonces proyectarle a él como su enemigo?

Le odiaba, claro. Le hizo pasar mucha angustia y dolor.

Pero...

Su enemigo... Su actual enemigo...

Era un ladrón.

... Igual que él.

...

Y como tal... Habiendo robado su katana.

Habiendo imitado sus técnicas.

Habiendo hecho todo esto...

¿Que mas le quedaba por tomar?

¿Que mas le quedaba por proyectar...?

Excepto aquello que a Sparrick mas le molestaba...



Spoiler:
 



//Vs ¿Sparrick?: el Reposado Glacial//



En si, importaba poco si aquello era el producto de una alucinación, o de la magia de la criatura, o de algo que Sparrick no entendía muy bien... Daba igual. Todo daba igual. Lo que veía, era lo que era. Y lo que era, es que frente a sus ojos, se veia a si mismo, sosteniendo a Rosaura, de la misma manera que él lo haría, mirándolo, de la misma manera que él lo haría, ... y atacando. De la misma exacta manera que él lo hizo.

Sacudiendo la katana hacia un lado. ... Lanzando una Onda Cuchilla.


//30PM - 6PM = 24PM//


La suya, a diferencia de la del verdadero Sparrick, era de un color azul brillante, un tanto mas grande tanto en tamaño como en anchura, y dejando a su paso una estela de minúsculos trozos de hielo, que fácilmente desvelaron su naturaleza escarchada. Y claro, solo con esto, cabía esperar que también fuese mas fuerte que la de Sparrick, la cual avanzó a toda velocidad a por ella, impactando en un choque que sonó y chasqueo como el impacto de dos espadas reales, quedando fijas en el aire, empujándose la una a la otra, con una fuerza... que el pájaro sentía venir de su espada... Un choque que duró varios segundos, varios largos, tensos, y preocupantes segundos...

Hasta que Sparrick oyó un chirrido...

... Y la onda de hielo corto limpiamente la suya.



Por fortuna, su agilidad aún no había sido mermada, y ya dispuesto de antes, con unos instantes en los que prepararse, Sparrick consiguió saltar hacia atrás, evitando la trayectoria de tal peligroso ataque... Uno que impactó contra el piso musgoso, congelando instantáneamente el suelo frente a donde él descendió.


"... ... ..."


Su enemigo... Su nuevo, pero al mismo tiempo viejo enemigo, ya no pronunciaba sonido alguno, mas allá de un ligero rumor, como el de su pico respirar. ... Su pico. ... ... Su propio pico. Y es que apenas habían diferencias entre ellos dos, a excepción de los brillantes ojos azules, ademas del color helado y ensombrecido de su plumaje. Igual que una sombra de lo que él era, y que como si fuese consciente de ello, apuntó hacia adelante, señalándolo... desafiante.


{¿Por que esto me recuerda tanto a la primera pelea de Lumus contra Blood? ¿Y por que este es el recurso mas cliche in every videogame/anime in existence? PELEA CONTRA TU GEMELO MALVADO. Ah, no, espera, que es un clon. Ah, no, que es producto de la magia. ¡Ah, no! ¡Que simplemente estas alucinando! ... ... ... ¿O TAL VEZ NO? O______O (Chan, chan, chan) ... No se, yo solo soy un espectador o.o}

{Me habría gustado añadir algo mas de detalle al Nega Sparrick Falso, pero mis artes de photoshop son mínimas, y eso es todo cuanto se me permite. (?) Aunque me gusta como quedo la hoja de Rosaura. Totalmente Shadow Link, versión Pollito Pio :D}
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Lun Mayo 23, 2016 8:25 pm

{Wow qué psicodélico, mola :D}

"Debí haberlo imaginado..." Murmuró con indignación.

La porción de terreno congelado que tenía ante él era una clara advertencia del poder al que se enfrentaba. No obstante, Sparrick estaba más pendiende de su otra lucha: la interna. Ese pájaro... ese ODIOSO pájaro tuvo la desfachatez de retarle a un duelo con Rosaura en su poder. Su Rosaura.

"Rosaura... ¿esto es lo que querías?" La miró afligido. "¿Por eso desapareciste?"

Ahora todo encajaba para él.

"Había otro... qué callado te lo tenías..."
"Crees que no soy lo bastante bueno para ti... ¿verdad?" Apartó su vista, avergonzado. "Que no soy lo bastante... hombre..."

Volvió a fijar la mirada, una mirada empezaba a transformarse...

"Claro... ¿Para qué perder el tiempo conmigo, si soy un pájaro muerto? Estoy ROTO. Vaya... no he llegado a tu nivel... te he decepcionado... pero ÉL, SÍ..." Señaló furioso a su copia, Valentina en mano "¡ÉL SÍ TIENE TODO LO QUE NECESITAS, PORQUE ES EL REPOSADO!" {lol cambio de papeles}

"TIENE FAMA, TIENE NOMBRE, TIENE DINERO, TIENE FAMILIA, TIENE FUTURO Y AHORA TE TIENE A TI..."
"¡JAJAJAJAA! ¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!"
El sonido de sus risotadas rebotó en toda la habitación.

"Jah..." Cerró los ojos, bajó la mirada, y tras un amargo suspiro volvió a levantarla hasta ver a Valentina, la fiel katana que aún apuntaba a su objetivo, y puso la hoja en vertical frente a su vista.

"¿Qué dices, Val?"

"..."

...para luego colocar esa misma hoja en su hombro, casi como si abrazara al pájaro, el cual reaccionó sorprendido y respondió acercándole su cabeza con calidez, sin perder totalmente de vista al falso Sparrick.

"Sí, no te preocupes, estoy bien, es sólo que nos engañó. Tú eres la única que vale la pena..."

Aquel emotivo (?) consuelo renovó los ánimos de Sparrick, quien ahora se sentía preparado para aceptar el reto de su némesis. Apartó a Valentina con cuidado de no cortarse y se lanzó a matar con su mejor técnica, la Cortabrisa.

//11PM-8=3PM// {Y entonces recordé por qué la uso poco, ¡qué ruina! >_< }
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Harald Ballad
Príncipe Doritos Gold PC Master Race (PreCursor)
avatar

Mensajes : 66
Experiencia : 61
Fecha de inscripción : 19/01/2016
Edad : 29

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Jue Ene 19, 2017 7:04 pm


//Vs ¿Sparrick?: el Reposado Glacial//


En aquella cámara subterránea de hielo y roca ya no sonaba sonido alguno. Los quejidos chirriantes que se escapaban de la espada poseída, ahora habían sido sustituidos por un silencio sepulcral, venido de su actual poseedor: El Reposado Glacial. Una extraña copia de Sparrick, idéntica desde las patas hasta el pico, diferenciado solamente por el color azul oscuro que detentaban sus plumas, y... esos ojos. En especial esos ojos tan siniestros y terribles, completamente negros, absolutamente opacos, no diferentes a cuencas vacías, iluminadas tan solo por el tenue brillo helador que se agitaba en su interior. Tenso... Vibrante... Y clavado de lleno en su cansado rival. Ganando una expresión parecida a la de un fantasma, pero que al mismo tiempo, salpicando viveza en su mas cruel ironía, miraba a Sparrick con burla y mofa, colocado en una posición idéntica a las que él solía poner, apuntándole con la misma actitud que él tanto frecuentaba gastar... ... y empuñando la katana que durante tantos años amó de corazon... ... ... En definitiva, robando todo lo que le hacia único. Todo lo que le hacia ser Sparrick. Y estaba claro que no iba a contentarse con esto... ¿Pues que otra cosa le quedaba si no su propia vida?

...

... Bueno...

Aparte de su fiel Valentina...


... ¡También disponía de un cortante As bajo la manga!



Citación :
Cortabrisa (3PA, 8PM): Fugaz ataque de espada que empieza con un suave y característico giro de muñeca cargado de poder, para luego continuar con la fuerza del brazo como cualquier otra espada. Se puede realizar con una o ambas manos, en la misma o distintas direcciones.


"....... !"


Si, si, el coste en mana fue tremendo, como también en orgullo, teniendo que utilizar semejante técnica en semejantes circunstancias... Pero sin ninguna duda, la elección de Sparrick fue acertada. La ejecución del movimiento, empezando por lo disimulada y sutil que fue, evitaron que su enemigo se diese cuenta de lo que intentaba hacer. De hecho, ahora disponiendo de un rostro, al Reposado le fue posible distinguir su expresión de sorpresa, al abrir un poco el pico, a modo de grito ahogado, justo cuando Valentina salio directa a por él. Pues no, estaba claro, que pese a haberle robado el arma y su habilidad de Ondas Cuchillas, el Ladrón Gélido no tenia ni idea sobre esta otra habilidad. Disponía de una increíble agilidad, tratando, en el ultimo segundo, de interponer a Rosaura en el camino de su ex-compañera. ... Por desgracia, a causa de su desconocimiento, del como funcionaba esta técnica en realidad... su bloqueo sencillamente fue inefectivo.


Recibiendo la completa cuchillada de Cortabrisa.
Justo sobre su torso.




"¡¡I-I-IAAAAARRRGH!!"


//46PV - 32PV = 6PV//


Brutal y efectivo, el tajo abrió una prominente grieta en su cuerpo helado, causando que un chorro de vapor y escarcha emergiesen a presión por la profunda herida. Nuevamente demostrando, que al igual que el trozo de hielo que cubría a Rosaura, aquella criatura no disponía de sangre, si no de estos extraños cristales escarchados. Ademas, habiendo impactado y causado un daño, a Sparrick le quedó claro que se trataba de un enemigo real, de algo físico, tangible, y no de un producto ficticio... obra de su demente imaginación. Literalmente, era un clon suyo. Una replica casi exacta....

...Que no había logrado igualar al original.


"... ... ..."


Silencio absoluto volvió a envolver la cámara en cuanto la espada de Sparrick bajó, y el cuerpo de su enemigo cayó sobre el suelo musgoso, a unos cuantos metros de distancia. De su pico no salia ningún sonido, como tampoco de sus plumas resaltaba movimiento alguno, quedando... allí tirado. Boca arriba, estirado, y aún sosteniendo la katana congelada. Dando la impresión de que o había quedado inconsciente... ... o de que el Reposado logró acabar con aquello de una vez por todas.


"... ... ..."


Sin embargo... quedaba la duda... ¿Pues que debería hacer Sparrick a continuacion? Ya no disponía de mana, por lo que un ataque a distancia con su Cuchilla quedaba descartada. Si deseaba rematar a su enemigo, asegurarse de que había sido derrotado, y en especial, recuperar a Valentina, tendría que acercarse a él. ... ¿Pero valía la pena ese riesgo? Tal vez su enemigo estaba malherido, pero él no estaba en mejor condición. De hecho, hallándose de espaldas a la salida de la Cámara, esta era la mejor oportunidad que tenia para escapar. Eso, por supuesto, si no se le ocurría nada mas que hacer allí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sparrick
El Repospollito Píodo
avatar

Mensajes : 64
Experiencia : 103
Fecha de inscripción : 01/01/2016
Edad : 21

MensajeTema: Re: Gélida Excursión   Vie Feb 10, 2017 3:48 pm

Lo consiguió, el cortabrisa acertó y rajó a su adversario. Algo bastante meritorio teniendo en cuenta las lesiones de un cansado Sparrick, que desde hacía rato tenía que arreglárselas con un brazo menos y todo el dolor que ello conllevaba.

El Reposado de hielo, por otro lado, cayó al suelo como resultado de esta pelea.
¿Estaba muerto? ¿vencido? Eso deseaba sin duda, pero necesitaría comprobarlo por sí mismo. Sólo debía acercarse, y ya está. Él podía, claro que sí. Ponerse en guardia, prepararse para otro ataque... otro... y correr el riesgo de morir... todo para recuperar a... Rosaura...

"Af...
af...
af...
...
mierda..."


No, no iba a pasar.
Guardó a Valentina en la única hombrera que le quedaba.

Fue una victoria vacía y amarga. ¿Cómo se había permitido acabar así? ¿Qué había ganado con esto, aparte de volver maltrecho?

Se encontraba frente al adversario, dolorido, sujetando su brazo dañado por cerca de la gran herida, como si aquello valiera para aliviar su dolor de alguna forma. Sabía que no. Necesitaba un médico, o al menos vendas, o al menos un milagro, o al menos... necesitaba cualquier cosa que no se encontraba en una cueva helada, y menos en esa habitación. Irse, eso necesitaba.

"Rosaura..." Murmuró al echarle un último vistazo a su compañera...no, a su amada. Tal vez sería el último de verdad. Sintió un nudo en el estómago.
"Te quiero..." Y a pesar de todo, era incapaz de guardarle rencor.

Se fue. Tomó el mismo camino por el que entró, por lo que estaba preparado para sacar a Valentina y guiarse de nuevo como un ciego por el túnel espinoso.

Mientras procedía no paraba de pensar en lo que había dejado atrás, pero también en la humillación que sería reencontrarse con Hari así, maltrecho y deprimido. Era sólo un niño, pero mostraba mucha más entereza que él. ¿Y el clan Bravo? Lo habrían matado seguro. Esa desobediencia, ese orgullo, esa... locura... al menos ya entendía por qué nunca le permitieron hacer una misión en solitario.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Gélida Excursión   

Volver arriba Ir abajo
 
Gélida Excursión
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Comando Pop'Star Temporal :: General :: Los Archivos-
Cambiar a: